¿Qué hacer si me roban mi teléfono Android?

¿Qué hacer si me roban mi teléfono Android?

Nuestros smartphones ya no sólo son meros teléfonos, sino que son pequeños ordenadores donde llevamos multitud de datos privados e importantes. En caso de robo o pérdida podemos evitar que accedan a estos datos

Quien más, quien menos, todos llevamos en nuestro teléfono o tablet varias fotos personales, agenda de contactos, documentos del trabajo, etc. Por eso, si nuestro dispositivo cae en manos extrañas necesitamos eliminar todo este contenido de forma remota y, además, intentar recuperar toda esa información.

Vamos a enseñarte cómo proteger la información para el caso de que te lo roben o lo pierdas y, además, mostrarte alternativas de software para localizar el teléfono.

MÁS VALE PREVENIR

Fundamental. Tenemos que procurar hacer todo lo que esté en nuestra mano antes de que ocurra el desastre.

Lo primero, básico, usar los ajustes de Android. En “Ajustes del sistema/Seguridad” encontraremos varias opciones muy útiles: Bloquear la pantalla (aconsejamos utilizar un contraseña o pin); encriptar el teléfono (para que, cada vez que se encienda nos pida una clave); cifrar la tarjeta SD (igua que el anterior); Alerta de cambio de SIM (por si, cuando lo perdamos o nos lo roben, introduzcan otra tarjeta SIM); Controles remotos (para bloquear y  rastrear el teléfono y eliminar los datos remotamente).

Con todo esto, difícil será que alguien pueda usar nuestro teléfono o ver nuestros datos. Pero estos ajustes tal vez no estén en tu teléfono porque aún lleves una versión más antigua de IVA. Por ello, ahí van algunas aplicaciones con las que podremos proteger nuestros datos.

 

CERBERUS

Una aplicación de pago (2,99 €), aunque podremos porbarla gratuitamente durante dos semanas. Es un precio justo sobre todo si tenemos en cuenta que podremos instalarlo hasta en cinco dispositivos. Una vez sin nuestro teléfono podremos acceder él remotamente desde la página web de la aplicación o mediante mensajes sms. También recibiremos un mensaje (a un número previamente establecido) si alguien cambia la SIM. Remotamente podremos localizar el teléfono, borrar la memoria y la tarjeta, ocultar Cerberus para que el “nuevo dueño” no la reconozca y desinstale, bloquear el dispositivo, grabar audio desde nuestro telefono, obtener una lista de llamadas enviadas y recibidas, información sobre la red a la que está conectado, encender su GPS para localizarlo, etc. Todo esto incluso si no estuviera conectado a internet.

 

REMOTE SECURITY

También de pago (0’90 €) es mi aplicación favorita de este tipo. Las opciones son las mismas: bloquear el terminal remotamente, localizarlo, forzar llamadas a un número establecido previamente, borrar nuestros datos, aviso si se inserta otra SIM, desviar las llamadas a un número de nuestra eelección, etc. Y todo esto mediante sencillos mensajes sms.

Además de éstas tenemos suites completas de seguridad (antivirus, antimalware y antirobo) como Avast!, Lookout o Norton pero se salen de lo pretendido en este artículo.

SI NO HEMOS SIDO PREVENIDOS

Si, a pesar de todo, no hemos tomado ninguna precaución, aún podemos intentar una cosa más:

 

PLAN B

Esta app es exactamente eso, un plan B para cuando no hemos tomado ninguna precaución previa y nos hemos quedado sin teléfono. Una vez que esto nos ocurra, iremos a Google Play y, desde allí, instalar remotamente la aplicación (siempre que el que lo tenga no lo haya apagado o cambiado ya la SIM).  Una vez instalada podremos averiguar su localización a través de un mensaje sms o de un correo electrónico.

Y, para no perder nuestros datos, utilicemos todas las herramientas que Google nos ofrece: sincronicemos los contactos y citas con nuestra cuenta de Gmail; hagamos copias de seguridad periódicas; usemos Google Drive para tener todos nuestros documentos. aprovechemos los backup automáticos de nuestras fotos que nos permite DropBox…

Pero este tema de nuestros datos en la nube lo trataremos más detenidamente en un próximo artículo.

¿Qué usas tú para salvaguardar tu smartphone?