Los primeros Juegos Olímpicos de la transparencia

Los primeros Juegos Olímpicos de la transparencia

Con el auge de las redes sociales será imposible mantener secretos durante estos juegos, por lo que el Comité Olímpico Internacional tiene una rigurosa pauta para que los atletas puedan usar Twitter o Facebook durante el evento.

Los cuatro años que han pasado desde los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 no han sido en vano: Ese año Facebook tenía 100 millones de usuarios, mientras que Twitter no superaba los 4 millones y circulaban sólo unos 300.000 tweets diarios.

Este 2012 en los Juegos Olímpicos de Londres, Facebook alcanza los 955 millones de usuarios y se realizan 400 millones de tweets diarios. Más que los primeros Juegos Olímpicos de las redes sociales, estos serán los Juegos Olímpicos de la transparencia: Mientras que el 2008 la espectacular ceremonia inaugural se mantuvo fácilmente en secreto, este año fue imposible –pese al hashtag #savethesurprise– evitar filtraciones de la ceremonia dirigida por Danny Boyle en el Estadio Olímpico de Stratford.

Ya sea por videos subidos a YouTube y fotos y comentarios por Twitter o Facebook, mantener el total hermetismo es imposible este año no sólo por la ceremonia inaugural, sino que también en todos los aspectos en torno a los Juegos Olímpicos. Principalmente respecto a los derechos de trasmisión de un evento que mueve millones de dólares.

Como advierten las autoridades del Comité Olímpico Internacional (COI): “No se puede tomar una cámara cuando se están corriendo los 100 metros planos y hacer una retransmisión exclusiva. Eso es para los que los retransmiten. Pero claro que puedes hablar de ello. Y sacar fotos. Y escribir sobre ello”, afirma Anthony Edgar, responsable del COI para operaciones de los medios de comunicación. “Todo el mundo que entra se le permite grabar (…) pero es sólo para uso personal“.

Esta transparencia no sólo se refleja en lo que pueden o no hacer los espectadores con sus teléfonos celulares, sino que también es algo que puede afectar a los atletas, como le pasó a la griega Paraskevi Papachristou, que por realizar un chiste racista en Twitter fue expulsada del equipo heleno, pese a sus disculpas públicas a través de la misma red social.

Hay otros casos similares como los nadadores Nick D’Arcy y Kenrick Monk de Australia, quienes no podrán usar las redes sociales mientras estén en Londres como castigo por publicar en Facebook una foto de ellos posando con armas de grueso calibre en una tienda de Estados Unidos.

Un gran porcentaje de los atletas que asisten a Londres 2012 usan twitter, por lo que temiendo que hayan filtraciones indeseadas, el COI preparó una guía de uso de redes sociales que todos los atletas tendrán que cumplir para evitar sanciones que incluso pueden tener consecuencias legales.

Entre sus reglas para los atletas, se indica que sólo podrán postear sus experiencias durante el evento en primera persona y a modo de bitácora personal, prohibiendo publicar contendidos “bajo el rol de periodistas”, o sea, no podrán informar sobre la competencia o comentar sobre las actividades de otros participantes.

Mientras que antes era difícil saber los entretelones de la vida doméstica de los atletas en las villas olímpicas, hoy los diarios van registrando día a día las imágenes más interesantes que los mismos participantes suben de sí mismos a las redes sociales.

La transparencia en todos los aspectos de la vida diaria llegó a los Juegos Olímpicos.

(C) @usainbolt

Links:
– 
#London2012 Social Media Dashboard (London2012.com)
Sigue a los atletas olímpicos por Twitter (FayerWayer)