El Nokia Lumia 900 se ensamblará en Argentina

El Nokia Lumia 900 se ensamblará en Argentina

Por decisiones estratégicas Nokia trasladará gran parte de su producción en Asia a la provincia de Tierra del Fuego.

Después de la poco grata noticia sobre la rebaja del 50% de su precio en Estados Unidos, se conoció que Nokia redujo la producción de la familia Lumia en Taiwán para mudar gran parte de la producción a las plantas subsidiarias en la provincia de Tierra del Fuego, en Argentina. ¿Es una buena o mala noticia?

Según los analistas, las rebajas como la que sucedieron con el Lumia 900 en Estados Unidos tienen que ver con decisiones estratégicas de mercado para agotar rápidamente ciertos stocks poco demandados y estirar un poco más el tiempo entre un lanzamiento y otro, lo que se dice “crear expectativa”.

Pero también se habla del mal momento financiero de la finlandesa, de su interés por que esta pesadilla pase rápidamente y que Windows Phone les devuelva la competitividad perdida.

Nokia ensambla hace varios años algunos de sus modelos en Tierra del Fuego, por lo que esto no es una novedad a nivel marca. Si lo es, si especulamos con que el Lumia 900 tiene los días contados, en especial en nuestra región, donde el predominio de equipos con capacidad para descarga de aplicaciones como son los que marcan el ritmo de consumo. Pero, quizás un equipo económico con un gran hardware y estética impecable, que cumpla con necesidades tan básicas como redes sociales y mensajería quizás todavía puede llegar a tener un golpe de suerte en Latinoamérica, en especial en segmentos de consumo de equipos de gama media.

Según directivos de Nokia, el Lumia 900 estará listo para la comercialización a fines de agosto y hará su presentación en sociedad los primeros días del mismo mes. Se desconoce por el momento si la producción abastecerá a otros países de la región.

Un equipo con 16Gb de memoria interna, cámar de 8mpx con lente Carl Zeiss, GPS, Bluetooth y Wi-Fi, dentro de un diseño multipremiado podría marcar uno de los pocos logros de Nokia en esta dura etapa que está viviendo. Pero, en caso de fracasar ¿cuántas cartas le quedarán a la finlandesa para jugar?