W Opinión: Siri en español, ¿se salda la deuda con la comunidad hispanoparlante realmente?

W Opinión: Siri en español, ¿se salda la deuda con la comunidad hispanoparlante realmente?

Me gustan mucho las mejoras, y que se deje de ignorar al amplio mercado latino. ¿Pero será posible tener un poco más de sabor local?

Muchos de los que estábamos pendientes de los anuncios que Tim Cook y sus muchachos entregaran en el marco de la keynote principal que da el puntapié inicial a WWDC confiábamos ciegamente en que pronto dejara de existir un sesgo que impidiera a los usuarios del nuevo iPhone utilizar Siri en nuestros idiomas maternos.

Porque, convengamos, que uno de los puntos más importantes de un discurso de venta sea un servicio que no puede ser usado de forma natural e implique además la imposición de restricciones geográficas imposibles de subsanar por causa de salvaguardas poco entendibles para un mercado tan competitivo como el móvil es inentendible a esta altura.

Y sí, la primera entrega de Siri pareció incompleta y casi un beta. Hoy la cosa comienza a cambiar, tornándose en algo mucho más acabado.

Los ejecutivos de Apple aseguraron que este asistente personal había aprendido muchas cosas en el último tiempo, y tenían razón: Siri sabe de mapas, de cine, de los restaurantes que quieres, e incluso puede reservarte una mesa si lo necesitas. ¿Pero podrá hacer todo esto en otros idiomas? ¿Podrá acaso replicar estas funciones en propiedad tanto dentro como fuera de las fronteras estadounidenses?

Jugando a los supuestos, me encantaría pensar que la nueva actualización le dará sabor latino — o peninsular, según corresponda — a un teléfono que promete una experiencia imposible de pasar por alto cuando se habla de teléfonos inteligentes. Pero ya asumo como pérdidas que cosas como la integración de Siri con Opentable no estará disponible en otro lado que no sea EE.UU. o Canadá, lugares donde funciona el servicio madre.

¿Y si en vez de equipos estadounidenses de ligas tan distintas a los deportes que suelo seguir constantemente, pudiéramos acceder a contenido localizado sólo pidiéndolo a nuestro asistente personal? Ya veremos su nivel de personalización cuando se libere la versión final del sistema operativo.

Quizás estoy pidiendo demasiado. Quizás no existen servicios localizados que puedan servir de base de datos a Siri para tener información de todo el mundo. Quizás Apple no conoce las recomendaciones basadas en crowdsourcing de Foursquare, o quizás sólo lo estén ignorando. Si solo resolvieran abrir una API que permita que cualquier programa se valga de esta interfaz de voz para entregar información relevante para el usuario a nivel local, se configuraría una situación Win-Win que beneficiaría a desarrolladores, usuarios y a la propia empresa.

Sea como sea, no cabe duda que necesitamos más y mejores servicios locales poderosos que puedan aliarse con Apple para entregar un valor agregado a nuestras interacciones con iPhone, lo que mejorará la experiencia para el cliente y — de paso — ayudará a la empresa a tener una mejor cuota de mercado al ofrecer un producto que la gente desee tener tanto por su diseño como por sus servicios.

Veo el caso de China con particular interés, donde Baidu se convirtió en proveedor de búsquedas para iOS, y me pregunto — no sin envidia — qué hace falta para que Apple se fije en las oportunidades que tendría asociándose con algún servicio relevante a nivel zona… ¿Hay alguno? Estoy seguro que sí.

¿Acaso es tan loco pensar que puedo pedir un taxi usando Siri basado en recomendaciones de SaferTaxi, o vender un producto sólo diciéndole a mi asistente que lo ponga a la venta en MercadoLibre, o saber si mi bus está próximo a llegar consultándole vía voz a “Cuánto Falta” y recibiendo respuesta de esa pequeña voz robótica al interior de mi teléfono?

El poder está en la API.

A pesar que hay varios fabricantes que todavía no lo entienden, la guerra de móviles de la próxima generación no tiene nada que ver con núcleos, especificaciones grotescas o quién tiene la mejor pantalla… Tal como lo hizo en su momento el primer iPhone, la experiencia tiene mucho que ver a la hora de tomar las decisiones de compra. Espero, por el bien de los consumidores locales (donde quiera que se encuentren), que pronto existan políticas que realmente tomen en cuenta a mercados satélite tanto o más importantes que los centralizados en Estados Unidos actualmente.

Porque no todo el mundo vive allá, pero todos queremos ser parte de la evolución… O revolución, o como sea que lo llamen.

Siri en español — y sus funciones básicas — marcan un comienzo, y uno bastante auspicioso. Sin embargo, ver todas estas nuevas características en una presentación rimbombante para luego encontrar que no están disponibles cuando actualice mi teléfono o saque el nuevo de la caja provoca un grado de frustración bastante importante. Frustración que, tras 5 versiones de sistema operativo, podrían comenzar a cerrar una brecha ficticia entre Estados Unidos y el resto del mundo que no se ha acortado a punta de aplicaciones.

La pelota la tienen ustedes, Apple. ¿Qué harán?