Un sacerdote español lanza iMisa: Una aplicación para orar virtualmente

Un sacerdote español lanza iMisa: Una aplicación para orar virtualmente

Disponible en 5 idiomas (español, inglés, francés, italiano, lituano y latín), iMisa está disponible para iPhone y iPad, y además de las oraciones propias de las misas incluye otras para confesiones, comunión de enfermos y difuntos... Aquí los detalles.

Que el trabajo, que el tráfico, que la universidad, que los niños, que blabla… Un sacerdote español se cansó de escuchar “historias” que justificaran los motivos por los cuales la gente deja de ir a misa y aprovechando el don de la ubicuidad que tienen los terminales móviles se lanzó al ruedo de las tecnologías con “iMisa”, una aplicación para seguir la Eucaristía en forma virtual.

Disponible en 5 idiomas (español, inglés, francés, italiano, lituano y latín), iMisa está disponible para iOS en la tienda iTunes, a un precio de 1.59 euros por descarga (raro que no sea gratis…), y en su descripción en dicha tienda de aplicaciones aclara que:

“A parte de la liturgia para seguir la misa, con explicaciones de algunos de los signos y de las oraciones secretas del sacerdote en pantallas flotantes, (iMisa) cada día ofrece las lecturas de la misa y algunos datos y comentarios acerca del santo del día y del texto del evangelio”.

Explican, además, que también incluye una sección denominada “Otros Sacramentos”, donde agrupa oraciones y liturgia en torno a otros sacramentos y funciones como: La confesión, la comunión de enfermos y fuera de la misa, y muchas referidas a los difuntos.

En fin, que se nos acaban las excusas para no orar: Que ya podemos hacerlo hasta desde el móvil. Sin duda esta iniciativa de este sacerdote nos recuerda a la de aquellos sacerdotes que crearon una Web para fomentar el “rezo digital” de la que os hablé hace un tiempo.

Como os he dicho antes, honestamente me parece una buena iniciativa de la Iglesia Católica el aprovechar la tecnología para llegar a nuevos públicos… Aunque me tienen un poco confundida: ¿Quedamos en que para la Iglesia, Internet y la tecnología en general, es bueno o es malo?

Y es que con temas con este y el del Papa y su bendición a las redes sociales, me parece que lo aceptan como una herramienta útil para llegar a los más jóvenes con sus mensajes… Pero luego, hay casos como el de la app que permitía confesarse con el iPhone y que fue rechazada por el Vaticano, que me confunden y me hacen creer que la Iglesia aún es anticuada en la forma de enfrentar la tecnología: ¿O es que os olvidáis de “Sor Internet”, la monja expulsada del convento por tener Facebook?

Link: Un sacerdote lanza la aplicación iMisa para seguir la eucaristía virtualmente (El Correo)