NB Labs: Joy Ride Turbo

NB Labs: Joy Ride Turbo

Joy Ride deja de lado Kinect, regresa a su identidad original e intenta decir lo suyo en la escuela iniciada por Mario Kart.

Plataforma: Xbox 360
Desarrollador: Bigpark
Distribuidor: Microsoft Games Studios
Precio: USD $10 / 800 Microsoft Points

Joy Ride fue anunciado como la versión descargable de Microsoft de Mario Kart… y eso fue hace más de dos años. Luego apareció Kinect y el concepto viró hacia el control por movimiento para Xbox 360… pero el juego regreso a su idea original y a rescatar la mencionada formula con nuestros avatars como protagonistas. Y así resultó este segundo intento.

Hay que ver a Joy Ride Turbo como un juego sencillo y sin grandes pretensiones, como un título para jugar con amigos (con modos en línea y hasta cuatro jugadores de manera local) y pasar un buen rato de vez en cuando; si lo vemos así, este título cumple su objetivo. Joy Ride Turbo sigue la senda iniciada por el eterno e incombustible Mario Kart, incluyendo la formula con los infaltables ítems de ataque y defensa, atajos además de varias clases de vehículos (muscle, truck y sport). Contamos también con la posibilidad de realizar piruetas y controlar nuestro vehículo tras espectaculares saltos, entregando turbo para utilizar en momentos claves de la competencia.

El juego cuenta con diez pistas (siete de ellos fueron parte del anterior Joy Ride) y con un total de 42 vehículos, teniendo que ganar acceso a ellos al competir en cada pista. Las piezas de cada auto están repartidas por cada pista, obligando al jugador a recolectarlas para “armarlo”… pero ayudando al jugador a encontrar atajos y alentándolo a conocer bien cada circuito.

Joy Ride Turbo cuenta con varios modos de juego, destacando campeonato o Championship Series (dividida en varias carreras para 100, 200 y 300cc), el modo de acrobacias o Stunt Park y carreras individuales en una pista a nuestra elección. Sin dudas la sorpresa más refrescante viene de parte del modo de acrobacias; parece poca cosa -especialmente por no contar con un profundo motor de control y piruetas- pero el diseño de las pistas, la libertad para recorrerlas, la ubicación de ítems escondidos, monedas y coleccionables alientan al jugador, entusiasman silenciosamente y terminan siendo el principal gancho de este juego. Xbox Live no está ausente, ya que cuenta con la opción de realizar partidas en línea de hasta ocho integrantes, sea a través del modo carrera o en la pista de acrobacias.

Este título cuenta con una personalidad de caricatura y sus gráficos complementan esa idea: colores brillantes, mucha estética tipo dibujo animado y relativamente sencillos. No cuenta con grandes animaciones ni efectos pero cumple su misión… y algo similar podríamos decir del audio; no es protagonista, no cae en lo memorable pero cumple su labor. Finalmente los controles no están mal, son simples y acompañan la jornada.

Joy Ride Turbo tiene lo suyo, sigue una formula y propone un par de ideas pero tiene detalles. En primer lugar le falta mayor identidad propia, diferenciarse más del resto (novedades jugables, nuevos ítems que no sean sólo clones de Mario Kart, etc.), entregar algo de frescura y novedad ya que su ejecución no lo hace; tampoco es un juego brillante, careciendo de una ejecución y diseño completo o potente. Tiene sólo dos pistas para acrobacias, su audio -si buen no molesta- no resalta o potencia la experiencia, el sistema de control de derrape pudo ser mejor y uno que otro detalle más. Pero resumiría todos sus detalles en dos conceptos: tiempo y ambición.

Si este juego hubiese aparecido cuando fue revelado originalmente (mayo de 2009) o incluso un poco antes y hubiese contado con un poco más de ambición en su ejecución (más pistas, mejor audio, etc.) estaríamos hablando de un juego descargable de excepción. Lamentablemente apareció Kinect, su idea original mutó para adecuarlo al control por movimiento y recién tuvo su oportunidad de regresar en 2012, quizás con demasiado tiempo de espera y humildad en su propuesta.

A final de cuentas e incluyendo sus detalles, Joy Ride Turbo es más completo, más entretenido, más barato y mejor juego que su predecesor versión para Kinect. Es un juego sencillo que cumple con su premisa; si buscan una alternativa con espíritu de Mario Kart, este Joy Ride merece una probada.

Lo imperdible:

– Simple, sencillo, entretenido y fácil de jugar
– Ideal para jugar con amigos (sea local u online)
– Entretenido modo de acrobacias

Lo impresentable:

– Es demasiado parejo en algunas áreas; podría brillar más su propuesta, sus controles y audio
– Pocas pistas en el modo acrobacias

¿Qué significa esto?