La Agencia Espacial Europea pone a prueba un rover en un entorno similar a Marte

La Agencia Espacial Europea pone a prueba un rover en un entorno similar a Marte

El rover Seeker realizó un trayecto de 5,1 km por el suelo del desierto de Atacama, en Chile.

La Agencia Espacial Europea sigue adelante con el proyecto ExoMars, una misión que por problemas financieros y de diseño se ha retrasado al 2018. El reto: Crear un robot autónomo para desplazarse por suelo marciano.

Las pruebas ya han comenzado aquí en nuestro planeta, en concreto en el desierto de Atacama en Chile, porque las condiciones del entorno son semejantes a la superficie de Marte. El rover con el que se ha hecho la prueba se llama “Seeker”.

El periodo de prueba duró dos semanas y el último día lo programaron para que realizara un trayecto de ida y vuelta de 6km. Al final viajó 5,1 km, que según la opinión de los expertos, es un resultado excelente.

Pero ¿Qué querían lograr? Pues conseguir que un rover de exploración planetaria, con los últimos avances tecnológicos que incluyen un programa de última generación para tomar decisiones y navegar de forma autónoma, hiciese un trayecto de 6 km en unas condiciones similares a la superficie marciana. Y además, que fuese capaz de regresar al punto dónde inició su recorrido.

Si pensamos en realizar esa prueba en la Tierra, con todas las tecnologías que tenemos hoy en día, parece fácil ¿verdad? Pues en Marte no lo es.

Primero: Los rovers tienen que ser autónomos porque no se pueden dirigir desde nuestro planeta. Son necesarios 40 minutos para que las señales de radio realicen el viaje de ida y vuelta. Así que la solución es enviarles conjuntos de instrucciones para que las sigan de forma autónoma.

Segundo: Cuanta más distancia avance el rover más se desorienta y llega un momento que no sabrá dónde se encuentra exactamente. Y es que en Marte… no hay un sistema parecido al GPS.

Así que la única información que tiene este vehículo espacial, es conocer cuánto se ha desplazado desde que empezó a moverse. Esa es la razón por la que cuanto más lejos vaya, más difícil le resulta regresar.

Para resolver este problema, “Seeker” usó un sistema de visión estereoscópica para cartografiar el entorno y evaluar cuánto había avanzado, además de planificar su ruta evitando los obstáculos que pudiera encontrar en ella.

En realidad el rover ExoMars que irá a Marte no superará los 150 metros cada día marciano y en todo el desarrollo de la misión no viajará más de 3km. Pero consideran que esto es solo el principio; en el futuro quieren que esos recorridos diarios sean cinco y hasta diez veces más largos.

Link: La ESA ensaya un rover completamente autónomo en un entorno ‘marciano’ (ESA)