Futurología: Antes de comprar las gafas, pruébalas... ¡en un probador virtual!

Futurología: Antes de comprar las gafas, pruébalas... ¡en un probador virtual!

Con la ayuda de un probador virtual disponible en las ópticas los clientes podrían elegir el modelo de gafas definiendo la forma, color, textura... además se diseñarían teniendo en cuenta las medidas exactas de cada rostro

Parece que el siguiente paso después de los probadores virtuales de ropa en las tiendas, será el probador virtual de gafas para las ópticas. Es un nuevo avance tecnológico que le falta ya menos para ver la luz gracias al trabajo realizado por investigadores del proyecto europeo MADE4U, que incluye al Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV). Los usuarios de este peculiar probador participarán en el diseño de sus gafas.

¿De qué se compone esta nueva tecnología? Pues cuenta con un escáner y un probador virtual que estarán ubicados en las tiendas de gafas.

¿Cómo funciona? En un primer paso el escáner registra las medidas antropométricas del rostro del cliente, con la intención de que las gafas se ajusten perfectamente a su cara. Además también registra las medidas optométricas que sirven para diseñar la lente progresiva que necesita esa persona (por supuesto, la parte más importante de las gafas).

Las decisiones que toma el usuario estarán relacionadas con el color, el estilo, la textura, la forma, etc. de las gafas. Y así puede ver cómo le quedarían antes de comprarlas. Algo que a las ópticas le vendrá muy bien porque solo tendrán que añadir los modelos virtuales de las gafas al probador sin necesidad de tenerlas físicamente en la tienda. Así una vez que el cliente está seguro y las encarga ya las podrían pedir a sus proveedores.

Pero todavía hay más: Gracias a los socios que forman parte del proyecto, que utilizarán tecnologías de fabricación rápida, el usuario de este servicio tendrá sus gafas nuevas en un plazo de entre dos a cuatro semanas.

Ventajas: Rapidez a la hora de tomar las medidas porque apenas se necesita unos segundos y un escaso margen de error. En realidad no es solo un simple probador virtual, porque no se trata de escoger un modelo que nos siente bien y ya está; la tecnología que hay detrás para conseguir unas gafas que se adapten a nuestra cara y obtener las lentes adecuadas es lo más importante.

Una forma original y rápida de probarnos unas cuantas gafas con una montura que se creará especialmente para nosotros. Sería interesante que aplicaran este tipo de tecnología a más clases de probadores virtuales ¿Qué tal encargar así unos zapatos a medida o un vestido especial? El problema sería el qué precio al que nos saldría ese par de zapatos…

Link: Presentan un sistema que permite elegir gafas totalmente personalizadas (Instituto de Biomecánica de Valencia)