España: El problema de la nomofobia; ¡A ninguna parte sin mi móvil!

España: El problema de la nomofobia; ¡A ninguna parte sin mi móvil!

La tecnología móvil es cada vez más económica y accesible, lo que aumenta el número de personas que sufren ansiedad y adicción a sus dispositivos móviles; se llega a consultar el teléfono una media de 34 veces al día

El triunfo de las tecnologías móviles, que cada vez nos facilitan más la vida tiene un precio: La nomofobia, una enfermedad adictiva que sufren los que se pasan el día pegados a sus teléfonos inteligentes. Según el centro de Estudios Especializados en Trastornos de Ansiedad (CEETA), los españoles son muy sensibles a padecer este tipo de enfermedades. En los últimos tiempos, la dependencia y la ansiedad ha crecido un 13% porque la tecnología móvil es cada vez más barata y accesible. Y de media, una persona consulta su móvil unas 34 veces al día.

Los datos hablan por sí solos: Casi el 53% siente ansiedad al pensar en estar desconectados: Por perder el móvil, por agotárseles la batería, por no tener cobertura, o por falta de saldo. El resto de situaciones, no lo sé, pero ¿Quién no siente ansiedad al perder el móvil? Solo con pensar en la de números de teléfono que tenemos grabados en nuestros móviles y otras informaciones personales, pienso que es muy normal sentir ansiedad.

Más cifras que nos aproximan a la nomofobia: Nada más y nada menos que un 96% de los españoles tienen móvil, un tanto por ciento más elevado que en EEUU, Francia o China… Una cuarta parte, el 26% encima tiene dos móviles y un 2% incluso tres. Lo más natural sería pensar que poseen varios móviles para tener dos líneas y separar el trabajo de la vida familiar… pero seguro que alguna vez habréis visto a más de uno con un teléfono en la oreja y otro en la otra mano consultando Twitter o incluso chateando.

Sigamos: El 33% navega a través de su teléfono. Normal, si se quiere acceder por ejemplo al correo electrónico en cualquier momento.

Y 10 millones de personas usan whatsapp y se dedican a enviar fotos y mensajes. Los motivos y justificaciones para no separarnos del móvil pueden ser infinitas: Mirar el correo, chatear con un amigo, buscar dónde queda tal dirección, sacar entradas para un concierto, enterarse de las últimas noticias…

Pues todos estos tantos por cientos, justifican la aparición de la nomofobia, o miedo irracional a encontrarnos fuera de nuestra casa sin nuestro móvil. ¿De dónde ha salido el “nombrecito” de nomofobia? Pues como otros muchos viene del inglés “no-mobile-phone phobia”

¿Cómo saber si lo padecemos? Cuando están sin el móvil los síntomas de los que sufren ansiedad serían: Agresividad, dificultad para concentrarse, inquietud, malestar general, crisis de pánico y en general preocupación exagerada de lo que puede suceder por no estar conectado, como puede ser pérdida de oportunidades de trabajo…

Consejo que nos dan para “desengancharnos”: El mismo que para todas las adicciones, hacerlo poco a poco… ¿inventarán alguna aplicación para desengancharnos del móvil? ¿Podrá la tecnología curarnos de las adicciones que nos crea?

Link: ¿Sufres ansiedad cuando sales sin el móvil? Padeces nomofobia (Europa Press)