Banca Móvil tropieza en Haití

Banca Móvil tropieza en Haití

El proyecto ha recibido apoyo de unos 15 millones de dólares.

Los cambios surgen de las grandes sacudidas, a veces literalmente. Luego del terremoto de Haití, en enero de 2010, se han intentado soluciones diversas para problemas como la vulnerabilidad de la calidad de vida, con énfasis en la reconstrucción de viviendas. Para ello se creó el primer sistema de transferencia de dinero vía móvil que, a pesar de las ventajas que a simple vista pareciera significar, ha encontrado muchos y fuertes obstáculos derivados de las costumbres del pueblo haitiano.

Y es que, a pesar de lo complicado que es ir al banco en un Haití donde existen pocas sucursales, débil funcionamiento y mucha delincuencia, muchas personas sienten que es más arriesgado confiar su dinero a algo que no están viendo, como lo sería este banco virtual y que vale la pena seguir demorando hasta la mitad de un día en hacer una transacción sencilla en una oficina física.

El proyecto, que en una muy empinada cuesta intenta abrirse paso, se ha concebido en colaboración del gobierno estadounidense y la Fundación Bill & Melinda Gates, quienes han inyectado millones de dólares en este sistema que permite a la gente ahorrar y transferir dinero en cuentas mediante sus teléfonos móviles, así como retirarlo rápidamente en las cajas de establecimientos minoristas en todo el país.

Tengamos en cuenta que Haití es quizás uno de los países menos indicado para innovaciones surgidas de la confianza. Su gente ha sido repetidamente golpeada por tragedias naturales y conflictos políticos que han mermado su fe en todo aquello que no sea absolutamente tangible: “No voy a invertir mi dinero en algo que no veo”, dijo James Alexis, camionero de 33 años, mientras hacía fila para retirar dinero en un banco en el centro de Puerto Príncipe, una espera que le llevaría dos horas.

En números, se cuentan unas 800.000 personas que se registraron inicialmente en el servicio, aunque sólo unas 22.000 lo emplean regularmente.

Aún así, los especialistas animan al futuro diciendo que con este programa, la banca móvil “ha avanzado, pese a la violencia política, la inestabilidad, el cólera, la escasez de gasolina y lo que se les ocurra mencionar”, en palabras de Greta Greathouse, directora de un programa de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional que busca mejorar los servicios financieros en Haití.

Por su parte, Chris Williams, portavoz de la Fundación Gates, dijo que “no es sorpresivo encontrar cierta diferencia entre el número de usuarios registrados y el de personas que usan actual y activamente esto… Se requiere algún tiempo para que esto crezca”.

La cifra invertida pasa los 15 millones de dólares y se ha validado con casos de interés en países en vías de desarrollo, como Kenia, Uganda y Filipinas.

¿Te parece que es prioritario en Haití introducir la banca móvil? ¿En tu país ya existen estos mecanismos? ¿Qué tal te llevas con ellos?

Link: Mobile money plan stumbles at start in Haití. (Gadgets.TV)