Al creador de Silent Hill no le interesa "ajustarse a los gustos extranjeros"

Al creador de Silent Hill no le interesa "ajustarse a los gustos extranjeros"

por

Keiichirō Toyama dio su opinión acerca de la "crisis" de los desarrolladores japoneses.

La crisis de los desarrolladores en Japón, un caso que ha tomado diferentes tintes y dado pie a diversas opiniones. El Creador de Metal Gear, Hideo Kojima mencionó durante la pasada E3 que uno de las circunstancias adversas en Japón, y no sólo en juegos, es que todo lo que se produce en el país es esencialmente pensado para el público local, por lo que su recomendación fue dirigir la mirada hacia el occidente.

En contraste con esta postura, Keiichiro Toyama ha dado a conocer que sus intenciones para futuros juegos no es ajustarse a los gustos extranjeros, sino seguir trabajando duro para llegar a los diferentes mercados sin la necesidad de cambiar sus estructuras de diseño.

Durante la presentación oficial de Gravity Rush en México, el creador de Silent Hill -y director del juego para PlayStation Vita- compartió con Niubie algunas de sus percepciones de la industria, incluyendo la susodicha crisis de creatividad en Japón.

En los estudios de Japón hemos estado trabajando mucho en este videojuego (Gravity Rush) para realmente dar un producto de calidad a las personas. Nuestra idea no es ajustarnos a los gustos extranjeros, por el contrario, nuestro objetivo es trabajar más duro todavía para que el mercado foráneo se dé cuenta de las virtudes que tiene la industria japonesa.

El productor asociado de Gravity Rush, Kyousuke Wasaka secundó lo dicho por Toyama y agregó que la crisis se trata únicamente de un momento en particular, rechazando que se estén arrastrando deficiencias desde hace algunos años.

Han habido varios comentarios últimamente que señalan que los desarrolladores japoneses han perdido fuerza, pero a fin de cuentas yo creo que Gravity Rush es un buen ejemplo que nos muestra que a los desarrolladores japoneses no les falta nada, no es falta de tecnología ni de ideas. Simplemente nos encontramos en un momento en particular.

Lo cierto es que los juegos nipones han perdido cierto peso en el mercado mundial, hecho que puede explicarse en primera instancia por la entrada de un mayor número de competidores. Ya veremos en septiembre lo que presentan en el Tokyo Game Show.