A primera vista: Sleeping Dogs

A primera vista: Sleeping Dogs

El sandbox de United Front Games se muestra por primera vez, ¿en gloria y majestad?

Sleeping Dogs tiene una premisa intrínseca: convertirse en algo más que un sandbox urbano como muchos otros y ser una alternativa real a Grand Theft Auto, ambientándose en lugares hasta ahora desconocidos para la franquicia de Rockstar. ¿Estará a la altura la nueva franquicia de United Front Gameso, o pasará sin pena ni gloria?

Lo cierto es que la demo del E3 me deja sensaciones encontradas. El nivel mostrado era bastante corto y con un objetivo específico, que no era otro que mostrar el sistema de combate que es prácticamente idéntico al sistema “free-flow combat” que magistralmente Rocksteady implementó en los últimos dos juegos de Batman. Y a grandes rasgos, funciona: un par de botones sirven para ataques directos de diferente tipo, pero lo principal es el contrataque; esperar a que el enemigo vaya a atacar (indicado en pantalla), y presionar el botón en el momento justo para devolver un golpe que generalmente es devastador.

La misión jugable era bastante sencilla y a la vez corta, solo había que buscar a cierto personaje en unos callejones bastante poblados, dar con la persona en cuestión, e iniciar una persecución a pie y que incluye saltar obstáculos o esquivar transeúntes. Y es aquí uno de los problemas más molestos de lo poco que dura la demo, ya que si bien el combate como tal no tiene problema alguno al controlar al personaje principal, los movimientos al correr y caminar sí se sienten más toscos y me atrevería a decir que el input lag es algo exagerado. ¿Detalle mínimo o algo más? A juicio personal, sí es un problema en el que en UFG tienen la obligación de trabajar, ya que la poca fluidez al moverse hizo que mi corta experiencia fuera algo frustrante, especialmente durante la persecución.

Visualmente, el juego es bastante llamativo y la representación de las calles asiáticas sí está bien conseguida, pero seguramente se trataba de una versión bastante preliminar ya que algunos elementos en pantalla se veían poco cuidados, como ser un exceso de aliasing y ciertas animaciones que dan la impresión de necesitar más trabajo.

A grandes rasgos, la demo de Sleeping Dogs es cumplidora, pero no rompedora; mucho menos, como para elevar las manos al cielo y clamar que este es el sandbox urbano definitivo. Por supuesto, las cosas tienen que cambiar de aquí al lanzamiento del juego, o tal vez la porción presentada era muy pequeña y hasta engañadora dada su escala. Por ahora, hay que darle el beneficio de la duda a United Front Games.