A primera vista: Ninja Gaiden 3: Razor's Edge

A primera vista: Ninja Gaiden 3: Razor's Edge

Ryu Hayabusa en Wii U nos sorprendió.

Ninja Gaiden 3 es uno de los títulos definitivamente más brutales que se van a poder ver en la Wii U, y no solo por su contenido tan violento. Con el apellido de Razor's Edge, esta versión de Ninja Gaiden es más que solo eso, ya que incluye algunas nuevas características y que no tienen mucho que ver con el control super especial de la consola.

Pero lo primero es lo primero, y el nuevo mando de Wii ofrece algunas características interesantes, aunque esperables. La pantalla mostrará diversa información del tipo inventario, una lista con movimientos -aunque para usarla como corresponde habrá sí o sí que poner pausa al juego-, y la opción de cambiar de armas al toque de un dedo. Sí, armas: Ninja Gaiden 3 en Wii U incluye varias desde un principio, acogiendo una de las más sentidas quejas de los fanáticos.

Mientras trataba de acertar sablazos con la demo, tuve la oportunidad de conversar in situ con un desarrollador del Team Ninja y reveló que el equipo detrás del juego tuvo especial atención con los comentarios de los fanáticos, especialmente cuando Ninja Gaiden 3 en su versión original estuvo lejos del mejor recibimiento posible. Y en efecto, hay cambios muy llamativos en la parte jugable, pero el primero a notar es que la dificultad ahora sí es más exigente y cercana a los niveles de un Ninja Gaiden de verdad. De hecho, los enemigos no diero respiro alguno en la corta demo, y la utilización de un solo botón -como pasaba tristemente en la demo de Xbox 360 o PlayStation 3- era dirigirse derecho a una muerte segura.

No solo eso. Razor's Edge también incluirá un par de armas extra exclusivas en esta versión de Wii U, entre los que se cuentan tres tipos de ninpos diferentes; además, un sistema de progresión de habilidades que no va a ser automático, sino más en línea con lo que sucedía en anteriores Ninja Gaiden, donde el jugador decidía como quería distribuir sus puntos y habilidades.

Y si algo querían los jugadores de vuelta, eran los desmembramientos. ¡Sorpresa! la versión de Nintendo va a ser la más sádica de todas gracias a que los enemigos, a veces sin manos o pies, se arrastran detrás de nosotros tratando de asestar algún golpe mortal. Los planos más cercanos y espectaculares introducidos en la tercera parte de la saga siguen presentes, pero ahora toman una nueva forma gracias a la cantidad de líquido rojo repartido por el escenario.

Después de terminar la demo y morir unas cuantas veces en el intento, me quedé con una sensación muy grata. Quizás mi juicio demasiado preliminar, o tal vez muy influenciado por la fría recepción en general de la versión original, pero este Razor's Edge tiene toda la pinta de convertirse en el Ninja Gaiden 3 que todos quisimos. Principalmente, porque en el Team Ninja quisieron escuchar a los fans y no solamente lanzar una versión más, que tenga un inventario en pantalla y poco más. Tal vez visualmente parezca que no llega al nivel de una Xbox 360 o PlayStation 3, pero la espada de este Ryu Hayabusa nintendero parece mucho más afilada que el de hace tres meses atrás.