A primera vista: Metal Gear Rising: Revengeance

A primera vista: Metal Gear Rising: Revengeance

Espadazos, desmembramientos y algunas sandías muertas en el demo de Metal Gear Rising: Revegeance.

Metal Gear Rising: Revengeance es uno de esos juegos que se ha ganado la atención de la prensa y fanáticos en los últimos meses. La prueba más reciente es la cantidad de personas que circula en el booth de Konami en E3 para probar (aunque sea por cinco minutos) un poquito de Raiden y sus dotes con la espada.

En nuestra visita al Centro de Convenciones pasamos algunos minutos rebanando enemigos y sandías. La demo arranca con el tutorial, aquí Raiden puede probar sus habilidades cortando algunas frutas y objetivos de cartón. El sistema de control utiliza el esquema de “golpe rápido” o “golpe fuerte” que al combinarse se genera una lluvia de acero que dejará sin vida a tus contrincantes.

La diferencia entre Revengeance y cualquier otro hack and slash es el Blade mode, que se activa al presionar el botón “L trigger” y permite rebanar en múltiples partes a nuestros enemigos. Una circunferencia ilustra el ángulo del corte, el cual podremos girar a nuestro antojo para desmembrar al oponente.

Hacerlo con sandías no es muy ilustrativo, pero cuando aparecen los primeros enemigos es posible cortarlos a la mitad y sacarles los intestinos si se combina con un tercer botón (en este caso, B). Puede parecer complicado pero los controles son tan sencillos que todo fanático de la saga Metal Gear se sentirá como en casa.

La cámara sigue a Raiden en tercera persona y existen algunos indicadores visuales bastante obvios que nos marcan el camino, de igual modo tenemos un radar para evitar perdernos. A nivel gráfico no hay mucho qué decir, el tutorial se veía rico en detalles y tiene un tratamiento visual similar a los MGS anteriores (al menos en la interfaz de usuario).

En la demo peleamos con algunos soldados y GECKOs. Para los primeros optamos por realizar combinaciones de golpes rápidos y fuertes para luego rematar con el Blade mode. Raiden es veloz y puede esquivar los golpes gracias al movimiento Dash.

Después de algunas muertes tuvimos que ceder el control. Metal Gear Rising: Revengeance luce prometedor y no solo porque lleve el nombre de la franquicia, Platinum es especialista en este género.