[metroimage ids=”38-101096,38-101099,38-101102,38-101104,38-101106,38-101109,38-101112,38-101113,38-101116,38-101118,38-101120,38-101123,38-101125,38-101127,38-101129,38-101132,38-101133,38-101135,38-101138,38-101140,38-101142,38-101145″ imagesize=”large”]

A primera vista: Dishonored

Jugamos por algunos minutos uno de los títulos más sorprendentes del E3 2012, cortesía de Bethesda y Arkane Studios.

Dishonored es una de las apuestas fuertes de Bethesda para este año. A pesar de que no hay una campaña millonaria (como con Skyrim) el juego ha dado mucho de qué hablar, después de todo cuenta con tres importantes desarrolladores: Harvey Smith (diseñador de Deus Ex), Raphael Colantonio (diseñador de Arx Fatalis) y Viktor Antonov (creador de City 17 de Half Life 2).

El juego es un sucesor espiritual de Thief y ofrece una aventura sigilosa en primera persona. La historia se centra en Corvo Anto, un experto en armas y maestro en el arte de infiltrarse, que es acusado de la muerte de la Emperatriz. Con su experiencia y poderes sobrenaturales buscará vengarse de aquellos que lo acusan. La aventura se lleva a cabo en una ciudad steampunk llamada Dunwall.

Durante nuestra visita a E3 2012 pasamos por el booth de Bethesda para echar un vistazo al juego. El demo mostrado por Colantonio y Smith era una misión donde teníamos que eliminar a dos enemigos dentro de un prostíbulo. La primera vez sería jugado en modo sigilo para demostrar a los asistentes que se podía terminar la misión sin ser visto o matar a un enemigo.

Después de iniciar en un corredor oscuro, Corvo usó el poder de teletransportarse para llegar a ciertos puntos del escenario. El nivel estaba plagado de guardias y nuestro personaje tenía que poner atención a las rutinas de patrullaje y las zonas para esconderse antes de realizar cualquier movimiento. Pasando por detrás de los guardias y esperando en lugares oscuros Corvo pudo alcanzar una azotea e introducirse en lo que parecía una casa de citas.

Los guardias realizaban patrullajes y Corvo tuvo que esperar al momento preciso para escabullirse y alcanzar la zona prometida. En algunas ocasiones se percataron que había alguien y aparecía un pequeño ícono sobre su cabeza (al estilo Metal Gear), ese era el momento de esconderse y esperar a que el guardia se diera cuenta que todo era parte de su imaginación.

 

Al escuchar conversaciones se obtuvieron datos clave, como la ubicación de uno de los objetivos a eliminar. Corvo tuvo que robar una llave para acceder al cuarto de máquinas y luego de abrir una válvula pudo matar a uno de los enemigos por medio de acumulación de vapor.

Nuestro personaje tiene poderes sobrenaturales, el principal permite teletransportarse a cualquier punto del escenario. El demo de sigilo mostró también otro en el cual podemos tomar posesión del cuerpo de otros personajes o animales. De hecho para el segundo asesinato Corvo se metió en el cuerpo de la persona y lo obligó a aventarse desde una ventana.

Algo que nos llamó la atención es que la misión no termina al matar a los enemigos, es necesario escapar y que regresar al punto inicial. Para evitar pasar de nuevo por la casa, Corvo se dio cuenta que tres pisos abajo, en una calle oscura caminaba una mujer. El asesino se lanzó desde la ventana y antes de caer al piso tomó posesión del cuerpo de la dama. Segundos más tarde había alcanzado el punto de extracción.

Los desarrolladores repitieron el demo para mostrar cómo era un modo de acción usando todos los gadgets y algunos poderes especiales. La jugabilidad fue más rápida y Corvo usó armas como el arco, una pistola y la siempre confiable daga. Entre los poderes especiales vimos uno en que alenta el tiempo y otro en el que tira una especie de remolino que avienta y daña a los enemigos.

Estos poderes sobrenaturales agotan una barra de energía; algunos pueden usarse una o dos veces y se irán desbloqueando a medida que avancemos. Para usarlos basta seleccionarlos de un menú que se activa al presionar el botón LB (Xbox 360) y luego se utilizan con LT. Por tratarse de un demo para el E3 todos los poderes estaban disponibles.

Después de completar el demo en la mitad de tiempo (comparado con el de sigilo), Raph y Harvey nos mostraron una escena donde enemigos controlaban una especie de robots con patas gigantescas que patrullaban la ciudad. La relación con City 17 fue inmediata y sirvió para ilustrar que la pelea no será fácil (nuestro personaje no pudo contra cuatro robots y terminó muriendo).

Al finalizar la sesión nos permitieron jugar una misión en la que teníamos que secuestrar a un enemigo. Decidimos aplicar la misma dosis de sigilo y acción y nos dimos cuenta rápidamente que no es tan sencillo como parece. Hay que estudiar bien las rutinas de los guardias y requiere un poco de práctica dominar el poder de teletransportación. Lo bueno es que después de algunos minutos todo fue pan comido.

Los poderes que más usamos fue el de detener el tiempo y el de poseer a las personas o animales, lo que sí es que debemos tener cuidado de no agotar la barra de energía o quedaremos a merced de los enemigos y una pelea de uno contra siete no siempre resulta favorable. Una vez que descubrimos a nuestro enemigo tuvimos que noquearlo para poder secuestrarlo y escapar con el a la zona de extracción.

A primera vista nos gustó el concepto, de hecho la idea de no matar a un enemigo en la misión es algo tentador y nos invita a buscar cientos de alternativas para pasar desapercibido. Claro que el componente de acción está presente y aquellos fanáticos de salir a matar a medio mundo podrán disfrutarlo, sin embargo el sigilo forma parte del ADN de Dishonored y es ahí donde brilla más el juego.

El juego me recuerda mucho a BioShock, sobre todo en el equilibrio de los elementos para respetar el concepto a nivel visual y jugable. Dishonored estará disponible a partir del 9 de octubre en PC, PS3 y Xbox 360.