A primera vista: Crysis 3

A primera vista: Crysis 3

Prophet está de regreso en New York.

La presentación a puertas cerradas de Crytek para Crysis 3 parte con un detalle revelador: esta será la conclusión de una trilogía que todo el tiempo estuvo en los planes del estudio. En un ambiente apropiadamente adornado para la ocasión, incluyendo sillas de plaza con vegetación, tomamos asiento para ver lo que Crytek prepara en su tercera parte.

Crysis 3 nos lleva más al futuro todavía, a una New York completamente aislada del resto del mundo gracias a los domos gigantes que mantienen la infestación alienígena dentro de los límites. Algo que se apuraron en destacar en Crytek fue la división de la ciudad en siete diferentes ambientes, o tipos de jungla, que ofrecerán diferentes formas de encarar la acción del juego dependiendo de como haya actuado la naturaleza en un lugar determinado. Más llamativo aún, estas divisiones se hicieron para agregar variedad al conjunto, tanto en su parte visual como en lo netamente jugable.

Luego, están las mejoras y cambios en el diseño de los niveles del juego. En Crytek están apostando por retomar ese aspecto de sandbox que tenía el primer juego, y aun cuando no va a ser totalmente abierto, sí la idea es aprovechar los grandes espacios y darle más posibilidades de estrategia al jugador. Y sobre las estrategias, hay bastantes novedades en cuanto a las armas disponibles y a su uso como tal, mención especial para el arco que desde el anuncio del juego ha sido una constante en todas las imágenes posibles.

Hasta ahí todo muy bonito, pero había que pasar a la parte jugable. Tuvimos un PC a nuestra disposición, y como siempre en Crysis, lo primero que llama la atención en un título marca Crytek es su aspecto visual. Por el lado artístico, es muy buena la mezcla entre ambiente urbano y la selva creciente sobre la arquitectura, mientras que en lo técnico, disfrutar de Crysis 3 a 60 cuadros por segundo es definitivamente un lujo.

Luego, el juego en su núcleo es básicamente lo mismo que el segundo juego, con algunos pequeños ajustes. Ya la apertura del nivel que pudimos probar daba pie a diferentes estrategias: yo opté por el sigilo, la pausa, y los movimientos bien calculados, mientras que los colegas alrededor optaron por estrategias más directas, lo que daba un contraste interesante al mirar las pantallas en periferia. Todos estábamos en la misma sección del juego, pero la acción no era para nada homogénea.

La demo tenía una duración decente y más que suficiente para probar algunos detallitos nuevos. Al ya mencionado uso del arco se le agrega un arma especial de ráfagas ultra rápidas, y la posibilidad de hackear algunas torres de vigilancia y que estas ataquen a sus propios aliados, lo que sirve para relajarse y lograr avanzar terreno con calma, especialmente al optar por jugar en modo sigiloso. Luego, algunos aspectos de la personalización del traje y las habilidades han cambiado un poco, aunque no totalmente como para sentir que hay que aprender todo de nuevo.

Crysis 3 deja con un sabor de boca bastante agradable, aunque de ninguna manera esperen una revolución en sus cimientos ni mucho menos. Simplemente, parece optar por extender un poco las opciones para el jugador, quizás con cambios no tan acusados pero que en conjunto son suficientes para darle un lavado de cara al juego. Como siempre, Crytek promete que las versiones de consola estarán a la altura, aún cuando lo que vimos en PC va a ser muy difícil de replicar en las máquinas actuales.

El juego se lanza en febrero del próximo año y sí, Prophet estará de regreso aún cuando muchos lo daban por muerto.