Sukhoi SuperJet 100, el avión que reviviría la industria rusa y que acabó en un terrible accidente

Sukhoi SuperJet 100, el avión que reviviría la industria rusa y que acabó en un terrible accidente

El avión de manufactura rusa que cayó sobre Indonesia ya apareció, pero poco se sabe de la historia de esta aeronave y el porqué de la conmoción que ha causado a nivel mundial.

Este aeroplano, punta de la lanza del país ruso en su intento de revivir su industria aeronáutica, ha dado mucho de qué hablar. Lamentablemente un accidente ocurrido en Indonesia pone en peligro todo el proyecto, así como la credibilidad de los rusos para volver a ocupar el lugar que tenían como país tecnológicamente avanzado. En poco más de una década se han invertido cantidades de dinero millonarias para que este programa fuera un éxito, estamos hablando de USD$1,400 millones que tal vez, sin afán de ser pesimistas, se hayan ido a la basura.

Esta mañana se descubrieron los restos del avión en una ladera de una montaña al sur de la capital de Indonesia, donde cayó durante un vuelo de demostración con 50 personas abordo. No hay señales de sobrevivientes.

Aún no se saben las causas del accidente y la responsabilidad que cada grupo tenga en el mismo, incluso pueden pasar meses antes de que se den a conocer los resultados de la investigación que se llevará a cabo, pero vamos por pasos y veamos la historia del SuperJet 100.

La aeronave Sukhoi SuperJet 100 es el resultado de un proyecto que comenzó a gestarse desde el año 2000 en Rusia. En 2002 la empresa Sukhoi Civil Aircraft en cooperación con Boeing firmaron un acuerdo para trabajar juntos en el diseño de lo que sería el avión. Para 2004 el transporte ya había pasado su tercera prueba y tenía la autorización de venderse a diversos clientes y podría ya dar inicio a la producción para vuelos comerciales. En 2005 Sukhoi recibe un contrato por parte del gobierno ruso donde se les otorgan recursos federales para sacar adelante el programa federal de impulso a la aviación doméstica rusa que abarcaría del 2005 al 2009.

En 2007 comienzan los vuelos de prueba y para 2009 el SuperJet 100 ya había acumulado 90 vuelos para un total de 300 horas. Ante este panorama varias aerolíneas comienzan a levantar sus pedidos lo que suponía, todo marchaba muy bien.

En 2010 se pone un alto indefinido a la producción ya que las turbinas no estaban listas aún. Finalmente se vence este obstáculo y para mediados del 2010 se obtienen todas las certificaciones necesarias para las turbinas.

Otras pruebas se realizaron como parte de los procesos de certificación que son necesarios para este tipo de proyectos, algunas de las pruebas realizadas incluyeron: despegar con una parvada de aves en pista, evacuación de emergencia de la nave y despegue interrumpido de emergencia. Finalmente para febrero del 2011 se le otorgó al Sukhoi SuperJet 100 el certificado que le permitiría volar dentro de líneas aéreas comerciales.

Un año después, en febrero de 2012 la Agencia Europea de Seguridad Aérea le otorga el certificado A-176 confirmando que la aeronave cumple con todos los requisitos y es digna de poder volar.

Vuelos y accidente

El primer vuelo comercial de esta nave se dió en el 2011 por parte de la aerolínea Armavia que cuenta con uno de estos modelos y que opera actualmente con vuelos hacia Atenas, Terán, Tel Aviv y Venecia entre otros destinos.

El accidente ocurrido el día 9 de mayo del 2012 ocurre después de su primer vuelo de demostración realizado el mismo día y sin ningún contratiempo. El SuperJet 100 se encontraba en un tour por Asia para hacer demostraciones de la nueva aeronave rusa y así despertar el interés de posibles inversionistas.

El día de hoy se ha dado a conocer que el sitio del accidente finalmente ha sido encontrado y que no hay señales de sobrevivientes. El avión era un Sukhoi SSJ-100-95 manufacturado en 2009 y que había acumulado más de 800 horas de vuelo. El avión previamente había estado en Kazajstán, Pakistán y Birmania haciendo las mismas demostraciones.

Además que la zona hace difícil el acceso de los cuerpos de rescate. Se presume el avión caería de una altura de 1,500 metros, aterrizando sobre una zona boscosa, lo que vuelve casi nula la posibilidad de encontrar personas con vida. Los escombros se localizaron en Cijerk área cercana al Monte Salak y cerca de la ciudad de Bogor al este de Java.

Un representante del ministerio de emergencias de la federación rusa dijo que están listos para prestar ayuda, esto es enviando personal de rescate, aviones y helicópteros.

Ahora se sabe que entre los tripulantes viajaban ocho rusos, un norteamericano, un francés, dos italianos y 33 indonesios.

Links:

Sukhoi SuperJet-100 crash site found — No sign of survivors (Digital Journal)
Sukhoi SuperJet Vanishes on Indonesian Promotional Flight (San Francisco Chronicle)