Smartphones mejoran la calidad de vida de las mujeres hindúes

Smartphones mejoran la calidad de vida de las mujeres hindúes

Tener un teléfono móvil ayudaría a las esposas de maltratadores hindúes a ser menos tolerantes frente a la violencia de sus maridos.

Cuando se trata de relativismos culturales, sólo podemos comprender el fragmento de realidad que logramos mirar desde nuestra perspectiva. Por eso no debe parecernos un ideal de felicidad que luego del matrimonio la vida de una mujer joven atraviese por cambios que van desde la mudanza de su ciudad original hasta la modificación de su nombre.

No obstante, pasa. Y es parte de una cultura. Es lo que viven muchas mujeres hindúes como Kumud Mittal, quien a sus 19 años salió de su Karnal natal para radicarse en la aldea de su marido y recibir de su suegra un nuevo nombre: Garima Gupta.

Sin lugar a dudas, muchos cambios que contar pero… ¿Cómo contarlos, por ejemplo, a sus amistades de la infancia? Es aquí donde se asienta la curiosidad de los investigadores hindúes, que han comenzado a estudiar los efectos que el veloz crecimiento de la industria móvil ha tenido en India y, específicamente, en las mujeres de India.

Vida propia

Un punto importante es la preservación del derecho a gobernar sus vidas. Y es que para mujeres como Garima Gupta el acceso a un teléfono móvil es capaz de acabar con el patrón de aislamiento matrimonial.

Además, en el Barefoot College, una escuela de Rajastán dedicada a la formación profesional de mujeres rurales, el móvil sirve como enlace con el mercado en el cual entrarán a competir, al ser un elemento clave en la construcción de puentes lingüísticos de cara a los empresarios, incluso cuando se trata de personas no alfabetizadas.

En cuanto a la salud de las hindúes, el móvil también ha ganado más y más participación. En la actualidad, en el estado de Gujarat, es pieza fundamental de un sistema que permite al personal de centros rurales de salud recopilar información sobre las mujeres embarazadas, para mantenerlas al tanto, vía móvil, cómo no, de las fechas de sus chequeos y vacunas.

Por último, y quizás lo más importante, es que la tenencia de un teléfono móvil propio da a las mujeres hindúes una sensación de autonomía que ayuda a proteger su identidad, alejándose de la vieja costumbre de minimizar sus vidas en función a las de sus maridos. Mientras que antes tenían que pedirles sus móviles prestados, ahora ellas tienen equipos propios para lo que quieran.

Esto se traduce en mayor seguridad en sí mismas, al punto en que, según un reciente informe de un análisis hecho por la californiana Universidad de Stanford, la posesión de un móvil por parte de la mujer hindú la hace menos tolerante a un marido golpeador.

Como dato importante tenemos que en India la penetración de las líneas móviles es superior a la de líneas terrestres y la cartera de usuarios ronda los 700 millones. Sin embargo, hay una brecha de género en el acceso móvil. Según una investigación realizada por el Fondo de Desarrollo GSMA y la Fundación Cherie Blair, sólo el 28% de las mujeres indígenas tienen un teléfono móvil, en comparación con el 40% de los hombres. Otro 20% de las mujeres tienen acceso a teléfonos móviles a través de familiares o amigos.

Link: Phones offer Indian women a better life. (NY Times)