Project Icebreaker, o cómo Activision quería espiar a West y Zampella

Project Icebreaker, o cómo Activision quería espiar a West y Zampella

La novela de los ex-Infinity Ward y Activision ya prendió la mecha y para el litigio mayor deberíamos ver lindos fuegos artificiales, sangre en las paredes y gente corriendo en círculos.

La novela de Activision versus West-Zampella parece que está lejos, muy lejos de terminar. Ya hay fecha para el gran litigio, sin embargo por ahí se filtran unos documentos del proceso legal que revelan algo muy, muy malo para el buque que comanda Bobby Kotick: espionaje.

Lo que dice Patrick Klepek de GiantBomb es muy perturbador. Básicamente Kotick pidió al departamento de IT que espiaran al dúo dinámico seis meses antes del lanzamiento de Call of Duty: Modern Warfare 2. Lo anterior es sólo la punta del iceberg del “Proyecto Rompehielo”, o Project Icebreaker como sale originalmente.

El proyecto trataba básicamente de hacerse de información relativa a West y Zampella, sin dejar de lado el espionaje al resto de empleados del estudio, y así buscar alguna una excusa para despedirlos. Entre esas excusas, proyectos futuros en Infinity Ward, la creación de un estudio hermano, y la comunicación con sus competidores – Electronic Arts.

La idea de espionaje a Activision le puede funcionar muy mal, porque de ser así podría tomarse como otro motivo más para presionar la salida de los cabecillas y hacerse del control de Call of Duty a la mala. Bueno, lo lograron, pero el costo que podría ejercer el juez podría ser catastrófica. Piensen en todo el dinero que ha logrado la franquicia, y las regalías que les corresponderían a West y Zampella. Wow.

A ver quién gana en la pelea en la corte, evento que tendrá lugar los últimos días de mayo.

Link: Activision, Infinity Ward, and Project Icebreaker (GiantBomb)