Nuevo monitor USB de Philips aterriza en España

Nuevo monitor USB de Philips aterriza en España

El nuevo monitor es de 21.5 pulgadas, utiliza el cable USB como fuente de energía y además consume casi la mitad de un monitor estándar

Hace ya tiempo que existen modelos de monitores USB, como los de Acer o los de Samsung. Esta vez Philips nos trae el nuevo modelo de monitor LCD 221S3UCB de 21.5 pulgadas (54.6 cm) y resolución óptima de 1920 x 1080 @ 60 Hz, que podemos conectar al ordenador por un cable USB que envía señales de vídeo y por el que además recibe energía. Esta nueva opción tendrá un precio que rondará los 155 euros (USD $200.38) sin IVA.

¿De qué presume este monitor? De que es la mejor opción para los que trabajan con más de una pantalla porque no necesita enchufarse. Aseguran que con esta característica los profesionales lo pueden utilizar para trabajar fuera de la oficina y hacer unas buenas presentaciones a sus clientes. Bueno el monitor es delgado, pero llevarlo con nosotros a todas partes con ese tamaño, lo veo demasiado. Claro que si el proyecto lo merece, la presentación en una pantalla de esas características tiene que verse y “venderse” bien.

También dicen que es ideal para realizar trabajos de gran precisión como ocurre en diseño o trabajar en hojas de cálculo utilizando toda la pantalla. Y como no, para ver películas de alta calidad sin pensar en varios cables. Eso sí, creo que las empresas de ordenadores y portátiles harían bien en aumentar el número de puertos USB porque… ya no nos llega para todo.

Pero vamos a ver ¿algún beneficio para nuestros bolsillos? Pues sí. Usa retroiluminación LED de bajo consumo por lo que apenas consume 8 watios: Casi la mitad de un monitor normal.

Más cosas: Pensando en nuestras espaldas y nuestros cuellos, el monitor viene con un dispositivo Compact Ergo Base, que en resumen significa que podemos inclinarlo y girarlo para ajustarlo como queramos para que nos quede a la altura de la vista.

Y para que nuestras conciencias de usuarios se queden más tranquilas estos monitores no llevan mercurio, por lo que se consideran eco-friendly. A ver si las empresas en general siguen este ejemplo y además de pensar en abaratar los costes de los productos, piensan en lo que pasará cuando nos toca deshacernos de ellos.

Vía: Nota de Prensa