Nokia Lumia 610: El móvil para los que saben esperar [W Labs]

Nokia Lumia 610: El móvil para los que saben esperar [W Labs]

El gama baja de Nokia y Windows Phone es el más reciente huésped de nuestro laboratorio.

Acceder al mundo smartphone sin gastar mucho dinero es una de las razones principales para que alguien elija un móvil de gama baja. Otros lo hacen como un primer paso en la migración desde un terminal básico hacia uno con prestaciones Web y hay quienes simplemente no quieren correr muchos riesgos cuando apuestan por sistemas operativos o funciones novedosas.

Por cualquiera de estas razones, mucha gente puede estar pensándose comprar un Nokia Lumia 610, el más barato de la nueva familia de la finlandesa con Windows Phone que, dicho sea de paso, viene con la intención de romper la idea de que el hardware Nokia es costoso y obedece a los recientes planes de la empresa: ganar en ventas por volumen, no por precio.

Les presentamos el Nokia Lumia 610, el benjamín de los Windows Phone, cuyo precio se sitúa en 270 dólares para la venta en Amazon y 229 euros en el retail en España.

Especificaciones Técnicas

Red: GSM 850/900/1800/1900. WCDMA Band V (850)/ Band VIII (900)/ Band II (1900) / Band I (2100).

Dimensiones: 119,2 mm x 62,2 mm x 12 mm. Peso: 132 g.

Pantalla: TFT Capacitiva LCD WVGA. 3,7″ a 800 x 480 pixeles.

Procesador: Qualcomm Snapdragon S1 7227A (WCDMA). 800 MHz.

Sistema Operativo: Windows Phone 7.5.

Sensores: Acelerómetro para auto-rotación. Sensor de luz. Sensor de proximidad.

Controles sensibles al tacto.

Memoria SDRAM 256 MB. Memoria masiva de 8 GB, no ampliable vía MicroSD.

Almacenamiento en la nube vía SkyDrive.

Mensajería vía SMS, MMS, e-mail.

Cámara de 5 megapixeles con enfoque automático y flash LED.

GPS.

Audio: Estéreo por Bluetooth. Conector AHJ de 3,5 mm. MPEG-4, AAC, eAAC, eAAC+, WMA Professional 9 y 10, DRM Playready.

Conectividad por Micro USB, Wi-Fi, USB 2.0 de alta velocidad, Bluetooth 2.1 + EDR.

Batería BP-3L 3,7 V 1300 mAh  con autonomía de hasta 10,5 horas en conversación.

Exterior

Nos encontramos ante un móvil redondeado que, a pesar de ser más delgado que muchos de su gama, luce “gordito” por la disposición de sus materiales. Si no fuera porque el Samsung Galaxy S III tiene muchas de estas características estéticas, se podría decir que lo curvo del diseño grita su bajo costo.

Tiene un marco metálico que pretende dar la sensación de estar ante algo vanguardista y costoso pero, en honor a la verdad, quizás se vería más elegante si su diseño fuese integral. En la imagen vemos las entradas en su parte superior: MicroUSB 2.0 y auricular 3.5 mm.

Además, en los laterales tiene un botón de acceso directo a la cámara fotográfica, un botón de bloqueo de teclado y un regulador de volumen para las reproducciones multimedia.

Carece de cámara frontal y en la parte posterior podemos ver su cámara fotográfica de 5 MP con flash a su izquierda y la marca NOKIA tallada en la carcaza y teñida de plateado.

En la parte baja vemos el altavoz junto al rotulado de marca y modelo del equipo. Ningún hallazgo en términos de diseño, tal como hemos de esperar en un gama baja.

En la parte frontal tiene la pieza que forma la pantalla, el micrófono y tres botones auxiliares de Windows Phone: Menú, Buscar y Atrás.

Se trata de un móvil con muchas “cositas” por las cuales velar: la tapa de la batería que empalma con el frontal, el cristal de la pantalla (si lo quisiéramos desprender parece que bastaría con hacer palanca con una tijera por el borde) y el marco metálico con tres funciones, casi nos hacen imaginar una larguísima línea de producción donde cada obrero se encarga de pegar un pedazo del equipo.

Pantalla

El Nokia Lumia 610 tiene una pantalla capacitiva de 3,7″ y tecnología TFT a color 56K. Tiene una resolución de 480 x 800 pixeles y funcionamiento multitouch protegido con un borde en Gorilla Glass.

A simple vista, es una pantalla llamativa para lo que suelen ser las pantallas de los móviles de gama baja. Tiene buen lejos, con lo cual se trata de un equipo que fácilmente podemos pedir que nos saquen del mostrador para verle de cerca. En mano, la historia comienza a cambiar: sus remates lucen un tanto inacabados dando la sensación de que una caída lateral o “de canto” podría separar la pantalla del resto del conjunto o bien, que sería muy fácil desprenderla haciendo palanca con algún objeto delgado.

Con respecto a la función táctil, debe decirse que resulta muy molesta su “terquedad”. Se trata de una pantalla un tanto “testaruda” a la que hay que insistirle con toques fuertes o repetidos para que ejecute la función que esperamos. En cuanto al zoom, hay una búsqueda por igualar el funcionamiento de las pantallas más modernas, al permitir la ampliación o reducción de la imagen con el uso de dos dedos. No obstante, el acercamiento tiene un tope luego del cual se atasca, sin permitir un mayor tamaño de los elementos mostrados, so pena de hacer scroll para verlos en detalle.

Bajo techo, luce muy bien, con un desempeño que muchos de su nivel envidiarían. Bajo el sol es imposible descrifrarla y, considerando que le cuesta obedecer a nuestros dedos, podríamos decir que sencillamente no puede usarse en entornos soleadoos.

Un punto a favor es la sensación de resistencia que nos brinda: visualmente pareciera muy difícil de rayar por accidente, toda una ventaja para quienes compran un equipo barato al cual darle guerra.

Cámara

Ni más ni menos que lo podemos esperar de una cámara smartphone promedio. En primer lugar, se agradece la existencia de un botón de acceso directo que nos brinda la rapidez necesaria para captar los momentos que deseamos sin tener que pasear por todo el menú. La debilidad es que en muchos casos esta rapidez se ve afectada por el inicio de la aplicación que, como otras muchas del equipo (por no decir todas) se toma unos segundos en comenzar.

Aquí una imagen captada con el equipo en un entorno fijo. Vean cómo se esmera en enfocar el punto de fuga y, sin embargo, no lo consigue. En esta imagen no se aplicó zoom:

Así es como capta un objeto en movimiento, sin zoom:

La decisión sobre el autofoco con dos objetos en sentidos opuestos. Primero, a máxima velocidad:

Ahora con el tren en proceso de detenerse y la transeúnte aproximadamente al mismo paso que en la toma anterior:

Y desde el vehículo en marcha (a poca velocidad, recién del arranque). Nótese la preocupación por preservar detalles de la gráfica, como los reflejos en el vidrio y la señalización verde sobre el mármol de fuera:

Una debilidad muy visible es la función zoom: las imágenes desmejoran considerablemente con cada acercamiento, como se puede apreciar en las imágenes a continuación. Sin embargo, es mucho mejor de lo que podríamos esperar de un gama baja.

 

En entornos de poca luz, casi podemos decir que no tenemos nada que buscar con la cámara integrada a este móvil, pues cumplirá una función de mero registro, con imágenes aplanadas, granuladas y verdosas:

La inexistencia de una cámara secundaria aunada al desempeño estándar de su cámara principal nos recuerda que tenemos en la mano un equipo por el que no nos han cobrado mucho pero al mismo tiempo, y esto es un problema, nos hace desear la pronta adquisición de un móvil “mejor”.

No obstante, siempre nos podemos divertir un poco con algunos efectos incorporados, al estilo del PhotoBooth de MacOS 😉

En resumen, al adquirir un Nokia Lumia 610, contaremos con una cámara que técnicamente tiene más bien poco que ofrecer. De ahí que esté llena de opciones para alterar la captura de imágenes. Algunas de ellas son:

Escenas (formulaciones de luz y saturación para modificar los colores captados): Automático, playa, luz de velas, paisaje, noche o retrato, son algunas de las opciones.

Exposición a elegir entre nueve niveles distintos, otra herramienta de compensación de la imagen.

ISO 100, 200, 400 y 800, para intentar lidiar con el molesto granulado.

Medición asistida para lograr un buen encuadre y cinco niveles de contraste, así como resolución a elegir entre 5MP y 4MP.

Video

Nuevamente una función de cámara que, como ya hemos visto, no es su fuerte. Sin abundar en detalles de algo que sabemos no es lo más poderoso que pueda tener este equipo, les dejo con dos clips de vídeo: uno en movimiento y uno nocturno, para que, sin perder de vista que estamos hablando de un teléfono de gama baja, puedan sacar sus propias conclusiones sobre el rendimiento de esta prestación en condiciones comprometidas.

 

 

Recordemos que el equipo cuenta con escasos 8GB de memoria que no pueden ampliarse por MicroSD. Por esa razón, es recomendable que las imágenes y vídeos se descarguen al ordenador o se almacenen en la nube, esto último, con la facilidad que ofrece Windows Phone respecto al servicio SkyDrive.

Multimedia

¡La Nokia de siempre! El performance multimedia de este equipo nos hace recordar a la Nokia que solíamos amar. Si bien es cierto que antes que nada, si no vamos a reproducir algún archivo almacenado en el equipo o en otra Web, conviene dar un paseo por el Marketplace en busca de aplicación gratuita de Youtube para evitarnos la engorrosa carga mediante Explorer, también lo es que después de ese trámite veremos fluir los vídeos de esta comunidad con una dulzura impresionante.

Del audio casi podríamos decir que es inmejorable en su categoría. Aun con ese cariz metalizado y nasal de todo reproductor integrado a un smartphone, el sonido es fuerte y claro, sin llegar a “puyarnos” los oídos, siempre que no pongamos el volumen al máximo.

Es recomendable, si no viene hecho, instalar Zune en el equipo para contar con una suerte de hub para audio, vídeo, estaciones de radio y otros elementos de multimedia. Una vez más, una carencia de muchísimos equipos actuales, por no decir que de todos: usa los auriculares a modo de antena, con lo cual o los llevas contigo o simplemente no puedes acceder a la función radio.

Conectividad y Navegación

En líneas generales, se trata de un equipo que se tarda unos buenos segundos para gestionar sus aplicaciones y tareas en curso y que puede guindarse si se le exige demasiado en términos de navegación. Sin lugar a dudas está muy lejos de lo que un “heavy user” podría desear, pero funciona para la gente que ve en los smartphones un simple teléfono, pues le aportaría la posibilidad de navegar en un entorno Microsoft miniatura.

Anda muy bien con conexiones Wi-Fi y es casi su estado ideal, pues con el 3G tiene algunos espasmos que, debo confesar, en varias ocasiones durante los días de prueba me hicieron desistir de mi deseo de consultar la Web, algo que ocurre muy a menudo con las aplicaciones de redes sociales, de las cuales en ocasiones ni siquiera consigue hacer cargas completas, dejándote sin saber de menciones que te hayan hecho en Twitter o mensajes que te hayan enviado mediante Facebook.

El Bluetooth es gratamente ágil: aunque hay una diferencia considerable entre el tiempo en que es detectado y el que tarda en detectar al otro equipo, a la hora de efectuar un emparejamiento todo fluye con mucha naturalidad, lo cual se agradece y es algo que muchos tope de línea deberían envidiarle al pequeño Lumia.

Además, el Nokia Lumia 610 ofrece compartir conexiones para servir de módem o enrutador a otros equipos, tarea que cumple, trabajosamente, pero la cumple.

Internet Explorer como navegador tiene un gran camino por recorrer: aún produce algunos desajustes y reacomodos extraños en las páginas, llevando todo a una suerte de “estilo” que en ocasiones resulta revuelto y muy desagradable. Sería genial un poquito más de fidelidad respecto a cómo son los contenidos en la Red si se les mira desde un ordenador.

GPS

El Nokia Lumia 610 ofrece funciones de geolocalización soportadas por A-GPS, mostrando especial preocupación en las guías de desplazamiento del usuario. Por ello, en lugar de una aplicación convencional de mapas, tienen reinstaladas tres, cada una con una misión en específico.

Estas aplicaciones son Nokia Maps, un poco más general y orientada al usuario que transita a pie, Nokia Conducir, pensada en función de quienes se desplazan en un vehículo propio, y Nokia transporte, ideal para conocer las rutas y servicios de transporte público en la ciudad.

Las tres tienen una interfaz sumamente agradable, que por momentos nos aleja del caos de los mapas digitales y nos recuerda a viejas guías de papel y funcionan de maravilla en zonas con cobertura Wi-Fi, mientras que con 3G cumplen su cometido con dificultades que no llegan a avergonzar.

Otro fuerte del GPS en este terminal es la función de geotagging que se nos ofrece con las fotografías y con aplicaciones sociales como comunidades y juegos. En líneas generales podemos hablar de un rendimiento aceptable a cambio de un evidente sacrificio de batería. Si bien es un móvil que cumple, está lejos de ser el móvil de los despistados, que necesitan el GPS a toda hora.

Windows Phone 7.5

Windows Phone “Mango” se vuelve un poco pesado en un procesador de 800 GHz. Si bien los desarrollos de Microsoft históricamente tienen fama de “guindarse”, en el caso de este sistema operativo hemos visto performances buenos y muy buenos, ganando en pruebas de velocidad a los sistemas operativos más vendidos, como es el caso de iOS y Android. Pero, lastimosamente, en el Nokia Lumia 610 sólo encontraremos una probada de lo que un hardware más potente convertiría en un verdadero banquete.

La interfaz es un tanto precaria, sobre todo porque al principio, y durante el tiempo que el usuario pase sin incluir suficientes elementos de personalización, el diseño en azul y blanco nos remitirá inevitablemente a las pantallas de error de nuestros viejos ordenadores con Windows.

Y es que el diseño de la interfaz parece haber sido, si lo fue, una de las últimas preocupaciones en este caso. La bajada de aplicaciones con icono propio termina por crear más y más objetos que desentonan en el menú por lista y nos hacen más conscientes de lo primitivo de los diseños originales.

Muchos dirán que pasan de esto y que un icono feo no es el fin del mundo pero, en términos de usabilidad, les diré que sentí que tardaba mucho más tiempo en localizar el icono de una aplicación determinada en este equipo que en muchos otros que he tenido en mis manos… ¿Por qué? Simple: todos se ven iguales y me siento obligada a hacer una lectura verdadera o del símbolo que llevan o del texto que les acompaña. Pasar por esta situación un par de veces al día no es cosa del otro mundo, pero que así sea tu “modus vivendi” con el móvil, es nefasto.

Superado esto, debe considerarse que el brillo se puede ajustar y tanto el fondo de pantalla como el menú son completamente personalizables. En cuanto a este último, basta con pulsar sostenidamente un icono en la pantalla, para que éste “cobre vida” y se active para desplazarse al lugar que el usuario determine.

La búsqueda y sincronización de información relacionada con nuestros contactos es muy eficiente, sugiriendo paridades entre distintos servicios y comunidades con una asertividad propia de los terminales más avanzados. No obstante, las notificaciones en general son una debilidad: algunos mensajes de correo electrónico, anuncios de comunidades o avisos de actualizaciones llegan tarde, no llegan o llegan silenciosamente y no te enteras sino hasta que miras un número misterioso junto al alguno de tus iconos.

Batería

Una fortaleza. El equipo se carga rápidamente y vive por muchas horas, incluso con un uso intensivo de redes sociales, cámara y búsquedas mediante el navegador. Su momento de debilidad viene marcado por las funciones de geolocalización y por el esfuerzo de sacarle el jugo a las conexiones disponibles, pero en líneas generales, si queremos un móvil de baja gama que nos dure mucho rato despierto, éste podría ser una buena opción.

Recordemos que hablamos de una autonomía de unas 10.5 horas en uso y aproximadamente 35 horas de reproducción si sólo lo usáramos para escuchar música.

Benchmarks

 

Conclusión

El Nokia Lumia 610 es el móvil para la gente que no pide demasiado y, lo que pide, lo pide con paciencia. Esto lo digo porque es un equipo que hace esperar varios segundos para concretar tareas que pueden ser tan complejas como ubicar una dirección y marcar una ruta usando el GPS o tan sencillas como abrir Whatsapp o desbloquearse a sí mismo.

Es, en fin, el móvil para considerar en un período de transición de uno básico al mundo smartphone o de uno extraviado o dañado al móvil de tus sueños. Digamos que, en lo personal, podría vivir con él con escasas alegrías unos 6 meses antes de correr a invertir desesperadamente en uno de mayores prestaciones.

Por cierto, no nos dejemos engañar por lo anterior, pensando que si no es un equipo para “heavy users” lo será para usuarios ocasionales de las funciones de su móvil. Todo lo contrario: si un usuario con poco conocimiento o con poco gusto por los terminales, se topa con este equipo, de interfaz un tanto monótona tirando a revuelta y respuesta tardía, lo más probable es que ese usuario “light” acabe por pensar que los smartphones en general son engorrosos y, por tanto, no se hicieron para él.

Este es un equipo que está en el medio de todo: en el usuario del medio, en el gasto medio, en la utilidad media, en el período de adopción medio y en el medio de las disputas sobre si vale la pena o no gastarte una sustanciosa cantidad de dinero en un tope de línea con Windows Phone.

Sin embargo, no se puede despreciar el potencial de la alianza entre Nokia y Microsoft. Las buenas ideas están allí, sólo hace falta borrar y escribir algunas veces más para que el resultado sea impecable.

Imperdible

  • Fotos con efectos, porque los usuarios de la gama baja también merecen divertirse.
  • La reproducción de audio y vídeo nos recuerda a nuestros amados XpressMusic de la época dorada de Nokia.
  • Las aplicaciones de ubicación pre instaladas son un lindo gesto de cara a los diferentes modos en que nos movilizamos.
  • El Bluetooth se porta como un señor. Muchos topes de línea deberían tomarlo como ejemplo.
  • Buen trabajo de la batería. Una autonomía respetable.

Imperdonable

  •  ¿En serio hay que insistirle tanto a la pantalla? ¡El multitouch es tan duro que casi me dan ganas de ir a por un stylus!
  • Increíble lo que tarda en ejecutar algunas funciones. Increíble que tenga que pensárselo incluso para mostrar el menú luego del desbloqueo.
  • Ya que hablamos del menú: Pudieron trabajar un poco más la interfaz. Es poco dinámica y confusa. La experiencia smarphone parece menos de diversión y más de trabajo.
  • La ausencia de algunas aplicaciones en el Marketplace nos desmoraliza. Casi empiezo a encontrar divertido sacar cuentas con la calculadora.
  • ¿De verdad no se pueden hacer screenshots del móvil en funcionamiento?