Liliac, tecnología española contra la falsificación de productos

Liliac, tecnología española contra la falsificación de productos

Mediante delgadas láminas plásticas que muestran imágenes bajo la luz polarizada, será más fácil diferenciar las falsificaciones de los productos originales

Liliac es una nueva tecnología desarrollada conjuntamente por la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) y el Centro de Dispositivos y Materiales avanzados para las Tic (CEMDATIC). Finalidad: Crear dispositivos que se pueden insertar en los productos para que estemos seguros de que lo que nos venden es auténtico y no una falsificación.

¿En qué consiste esta nueva tecnología? Es una lámina plástica flexible y aparentemente transparente cuando la miramos bajo luz natural. Pero si iluminamos esta delgada lámina con la luz de la pantalla de nuestro móvil, veremos diferentes imágenes que van cambiando a la vez que la giramos. Y si le damos la vuelta a esta lámina y observamos su otra cara, veremos más imágenes distintas a las anteriores. Así que cualquiera podrá verlas y confirmar la autenticidad de lo que está comprando.

El secreto para distinguir estas imágenes: La luz polarizada. La tienen los móviles, los monitores de los ordenadores y los televisores LCD.

La ventaja de estos dispositivos es que se adaptan al diseño y la estructura de los productos en dónde se aplican y son mucho más eficaces que los hologramas que se usan por ejemplo en las tarjetas de crédito y pasaportes o los RFID, que seguro que estáis de verlos también en las cajas de productos de informática, videojuegos y otros miles de productos.

¿Por qué este interés en invertir en estas tecnologías? La respuesta es sencilla y seguro que ronda por vuestras cabezas: Por la enorme cantidad de dinero que las empresas pierden por culpa de los productos que imitan a los suyos. Exactamente se falsifica un 10% de todo el comercio a nivel mundial, que se traduce en unas pérdidas superiores a los 462,969 millones de euros anuales (USD $600.000 millones). Las empresas pierden en ventas y pierden en imagen de marca, porque normalmente las imitaciones son de bastante peor calidad que los originales.

De todas formas, según mi punto de vista, además de centrarse en las falsificaciones de los artículos de marca, podrían invertir más dinero también en controlar las calidades de los productos que nos venden en general.

Link: LILIAC, seguridad antifalsificación e imagen de marca (Tendencias21)