Futurología: Nuevos sensores para controlar desde casa la evolución del Parkinson

Futurología: Nuevos sensores para controlar desde casa la evolución del Parkinson

Con los datos que se recogen por medio de unos sensores que el paciente lleva puestos, los médicos podrán evaluar su estado y comprobar si los tratamientos que siguen son eficaces

Con el fin de mejorar la asistencia y controlar mejor la evolución de los enfermos de Parkinson se está trabajando en el proyecto Perform, que quiere desarrollar sensores que el paciente lleva en la ropa o en sus accesorios cotidianos y que sirven para controlarlo durante todo el día, evaluar el desarrollo y la evolución de la enfermedad y también lo efectivos que son o no los tratamientos que sigue.

Desarrollado por Life Supporting Technologies (LifeSTech), un grupo de investigación de la Universidad Politécnica de Madrid, su funcionamiento es más o menos así: Se le colocan al paciente unos dispositivos que envían señales a un PC que tiene en su propia casa y que recoge toda la información para detectar y valorar sus síntomas. A su vez luego todos esos datos se envían al hospital y se produce un informe cada día que alerta al médico si alguno de los valores recogidos es irregular.

Los investigadores de Perform se enfrentaron a varios retos. Uno de ellos fue el exceso de datos. Un paciente que lleva puestos los sensores ocho horas al día durante una semana genera 2 Gigabytes. Problema: ¿Cómo analizar toda esa cantidad de información para escoger la más relevante?

Lo han conseguido por medio de una herramienta que gestiona la información y que ayuda a tomar decisiones a los médicos. Así estos consiguen tener un perfil de la enfermedad de los pacientes y un tratamiento personalizado para cada uno.

Se han realizado ya tres estudios pilotos con estos dispositivos que incluyeron a más de 100 enfermos de hospitales de Grecia, Italia y España. Ahora, además de otras consideraciones, hay algo más que los investigadores tienen que tener en cuenta a la hora de desarrollar estos sistemas: La parte económica, es decir, el coste que tengan estas tecnologías para los pacientes.

Cada vez es mayor la preocupación de los investigadores en aplicar las nuevas tecnologías en el seguimiento y control de la salud. Motivo: El envejecimiento de la población sigue aumentando en los países desarrollados gracias a que vivimos más años, lo que también lleva como consecuencia que aumente el tiempo que pasamos enfermos.

En España los primeros síntomas de las enfermedades crónicas más extendidas ya se empiezan a manifestar sobre los 40-50 años de edad. Sin duda este sería un buen sistema para evitar desplazamientos de los enfermos, conseguir datos más precisos para que el médico pueda seguir con más control la enfermedad y realizar mejores tratamientos.

Links:
Nuevos sensores para ayudar a los enfermos de Parkinson (Madri+d)
LifeStech