El Gorilla Glass 2 de un Galaxy S III también se rompe

El Gorilla Glass 2 de un Galaxy S III también se rompe

La gravedad hizo su tarea con este equipo y el resultado salta a la vista. Duele ver esa imagen, ¿eh?

Sí, a pesar de las pruebas de resistencia que hicimos en el streaming que realizamos para aclarar tus dudas sobre el Galaxy S III, siempre te dijimos que el cristal de este teléfono — un súper resistente Gorilla Glass 2 — no era indestructible. Obviamente no íbamos a experimentar más allá con el equipo que testeamos, pero la foto que está allá arriba comprueba nuestro punto.

Sí, es un Galaxy S III con su pantalla trizada en una zona bastante amplia, poniendo de manifiesto que aunque le pongan el vidrio más resistente a un teléfono, sigue siendo un cristal y podrá romperse ante un golpe en un ángulo incorrecto.

Y para los que se preguntan… ¿Ayuda una lámina a mejorar la sensación de seguridad ante golpes? Probablemente no. De todas formas, no quiero pensar en el golpazo que se dio ese equipo para terminar así, aunque sólo sabemos que cayó de pantalla, tal como lo hizo el nuestro un par de veces sin mayor daño.

Estoy seguro que el dueño de ese S III no solamente tiene una pantalla trizada, sino también un corazón roto y un agujero en cuenta corriente tras la compra del equipo y los USD $350 que tendrá que pagar por el reemplazo de la pieza dañada… Ouch.

LinkSamsung Galaxy S III meets gravity, Gorilla Glass 2 display suffers the consequences (Phone Arena)