África y Asia lideran explosión de telefonía móvil en países en vías de desarrollo

África y Asia lideran explosión de telefonía móvil en países en vías de desarrollo

No es necesario tener un súper smartphone ni redes 3G para ser parte de un cambio social que beneficia incluso a comunidades alejadas de los centros urbanos. Educación, salud e información son claves en esta adopción.

Mientras los países desarrollados comienzan una batalla para repartirse un grupo de clientes cuyo número está estancado y sólo renueva tecnología, la batalla que los operadores están dando en los países en vías de desarrollo cuenta una interesante historia de expansión y cifras de adopción de soluciones basadas en plataformas móviles muy por sobre el promedio de crecimiento a nivel mundial.

Tal como lo reseña PC Magazine, muchos países de África, Asia y Sudamérica han visto un impulso en el desarrollo de redes que sustenten el aumento de demanda de tecnología móvil, todo apoyado por programas de gobierno que incentivan la creación de nuevos negocios y la inversión privada.

Esto ha impulsado la adopción de soluciones basadas en el móvil que solucionan pequeñas-grandes tareas que en grandes zonas urbanas son tan sencillas de resolver como uso de dinero electrónico, telemedicina, educación, consumo de información, trámites de reparticiones públicas y acceso a gran cantidad de servicios complementarios que ayudan a mejorar la vida de pequeñas comunidades antes desconectadas, y que a través de un móvil logran desarrollar cambios importantes en su modo de ver el mundo.

Cifras impulsadas por el acceso a información

Estos fenómenos se ven reflejados con mayor éxito en África, donde los teléfonos se han convertido en vectores de cambio y facilitadores de los procesos del día a día, siendo — por ejemplo — clave para los agricultores de la zona al integrar información climática e incluso automatización de procesos de riego y cosecha a través de máquinas que responden a las instrucciones de un móvil que monitorea y entrega datos que permiten optimizar la producción.

El mismo móvil ayuda al agricultor a saber el precio que los mercados centrales otorgan a sus productos, permitiéndoles saber cuánto cobrar por ellos y maximizar así sus ganancias, alejando la posibilidad de ser engañados por compradores inescrupulosos.

Los teléfonos móviles también se han convertido en los aparatos tecnológicos más baratos a los que un profesor de países africanos puede acceder, permitiéndole asignar tareas sencillas, materiales de estudio, pruebas y apoyo directo a sus estudiantes a través del celular, que también funciona para comunicarse directamente con la familia de los estudiantes. En ciertos países muchas fundaciones y los propios gobiernos han tomado la tarea de subsidiar el acceso a estos equipos — y al servicio móvil que lo sustenta — para así propiciar este cambio en el paradigma educacional.

Otro caso de éxito es India, país en que el gobierno ha propiciado el acceso a información basado en un portal móvil de gobierno, el que ayuda a los ciudadanos de las regiones más alejadas a estar informados de lo que sucede cerca de ellos. Desde finales de 2011 existe un programa que ayuda al acceso a información, salud, banca móvil, impuestos, beneficios directos y mucho más, el que es accesible desde el móvil.

Singapur es otro ejemplo de un programa gubernamental bien desarrollado para permitir el acceso a móviles, propiciando que todos los servicios relevantes que ofrece el estado, información de salud, alertas ciudadanas, declaraciones de impuestos y mucha más información estén disponibles y consumibles desde móviles. Tras su implementación, la penetración de smartphones en el país superó el 100%.

En Sudamérica una gran cantidad de proyectos de acercamiento de tecnologías móviles a comunidades remotas está implementándose con el patrocinio de gobiernos, fundaciones y operadores, los que últimamente han puesto el foco en dos temas claves: Educación y salud móvil. La mHealth es vista como un tema extremadamente relevante para generar un cambio real en la calidad de vida de personas que antes tendrían que desplazarse hasta miles de kilómetros para conseguir un diagnóstico a sus enfermedades, y que hoy ven en su teléfono un aliado para conseguir acceso casi inmediato a atención médica.

Según cifras de la UIT, un 79% de la población en países en vías de desarrollo tiene acceso a telefonía móvil, integrándose a un mundo que incluso para nosotros podría sonar muy evolucionado. Porque, si lo pensamos bien, en estos territorios con menos infraestructura se hace mucho más… Es cosa de propiciar un cambio de paradigma, entregar la tecnología y emprender con el grueso de la población en mente para generar una verdadera revolución.

LinkHow the Mobile Phone is Evolving in Developing Countries (PC Mag)