Textspresso, la máquina de café que recibe órdenes por SMS

Textspresso, la máquina de café que recibe órdenes por SMS

La máquina no se ha hecho con miras comerciales. Pretende impulsar el uso de mensajes de texto SMS.

Para desayunar en Seattle necesitas un móvil, pues esta ciudad estadounidense ha dado a luz una máquina de café que recibe las órdenes por mensajitos de texto. Se llama Textspresso y es obra de una empresa local que ha pensado en eliminar un puesto de empleo la comodidad que representaría poder pedir cafés a nuestro gusto sin tener que esperar por un despachador.

“La verdad es que aquí tomamos mucho café”, ha dicho John Lauer, presidente ejecutivo de Zipwhip, la compañía responsable de esta nueva prestación tecnológica para cafeterías y restaurantes.

De momento Textspresso está muy lejos de ser un estándar, pues sólo existe una y está destinada a las propias oficinas de Zipwhip, pero eso no quiere decir que en un futuro cercano no pueda convertirse, por ejemplo, en la sensación en Starbucks.

Otra prestación genial es la identificación de las tazas con tinta comestible, de manera que cada quien pueda tener su propio recipiente y pedir el café con las características que quiera. Lo mejor es que llevamos varias líneas hablando de máquinas de hacer café y aquí no es donde está el interñes de Zipwhip: ellos quieren impulsar el uso de mensajes de texto y por ello están redefiniendo su utilidad lo cual, por cierto, podrían conseguir con un invento como éste, pero caducaría en el tiempo en cuanto aparecieran secuelas de Textspresso capaces de servir cafés pedidos por Whatsapp.

Un punto de decepción, excepto para aquellos con alma de inventor: No se prevé el lanzamiento comercial de Textspresso, de manera que no podremos ir a una tienda de electrodomésticos y hacernos de una de estas máquinas. No obstante, la gente de Zipwhip ha comentado que en algún momento hará públicos los pasos para construir una, así que si de verdad a alguien le interesa mucho tenerla, podrá hacérsela… o intentar hacérsela.
¿Alguien quiere un café? 🙂