Los pagos móviles no acabarán con las tarjetas de crédito, dice ejecutiva de Visa

Los pagos móviles no acabarán con las tarjetas de crédito, dice ejecutiva de Visa

El plástico mantendrá su gobierno en los países en desarrollo por lo menos durante un tiempo más.

El crecimiento de las tarjetas de crédito como forma de pago en los mercados emergentes difumina las posibilidades de que el plástico sea definitivamente desbancado por el móvil. Es lo que piensa Elizabeth Buse, presidenta del Grupo Visa para Asia Pacífico, Europa Central, Medio Oriente y África.

“Es estos mercados (los emergentes) encontrarás personas que quieran productos de crédito, generalmente aquellos que incluyan una tarjeta. Se trata de quienes viajan mucho, hacen compras tradicionales por Internet y quieren estar en el tope de la pirámide”, dijo Buse en una entrevista concedida a Down Jones Newswires en Singapur.

Así, el truco para la banca sería saber tomar cada segmento de consumo con la herramienta ideal: quizás una manera más eficaz y con mayor credibilidad para aumentar la bancarización por crédito en los próximos años sea el otorgamiento de plásticos magnetizados, con lo cual este instrumento alargará su presencia en el catálogo por un buen, buen tiempo.

Aun así, eso no significa que el comportamiento de la banca no vaya a ser tender a ganarse la confianza de la gente con un mecanismo tradicional y luego comenzar las migraciones hacia otras plataformas, de modo que no se descarta que los expertos del sector estén trazando algún proyecto de sustitución definitiva, quizás, para la próxima década.

Sedes millonarias

La sede de sistemas de pago de Visa funciona en Estados Unidos desde el año 2008 y es una de las más fuertes unidades de la compañía. Y desde allí en parte florece la idea de que el dinero puede venir de lugares que históricamente fueron raras veces considerados como centros financieros.

Es el caso de Indonesia y de Asia en general, de donde se dice “hay un montón de dinero”, los ojos de las compañías se posan cada vez más y, en el caso de Visa, los mercados donde las personas recién comienzan la adquisición de varios productos financieros, resulta más que propicio para remar hacia su meta de obtener más del 50% de sus ingresos de países diferentes a los Estados Unidos.

En fin, que toda transición toma su tiempo, sobre todo porque hay mucho de la voluntad de los usuarios en este tipo de cambios. Para muestra, la transición del teléfono móvil al smartphone, que si bien nos parece muy completa a simple vista, no es definitiva y muchas fabricantes aún ponen bastantes esfuerzos en satisfacer a su público de gama básica.

Link: Mobile won’t kill card payments in emerging markets – Visa executive. (TotalTelecom)