Desarrollan un sistema capaz de hacer que las máquinas sientan y entiendan las emociones

Desarrollan un sistema capaz de hacer que las máquinas sientan y entiendan las emociones

Científicos españoles están trabajando para que los robots sean capaces de anticiparse a las emociones humanas y se adapten a ellas

Convivir con Robotina o Rosey, de Los Supersónicos, puede estar más cerca de los que pensamos: Un catedrático de la Universidad Pablo de Olavide (Sevilla), José Luis Salmerón, ha dado un nuevo paso adelante en las investigaciones sobre la inteligencia artificial (IA), al diseñar un sistema que dota a las máquinas de emociones… Sintéticas.

El trabajo desarrollado por Salmerón permitirá en primer lugar que los robots puedan imitar emociones, algo que desde hace tiempo parece ser la meta en la se centran la mayoría de las investigaciones en materia de IA.

Pero lo más interesante del proyecto es que también permitirá que los robots se anticipen a las emociones humanas y que se adapten a ellas interactuando según las circunstancias.

Según el líder de esta investigación, al incluir las emociones artificiales en las máquinas, se pueden incorporar nuevas funciones que luego aplicarían a su trabajo y las dotaría de mayor autonomía. Y como resultado final, conseguirían adaptarse mejor a la interacción con los seres humanos.

Siguiendo en la misma línea, se podrían crear robots que tuvieran sus propias emociones: Sentirían “hambre” cuando sus baterías estuvieran bajas, o “alegría” si su trabajo sale bien.

¿Cuál podría ser la meta de estas investigaciones? Que los robots o máquinas al lograr anticiparse a las emociones de los seres humanos, adopten acciones encaminadas a producir emociones positivas en las personas con las que interactúan. Opino que quizás en un futuro estos avances se utilizarán como una ayuda a las personas mayores, ya que hace tiempo vimos robots-cuidadores de abuelos, por ejemplo.

De todas formas el camino hasta lograr robots inteligentes con capacidad para opinar y entendernos, es largo… De momento nos contentaremos con esa aplicación que os trajimos por estos lares y que reconoce las emociones humanas por el estudio automatizado de la voz, ¿la recordáis?

Link: Un español crea “emociones sintéticas” para las máquinas (Abc)