[metroimage ids=”38-95085,38-95087,38-95088,38-95090,38-95091,38-95093,38-95094,38-95096,38-95097,38-95099,38-95100,38-95102,38-95103,38-95104,38-95106,38-95108,38-95110,38-95112,38-95113,38-95115,38-95117,38-95118″ imagesize=”large”]

A primera vista: Max Payne 3

por

Jugamos dos niveles de la nueva aventura de Rockstar Games. Acción, disparos y mucho bullet time son algunas de las características de Max Payne 3.

Acción frenética, balaceras y muchos painkillers, tras nueve años de ausencia, Max Payne regresa en su tercera entrega para seguir pateando traseros y colocarse como uno de los lanzamientos más esperados del 2012.

Hace unos días tuvimos oportunidad de jugar un par de niveles de Max Payne 3, gracias a una invitación de los chicos de Rockstar Games. El equipo desarrollador en verdad se ha lucido con este lanzamiento que retoma muchos de los elementos que caracterizan a la serie, pero aumentados a la máxima potencia.

Todas las armas (dos al mismo tiempo, yay), los movimientos y la sangre vuelven una vez más, sólo que ahora se ven y funcionan mejor.

Más fluido que el agua


Un puñado de sujetos armados te rodea mientras comienzan a disparar hacia donde te encuentras a cubierto. Lentamente emprenden su desplazamiento hacia tu posición sin despegar el dedo del gatillo. Sabes que no hay otra alternativa más que lanzarte y volarles la cabeza antes de que seas tú el que coma plomo.

Sin pensarlo dos veces brincas hacia un lado con ayuda del efecto bullet time, apuntando y descargando los cartuchos sin reserva alguna mientras contemplas como la sangre de tus enemigos se riega por el lugar.

Envidiable, ese es el adjetivo que podría utilizar para describir la fluidez con la que se juega Max Payne 3. Cada salto o giro se ejecuta de forma brillante, tanto en el aspecto gráfico como en el de control del protagonista; el juego nunca se ve o se siente robótico, convirtiendo el título en una experiencia muy realista. Cabe señalar que el detalle aplicado al modelo de los personajes no pierde calidad en ningún momento, sin importar la posición de la cámara.

Los efectos familiares del bullet time se implementan ingeniosamente y se pueden utilizar al correr y disparar, o para lanzarse en cuatro direcciones diferentes (atrás, adelante, izquierda o derecha). Una vez terminado el salto, Max quedará postrado en el suelo, por lo que el jugador puede seguir disparando en esta posición o levantarse, todo con la posibilidad de hacerlo con un ángulo de 360 grados.

Como si no fuera suficiente gore, los diseñadores rescataron elementos característicos de los juegos anteriores, como la opción de seguir la trayectoria de la bala en algunos momentos clave del juego, observando cómo se incrusta en el pecho del enemigo y sale del otro lado.

Durante el tiempo que tuve la oportunidad de probar Max Payne 3, nunca me percaté de un alentamiento o disminución de la tasa de cuadros por segundo, además de que no existen las pantallas de cargado en ningún momento de la campaña principal (según palabras de Rockstar Games), por lo que la acción no se interrumpe de ninguna forma (claro, a menos que te eliminen).

Incluso las cut-scenes incluidas son breves y el cambio en las gráficas es imperceptible.

Regreso recargado


La trama principal se desarrolla en la ciudad de São Paulo, Brasil, escenario escogido por sus diversos contrastes. Las dos secciones jugadas (un estadio de futbol y un complejo de fábricas abandonadas) contribuyen perfectamente a la experiencia. Les puedo asegurar que nunca fue más divertido arrojarse en caída libre desde las gradas de un estadio mientras vacías un arma.

A pesar de que no faltaron los disparos aquí y allá, existe también la posibilidad de acercarse lo suficiente al enemigo y encararlo con un ataque cuerpo a cuerpo, lo que al final se remata con un disparo a quemarropa. El comportamiento de la inteligencia artificial es muy satisfactorio, dándole al jugador un buen reto; aunque debo confesar que en varias ocasiones tuve la oportunidad de salir y ponerme enfrente de los enemigos para aplicar la ejecución estilo pandillero sin muchas consecuencias.

A diferencia de otros juegos de Rockstar Games, aquí no hay sistema de mira automática, lo que permite un control total en las acciones y un vínculo más cercano con el protagonista. La curva de aprendizaje del control puede parecer complicada al principio (confundiendo botones en pleno intercambio de plomo), pero conforme se avance en el juego se podrán realizar las combinaciones más espectaculares sin mayor dificultad.

A petición de los fanáticos y copiando el modelo tan efectivo de entregas similares, Rockstar Games ha implementado un sistema de cobertura con sólo apretar un botón. Esto será de gran utilidad para protegerse en los momentos de tensión sin la necesidad de perder de vista lo que sucede.

Por último, no puedo dejar de mencionar la excelente calidad de sonido en el detonar de las armas, la banda sonora compuesta por el grupo Health y la muy remarcable actuación de voz.

Max Payne 3 se perfila a ser una de las cartas fuertes del 2012. El juego estará disponible a partir del 15 de Mayo en Xbox 360 y PlayStation 3. Aquellos que opten por la versión de PC tendrán que esperar hasta el 29 del mismo mes para ponerle las manos encima.

Link: Más noticias de Max Payne 3 en Niubie