Unión Europea aprueba ley para regular costes de Internet móvil en el extranjero

Unión Europea aprueba ley para regular costes de Internet móvil en el extranjero

El objetivo a largo plazo es aumentar la competencia entre las operadoras con miras a la rebaja de los costes para los usuarios. El plan se ejecutará en escalada desde julio de este año hasta julio de 2014.

Un cerco económico para las operadoras se despliega desde Bruselas. Los costes derivados del uso de Internet móvil en el extranjero tendrán un precio tope a partir del 1 de julio, con lo cual las compañías telefónicas europeas se ven en la obligación de redefinir algunas de sus tarifas y los usuarios dejarán atrás el cálculo de variaciones cuando viajan con sus dispositivos y sus planes de navegación de un país a otro dentro de la comunidad.

La resolución, desprendida de la presidencia danesa de la Unión Europea junto a representantes de la Eurocámara, tiene rango de “acuerdo final”, según lo recogido por Europapress, y surge como consecuencia de la desatención a las advertencias que desde Bruselas se hicieron a las operadoras móviles, con respecto a la reducción de las tarifas de navegación en el extranjero, que han sido siempre bastante más altas que la navegación a nivel nacional.

“Los consumidores están hartos de ser estafados con altas tarifas de roaming“, pone en un comunicado la comisaria de Telecomunicaciones, Neelie Kroes. Según ella, la regulación que entrará en vigor desde el mes séptimo de este año, representa “una solución a largo plazo con precios más bajos, más opciones y un nuevo enfoque inteligente para la navegación por Internet”.

Así, quienes dentro de la Unión Europea naveguen con Internet móvil fuera de su país de origen, pagarán 70 céntimos de euro por mega, 20 por debajo de los 90 inicialmente propuestos por el Ejecutivo comunitario. El plan es que la tendencia sea descendente y para julio de 2013 en lugar de 70 céntimos se paguen 45 y un año más tarde, en julio de 2014, la tarifa sea de sólo 20 euros por mega.

La ley no llega hasta la reducción del coste de la navegación por roaming. También obliga a las compañías telefónicas a vender a las operadoras virtuales servicios de este tipo al por mayor, ya sean de datos, de voz o de SMS, con el propósito de que éstas los ofrezcan a sus clientes de acuerdo a sus propios parámetros y siempre de acuerdo a esta nueva norma.

Para los usuarios el poder de elección irá en aumento. La regulación aprobada contempla que para marzo de 2014 a los clientes les sea posible contratar itinerancia de forma separada a sus planes habituales, de modo que, por ejemplo, un suscriptor habitual de Yoigo en España, pueda viajar tomando como proveedor en el extranjero a Movistar, sin que eso implique un cambio de número y con miras a que los clientes tengan siempre la oportunidad de elegir los contratos más económicos.

Junto a este anuncio va la prórroga por tres años de los topes ya vigentes para las minoristas de llamadas y mensajería de texto en el extranjero, de caducidad inicialmente prevista para el 30 de junio de este año.

Apuntemos, también, que el precio máximo autorizado para llamadas de móvil bajará de 35 a 29 céntimos desde el 1 de julio de este año; a 24 céntimos el mismo día de 2013 y, finalmente, a 19 céntimos un año después, en 2014. Mientras tanto, los mensajes pasarán de 11 céntimos a 9 el venidero 1 de julio, a 8 céntimos en 2013 y a 6 céntimos en 2014.

Pero, como todo en la vida, esta ley no está hecha tanto para lo inmediato como para un plan mayor: tras la aparente “deflación”, el objetivo más grande es que las regulaciones arrecien la competencia en el sector de telefonía móvil con roaming generando una progresiva tendencia a la baja en los precios al público.

Link: La UE aprueba rebajar por ley los precios por el uso de Internet móvil en el extranjero. (Europapress)