Un robot submarino español competirá en RoboSub 2012

Un robot submarino español competirá en RoboSub 2012

Un grupo de jóvenes ingenieros españoles está construyendo un submarino que competirá en el prestigioso concurso internacional RoboSub 2012. ¡Conversamos con sus creadores y aquí te lo contamos todo!

Jóvenes ingenieros españoles están construyendo un submarino que competirá en el prestigioso concurso internacional RoboSub, en el que año tras año se dan cita algunas de las mejores universidades del mundo para poner en práctica su ingenio y valor, enseñando sus propuestas robóticas de ultramar.

Así como lo lees: En la edición 2012 de Robosut por primera vez participará un equipo español que llevará su robot bautizado “Isaac Peral y Caballero, en honor al ilustre inventor español del submarino torpedero.

En la competición internacional que tendrá lugar el próximo 16 de julio en San Diego (Estados Unidos), el “Isaac Peral y Caballero” deberá superar diversas pruebas tales como atravesar una puerta de acceso, identificar elementos, rescate, ubicación y manipulación de objetos, disparo de precisión de torpedos en objetivos concretos… ¡Vaya tela!

Sus creadores, cerca de 40 estudiantes españoles de Ingeniería, que están organizados en la asociación FuVe-E (Future Vehicles and Entrepeneurs), proceden de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), de la Universidad Politécnica de Madrid, de la Universidad Rey Juan Carlos y de la Universidad Complutense de Madrid.

Y como bien sabéis que en Fayerwayer nos encanta este tipo de iniciativas, no pudimos resistirnos a la tentación de contactar con los chicos de FuVe-E, quiénes nos aseguraron que su robot submarino será capaz de superar las pruebas a los que será sometido en el concurso internacional, y mucho más, porque incorpora tecnología jamás presentada en el RoboSub:

“Todos los grupos incorporan un único ordenador, pero nosotros hemos decidido comprar tres así que nuestro submarino es un superordenador, con 12 procesadores, tres tarjetas de aceleración gráfica y 32 gigas de RAM”, explica orgulloso Julio Guillén, jefe del equipo de Software del proyecto.

Equipo de élite

El “Isaac Peral y Caballero” cuenta con visión tridimensional, en lugar de la típica cámara para detectar colores que bastaría para la piscina del certamen. De esta forma, es capaz de realizar un mapa tridimensional en tiempo real, de detectar colores o imperfecciones del terreno, nos explican sus creadores.

Además, incorpora torpedos, pero no los típicos: Estos son inteligentes. Es por esto que el submarino es capaz de detectar el objetivo, transmitir la información a los torpedos y éstos, gracias a que incorporan “visión artificial” (con ocho procesadores DSP) apuntan perfectamente en el blanco. Nos confirman que la precisión es tal que pueden alcanzar el objetivo, por muy pequeño que sea, a una distancia de diez metros.

Todos estos dispositivos permiten que, con algunos cambios, el aparato tenga aplicaciones concretas, como localizar naufragios en lugares donde la visibilidad sea nula. Además, gracias a la fusión de sensores, se podrán analizar microfisuras en el casco de un barco sin necesidad de submarinistas.

Y es que sobre la utilidad de este robot submarino, más allá de representar a España en RoboSub, Carlos Matilla, Project Manager de FuVe-E, destaca algunas de las tareas que podría cumplir:

Un robot como este serviría para cartografiar el fondo del océano y encontrar recursos que son tan valiosos hoy en día. Pero, no solo eso: En catástrofes como la de la central de Fukushima, un robot submarino podría llegar donde ningún humano puede, y así ser parte de la solución del problema. También para accidentes como el del Costa Concordia, donde muchas veces los buceadores no podían internarse por peligrosidad y por mal tiempo, un submarino de esta clase, superaría esos obstáculos”.

Mucho ingenio y alta inversión

No hay que ser un experto en robótica, ni nada por el estilo para comprender que construir un submarino supone un importante esfuerzo económico. por eso, aunque hasta el momento FuVe-E ha contado con el apoyo de la ETSI de Ingenieros Navales de la UPM, y las empresas Eyeos y SAES, los chicos se las ingenian para reducir costes en la fabricación del robot.

¡Todas las piezas las fabrican ellos! Así como lo lees: Para reducir los costes, los estudiantes lo fabrican todo: Cámaras, torpedos, sensores y demás componentes. Así, según explica Gabriel Guerrero, responsable del grupo de Sensores y Electrónica de FuVe-E, consiguen una reducción de costes “de diez a uno, pero a cambio, necesitamos invertir mucho más tiempo”, dice… Vamos, que nada es perfecto, pero la valentía con la que afrontan el reto es lo que a mi forma de ver tiene más valor.

Y es que si bien varios organismos públicos y privados les han ofrecido ayuda económica, ésta podrán tenerla cuando hayan terminado la construcción del submarino… Mientras, todo el dinero que reciben de los patrocinadores lo invierten en parte de los componentes, y algunos de los estudiantes hasta están invirtiendo su propio dinero para comprar algunos mecanismos. Sin duda, estos jóvenes son dignos representantes del talento científico y emprendedor español, ¿no creéis?

El “Isaac Peral y Caballero” está en plena construcción, tal como nos contó Carlos Matilla, el Project Manager de FuVe-E, asegurando que tan pronto este construido (en dos semanas aproximadamente) comenzarán con las pruebas telecontroladas y de sistemas básicos, como pueden ser la propulsión, así como de características básicas como bien puede ser la resistencia del mismo:

“A finales de abril comenzaremos con las primeras pruebas monitorizadas en las cuales, nuestro submarino irá probando ciertas funciones más avanzadas (sistemas de guiado, torpedos, etc.) con ayuda exterior en algunos casos. Finalmente, a principios de julio, esperamos tener el submarino operativo como robot, es decir, totalmente autónomo y preparado para las últimas pruebas que haremos como pudieran ser tests en mar abierto o en un río”.

¡Y de allí, listos a representar a España en la edición 2012 de RoboSub! Ahora, una pregunta obligada que seguro más de uno de vosotros os estáis haciendo en este momento: ¿Qué pasará si la propuesta española no gana el concurso? Pues que estos chicos habrán demostrado el talento que tienen y que son valientes ingenieros emprendedores. ¿Y si lo ganan? Pues nos prepararemos para ver su propuesta del año, porque de seguro nos volverán a sorprender. ¡Ánimo y mucha suerte!