Sunset Riders [NB Oldies]

Sunset Riders [NB Oldies]

Visitamos uno de los mejores arcades del Viejo Oeste. ¡Desenfunda, forastero!

Corrían tiempos más simples, más tranquilos, más ingenuos.  La tecnología no estaba en todos lados y todo tenía una vibra distinta.  Antes de las TV 3D, de los LCD y los plasma, antes de la banda ancha y las consolas en línea; entre cartuchos y CDs, entre clásicos y sencillez, entre consolas y arcades, entre 8 y 32 bits… Bienvenidos a NB Oldies.

Con TMNT en 1989, Konami inició una era dorada en títulos arcade de 4 jugadores: Turtles in Time, X-Men, The Simpsons, Bukcy O’hare y Crime Fighters 2: Vendetta. Todos los juegos mencionados se pasean por la memoria gamer de quienes conocieron el esplendor de las galerías traga monedas (o fichas, por estos lares)… sin embargo, el recuerdo más latente proviene del Viejo Oeste.

Sunset Riders apareció en arcades en 1991, un juego con fórmula propia pero con aires de ser primer hermano de Contra cautivo a muchos jugadores. Realmente no sé qué lo hacía (y hace) tan especial… pero las aventuras de Steve, Billy, Bob y Cormano siguen presentes en el inconsciente colectivo jugón.

Recuerdo cuando la máquina llegó a mi barrio, a mediados de 1992. El tipo que instalaba los equipos preparaba, soldaba y configuraba la máquina para luego probarla completamente, con free play para el afortunado que estuviese cerca… y yo estaba ahí. Todos los niños gozaban ese momento mientras el dueño de la galería miraba con mala cara el gesto, pero nada podía hacer, el tipo no era su empleado. Desde esa tarde hace ya 20 años me quedé enganchado a un juego simple, directo, cumplidor y excepcionalmente bien armado.

El buen Sunset se alimentaba del uso de clichés del Oeste: vaqueros bonachones, chicas en peligro, despiadados villanos, bandidos de rostro cubierto, cantinas y diligencias, asaltos a trenes y estampidas de ganado… todo con una fórmula llena de acción desde el momento uno. La paleta de colores utilizada en este juego es una fantasía del opio: camisas amarillas, ponchos y balas rosa, caballos de piel azul y purpura brillaban en el juego… pero la magia y la ingenuidad de esos días impedía verlo, de hecho nadie lo cuestionaba ni parecía notarlo.

Por otro lado, sus héroes tenían personalidad propia, aunque los favoritos solían ser Billy y Cormano (quien no lo podía escoger jugaba con Bob como premio de consuelo)… mientras los jefes de nivel eran imponentes y su dificultad proyectaba respecto, especialmente desde el nivel 4 en adelante. Si bien los 3 primeros bosses eran relativamente sencillos de derrotar, la cosa comenzaba a ponerse complicada al enfrentar a los hermanos Smith; en aquellos días ellos eran el punto de tope y, si los derrotabas, comenzabas a capturar las miradas ya que comenzabas a jugar lo realmente difícil. El Greco, el jefe Scalpem y Palo Loco eran los hombres de confianza de Sir Richard Rose -por quien se ofrecía una suculenta recompensa- y, juzgando por la dificultad de cada uno de ellos, progresivamente valían cada dolar.

La música era un tributo a los sonidos característicos del Viejo Oeste y además bebían derechamente del estilo e instrumentación de los juegos de Konami a inicios de los 90, mientras el sonido hacía todo lo tecnologicamente posible. Todos los enemigos gritaban de la misma manera (los héroes hacían lo mismo) y los diálogos de los jefes eran toda una ceremonia: decían una frase antes de comenzar la batalla y otra al ser derrotados, inspirando a muchos a aprendérselas de memoria.

Pienso en Sunset Riders y recuerdo tardes noventeras, en lo simple que era disfrutar. Recuerdo sus Bonus Stage (incluso parte del orden de los enemigos), el maldito vaquero que aparecía desde abajo y me mataba siempre en cerca del final del tren en el nivel 2, el entretenido combate con los hermanos Smith y esas condenadas rocas donde se refugiaban los indios en el nivel 6. Recuerdo jugarlo tardes al salir de la escuela, maldecir a decir basta las diagonales de los controles cuando no estaban en buenas condiciones (“no marqué eso, me quería deslizar”), las fichas a CLP$25 e incluso esas tardes en los Diana, más de una década después, disfrutando de sus encantos en algún paseo al centro de Santiago.

El juego apareció en consolas (Super Nintendo y Sega Genesis/Megadrive) un par de años después y a pesar de -dentro de lo posible- intentar ser fieles a la versión original, nada supera la experiencia de haberlo jugado en Arcades. A pesar de sus limitantes técnicas (especialmente para la consola de Sega), la entrega hogareña de Sunset Riders conitnuó su legado y permitió que muchos vivieran su sueño: tener su juego favorito en casa.

Como juego, la efectiva simplicidad de Sunset Riders aún está vigente: un estilo de juego simple, pulido y trabajado, lleno de encanto y gratos recuerdos. Después de ver el éxito de The Simpsons para PSN y XBLA, no me cabe duda que traer de vuelta a Sunset Riders sería un exitaso para Konami, un juego que les resultaría barato de producir y que entre logros, trofeos y multigador en línea dejaría a muchos usuarios felices.

Para muchos hoy el Oeste gamer es sinónimo de Red Dead Redemption… y lo entiendo perfectamente. Durante la década pasada  hubo otros juegos del Viejo Oeste como Gun y los 2 primeros Call of Juarez, pero esto comenzó antes. Si bien GunSmoke es uno de los primeros juegos populares del Oeste (Capcom, 1985) es la entrega de Steve, Billy, Bob y Cormano la que vive en el recuerdo arcade. Sunset Riders es un clásico, es Konami en su mejor momento y su máxima expresión retro… un título simple pero distinto, único y del cual muchos tenemos gratísimos recuerdos.

Cuatro vaqueros caza-recompenzas, muchos malechores y acción de la vieja escuela; todo un Niubie Oldie.

PD: Si les huele algo a Contra, tienen razón. La versión arcade fue dirigida por Hideyuki Tsujimoto, director de Super Contra.

PD2: Por algún motivo, Konami tenía la tendencia a dejar al personaje con mejores habilidades en el Player 3 (Bart en The Simpsons, Donatello en TMNT, Boomer en Crime Fighter 2: Vendetta, Dead-Eye Duck en Bucky O’hare… entre otros).

PD3: Quizás muchos ya lo habían notado, pero observen la esquina superior izquierda en el combate con el jefe del segundo nivel (Hawkeye Hank Hatfield).

Link: Niubie Oldies