Según LG y Samsung, el 3D en móviles tiene un brillante futuro

Según LG y Samsung, el 3D en móviles tiene un brillante futuro

Gran cantidad de fabricantes expresan sus deseos de sumar a su portafolio de equipos un terminal 3D. ¿Es realmente necesario hacer esto si no existe una política de contenidos asociada?

Levanten la mano todos aquellos que tienen un móvil 3D en sus manos, o todos aquellos que iban a comprarlo y se dieron cuenta que vivirían en una isla por no tener mucho más que hacer además de presumir a sus colegas que tendrían uno.

Eso suena bien por las primeras dos semanas, pero a futuro no suena interesante, ¿cierto?

Esto no parece importarle a los fabricantes asiáticos, quienes apuestan firmemente por esta tecnología y ven en ella el futuro de la industria de consumo de contenidos móviles. LG ha apostado un año más por la renovación de su Optimus 3D, y durante MWC lanzó al mercado el Optimus 3D Max, que se vale de una serie de desarrollos en esta tecnología para que este nuevo terminal sea más delgado y liviano que el modelo anterior.

Por su parte, HTC no ha lanzado nada nuevo incorporando esta tecnología. Sin embargo, el que se sumará a la fiesta tridimensional será Samsung, que ha anunciado que apoyará esta tendencia en algún momento indeterminado.

Otros que podrían ingresar serían los chinos: ZTE y Huawei han mejorado sustancialmente su diseño y prestaciones, y el próximo paso sería adelantarse a los fabricantes occidentales con prestaciones avanzadas y transversales para el consumo y creación de material 3D.

Todas estas empresas creen que el 3D realmente aporta realmente a la experiencia multimedia, pero da la impresión que todavía ninguna empresa ha podido dar en el clavo respecto a su uso real, quedando sub-utilizado y permitiendo a los usuarios sólo crear sus contenidos, pero no consumir otros específicamente creados para estas plataformas.

Claro, en el futuro veremos una serie de cosas que sumarán a mejorar la forma en que consumimos el contenido tridimensional: Mejoras en las pantallas lenticulares, formas sencillas y más efectivas de compartir contenido con el resto de nuestro ecosistema evolucionando desde el DLNA, un mejor consumo de batería asociado a la utilización de esta tecnología y un largo etcétera de cosas que deben pasar para que el 3D entre con fuerza, esta vez a los aparatos que cargamos en nuestros bolsillos.

El gran problema de los móviles 3D — y en general de la industria que explota contenidos tridimensionales — es la falta de contenidos suficientes como para sustentar este tipo de soporte. Sí, tengo un móvil con estas características, pero no tengo nada más que videos grabados por mi, el puñado de videos de YouTube que existen en el canal dedicado a este material y los clips que el teléfono traía de fábrica… Y eso no está bien.

Pero esto nos lleva a otra pregunta más amplia todavía: ¿Necesitamos 3D en el móvil? Personalmente creo que existe un nicho gamer joven que podría ser explotado exitosamente, pero probablemente el precio de esta tecnología sigue siendo muy alto para que ellos puedan acceder masivamente a equipos de estas características.

Si realmente los fabricantes van a seguir con esto, se necesita con urgencia un impulso similar al que los estudios en Hollywood han dado al cine. Lamentablemente, esto no se ha replicado en el mundo móvil, y tanto estudios de juegos como proveedores de material audiovisual han dejado de lado este terreno para darle impulso a videos y juegos convencionales, ignorando completamente el potencial que esto tiene a futuro.

Pero parece que no hay voluntades para cambiar las cosas, y todo indica que el 3D seguirá siendo el rincón olvidado en la industria, y — así como vamos — seguirá siéndolo por un buen tiempo.

Fabricantes: ¿Pongámonos serios antes de seguir con esta aventura?

LinkLG, Samsung: We’re not done with 3D yet (CNET)