Plásticos que se reparan solos, un paso más para olvidarnos de las fundas

Plásticos que se reparan solos, un paso más para olvidarnos de las fundas

Cualquier daño menor en este material podría repararse de forma sencilla y rápida sólo dejándolo bajo una luz común y corriente. Nada mal, ¿eh?

La paranoia de algunos frente a su teléfono nuevo — me incluyo dentro del grupo — para evitar al máximo la primera raya, imperfección o golpe y así estropear el look de aquella inversión guía a la gente a comprar horrendas fundas y plásticos, los que abultan tanto nuestro equipo que pareciera que quisiéramos camuflarlo en vez de protegerlo.

Bueno, esto podría ser una cosa del pasado gracias al desarrollo de investigadores de la Universidad de Mississippi del sur, quienes han creado un plástico que se repara de forma autónoma al ser expuesto a luz, temperatura moderada o cambios en el pH del mismo.

Al crearse un daño físico, la zona se marca de color rojo — reaccionando casi como si de un moretón o un pequeño corte en nuestra piel se tratara — debido a la rotura de las cadenas de hidrocarbono de las que el plástico está compuesto, las que se recompondrán a nivel molecular tan simplemente como aplicando luz  en la zona dañada, dando como resultado la eliminación del daño.

Por supuesto, esto es sólo un sueño por ahora y no hay planes de llevarlo a un desarrollo de corte comercial, pero este es un paso muy importante para todos aquellos que odian las marcas de uso en sus terminales.

Con la irrupción de teléfonos con coberturas de Teflon, aluminio e incluso cerámica para escapar del plástico, no parece tan descabellado que la implementación de esta tecnología pueda cambiar la forma en que pensamos acerca de este material… Mientras tanto, sigue con esa funda.

LinkUniversity researchers create self-repairing plastics (PhoneArena)