NB Opinión: El mejor final

NB Opinión: El mejor final

La polémica por el final de Mass Effect 3 da para hablar, analizar y sacar conclusiones sobre la importancia de los finales. Todo, libre de spoilers.

Apenas llegué a casa de mis vacaciones, mi primer objetivo fue terminar Mass Effect 3. Había logrado evitar olímpicamente los spoilers, manteniéndome en una frágil burbuja, todo mientras trataba de controlar la intriga creada por las -cada vez más- presentes quejas y rechazos provocados por el final. Con tanto aviso, estaba emocionalmente preparado a un escenario adverso; sabía que probablemente el final no me iba a gustar y a pesar de no generarme una decepción digna de demandas, si sentí que BioWare se equivocó, errando el camino en el momento menos oportuno.

Los malos finales están presentes en todo tipo de medios; en juegolandia, el confuso final de Metal Gear Solid 2 (con conspiraciones dentro de conspiraciones dentro de más conspiraciones) decepcionó a muchos fans, sobretodo después del memorable cierre del primer MGS. Si bien Halo 2 dejó huella en la pasada generación de consolas, su abrupto e inesperado final también hizo que muchos quedaran con el rostro desencajado. Por suerte, tanto Konami como Bungie aprendieron de sus errores en las siguientes entregas de sus sagas… pero el nivel de rechazo generado por el final de Mass Effect 3 parece no tener precedentes.

Hay que ser fríos y separar el juego (que sin dudas cumple) con su final. Muchos pudieron tolerar el cambio de ritmo narrativo (comienza con un extremo sentido de urgencia que se va desvaneciendo poco a poco para ser retomado a medida que se acerca el final) y que, a ratos, Shepard parece el niño de los mandados/encargos a nivel intergalático… pero el final es sin dudas el punto de tope. Entonces cabe preguntarse: ¿Nadie en BioWare se dio cuenta de esto? ¿Nadie cuestionó las decisiones tomadas y sus posibles repercuciones? ¿Nadie vio venir esta tromba? Y peor aún: Tanta decisiones, tanto esfuerzo y rutas distintas… ¿todo para esto, para terminar así? Resulta peor si consideramos que BioWare tiene escuela en cerrar bien las historias (no sólo en la saga Mass Effect), entregando finales adecuados en sus 2 entregas pasadas. Y ese es el concepto clave: un final adecuado.

Mientras jugaba Red Dead Redemption, hubo ratos en que me sentí decepcionado y pensé que era un gran juego pero no uno memorable… y días después -al ver su final- no podía hacer más que caer rendido ante una historia madura, magistralmente narrada y excepcionalmente satisfactoria. En mi memoria los malos ratos, los dolores de cabeza y esos momentos donde no le encontraba tanto chiste quedaron atrás porque el cierre fue satisfactorio, comprometido, memorable e íntimo. Así de importante puede llegar a ser un final.

Si bien los videojuegos tienen sus normas y características narrativas propias, un buen final no tiene porque ser necesariamente feliz (y vivieron felices para siempre) ni entregar todas y cada una de las respuestas (ahí tienen el final de Klonoa, de Silent Hill 1 y 2 y del mencionado Red Dead Redemption, entre otros). Al igual que cualquier otro tipo de proceso, un buen final debe entregar cierre, debe ‘sentirse’ bien, debe cumplir con lo que debe hacer. Los finales son tan importantes que -si son buenos e incluso memorables- pueden maquillar los problemas y ripios de la historia, trascendiendo y quedando con su gran cierre en el recuerdo y la memoria colectiva (o logrando exactamente lo contrario, a lo Matrix Revolutions).

Remarco la idea de “sentir” un final como adecuado porque en sagas tan queridas como Mass Effect, este factor tiene un peso extra. Seguir una saga desde sus comienzos es -literalmente- un acto emocional y, a grandes rasgos, los fans no están disgustados por el dinero o el tiempo invertido; están enojados porque la ‘inversión’ que como jugadores pusieron en la historia parece no haber sido retribuida correctamente con el desenlace dado por BioWare. El pago emocional entregado por el final de esta historia se queda corto… quizás demasiado corto.

Narrativamente hablando todo tiene importancia, tanto el viaje como su final; tienen una relación directa donde se afectan mutuamente. Un final incompleto deja un desagradable sabor en su público -sin importar el medio en que este tenga lugar- y el caso de Mass Effect 3 comprueba la sabiduría del dicho “en la puerta del horno se quema el pan”. A veces claramente este tema luce como la asignatura pendiente en el mundo de los videojuegos, esa que podría graduarla final y masivamente como una gran plataforma narrativa.

Parece evidente que para muchos jugadores tanta promesa previa hoy parece inconclusa, tantos detalles que parecían tener importancia ahora lucen insípidos y ese clásico cuento de “sabíamos como cerrar la saga, qué queríamos contar” suena -en vista de las circunstancias- precisamente a eso, un cuento. De momento BioWare no ha dicho oficialmente que harán un nuevo final (argumentado que la saga será recordada por su historia), pero creo que es un argumento poco válido si se trata de un final que -insisto, para muchos- desacredita y quita peso a los sucesos previos. De hecho si hacen un final nuevo, seguramente cobrarán por él.

Todo lo bueno termina bien, dicen por ahí, y el traspié generado por el final de la saga Mass Effect no puede ser ignorado. Cada uno tiene el justo derecho de interpretar este episodio y darle la importancia que estime conveniente (a algunos les gustó, a otros les dio lo mismo y muchos siquiera son fans de la saga) pero más allá de visiones personales, lo ocurrido no deja de ser todo un tema. La fanaticada de Mass Effect es apasionada (y vaya si lo han dejado claro) y su descontento es claro manifiesto de la importancia de tener ideas claras, de entregar lo que la gente siente les fue prometido y de hacerse responsable -como desarrollador- de las decisiones narrativas tomadas.

Lo más triste es la sensación que quedó -y probablemente perdurará- en muchos fans, la decepción de esperar esperar tanto por tan poco y el pecado de BioWare, con un autogol en los descuentos. Quizás muchos fans entendían, sentían y veían la saga con más claridad que sus mismos creadores.

Link: Todo sobre Mass Effect 3 en Niubie