NB Labs: Street Fighter x Tekken

NB Labs: Street Fighter x Tekken

Choque de universos en el nuevo crossover de Capcom.

Plataformas: PlayStation 3 (analizada), Xbox 360
Desarrollador: Capcom
Distribuidor: Capcom

Los crossover en juegos de peleas siempre tienden a, más que homologar un elenco de jugadores de diferente origen en terreno neutral, utilizar un universo como base y adaptar los foráneos a tal universo. Ese es más o menos el caso de Street Fighter x Tekken, que toma un buen número de personajes clase Namco y los adapta al entorno de combate bidimensional ya clásico de Capcom. Y además, intenta modificar un poco las reglas de juego para evitar al máximo las descompensaciones.

La base de este nuevo juego es conocida, ya que toma lo que es Street Fighter IV en todas sus variedades y empieza a construir desde ahí hacia arriba. La primera gran diferencia es que el sistema de batalla se basa en el “tag team”, o sea, dos peleadores por bando que se pueden intercambiar en cualquier momento y que obviamente pueden sacar ventaja de movimientos en conjunto. Aunque eso sí, al vaciarse la barra de vida de un luchador, se cierra el round en K.O. y pasamos a lo siguiente, lo que ya altera un poco las mecánicas habituales del formato.

De nuevo, el sistema de combate en general viene directamente desde Street Fighter IV, pero con ciertos cambios que afectan principalmente a las combinaciones y al ritmo de combate. En lo que parece una clara intención de evitar el alienamiento de los jugadores de Tekken (y con excepción del cambio lógico a las 2D) se han respetado bastante las características de los luchadores marca Namco. Básicamente, ninguno tiene proyectiles y hay varios movimientos clásicos que están ahí, en un nueva presentación pero con la misma efectividad de siempre. También hacen acto de presencia los combos semi prefijados que se encadenan con 3 o 4 golpes de botón, y se dejan de lado algunos movimientos como los “focus” de Street Fighter IV.

El formato es funcional, y en cierta forma evita que los luchadores de Tekken entren siempre en desventaja frente a los de Street Fighter (las diferentes combinaciones entre Akuma, Ryu y Ken las ví muy frecuentes al jugar en línea). Por otra parte, se agregó un nuevo sistema de gemas, pequeños objetosque puede llevar cada luchador de forma individual y que dependiendo de su tipo potencian algunas características. Las gemas se activan con jugadas del estilo “encadenar cinco ataques normales”, “bloquear tres ataques especiales”, y pueden aumentar la velocidad, el daño de los ataques, o hasta automatizar movimientos especiales. Dependiendo de la gema, hay algunas más potentes que otras y de hecho las más poderosas incluyen algún tipo de penalización, como ser reducción de daño a cambio de un aumento sustancial de velocidad.

Las gemas se pueden personalizar para cada luchador de forma independiente, aunque la usabilidad del sistema está lejos de ser la óptima; de ahí que Capcom haya anunciado que habrán modificaciones a esto en una actualización futura. Sin embargo, algo que no termina de cuajar es el hecho de que la edición especial (y por ende, más cara) de Street Fighter x Tekken incluya gemas más poderosas que no se pueden adquirir de otra forma. Igual no es exactamente un “deal breaker” ni nada por el estilo, porque el sistema de gemas es simplemente un buen complemento al núcleo de combate, pero que esto se haya hecho de esta forma es una decisión más que se suma a todas las pésimas que ha tomado Capcom para con el marketing del juego.

Luego, el formato de presentación del juego continúa con lo visto en Street Fighter IV. El modo arcade es básicamente eso, luchar contra los equipos formados por la CPU hasta llegar al gran jefe, y con un final contando la historia particular de lo que pasó con los luchadores post jefe final. Se agradece que el tutorial sea bastante claro, sobre todo presentando los nuevos ataques en conjunto y su forma de utilización, y queda la sensación en general de que de entrada el juego es un poco más accesible en cuanto a las técnicas básicas de combate. No es nada malo ni mucho menos, es totalmente entendible pensando en que hay que atraer a gente de un diferente universo, y que mejor que simplificar las cosas pero sin hacerlas a prueba de tontos.

Jugando en línea puede llegar a ser una odisea, dependiendo del prisma (y obviamente de la habilidad del jugador). Si Street Fighter IV en general anda fluído y no pone demasiadas trabas a la hora de ofrecer una experiencia de juego online similar a la local, a Street Fighter x Tekken pareciera que le cuesta un poco mantener el ritmo; primero, porque hay mucho de combate cerrado, más de combos tipo uno-dos que de “zoneo” y donde el timing se hace aún más imprescindible. Y segundo, porque los problemas de audio son tan terribles que muchas veces el jugador termina confundiéndose con lo que pasa en pantalla: los golpes no suenan, o suenan tarde, las voces entran totalmente a destiempo, y en general todo el audio es un completo desastre. En mi caso, finalmente corte por lo sano y le quité el volumen a la TV al jugar en línea, porque antes que escuchar hadokens que se tiraron 3 segundos atrás, mejor nada. Lamentablemente, la experiencia a través de internet no es todo lo satisfactoria que uno pudiera esperar, y menos considerando los antecedentes de Capcom en el rubro.

Dejando de lado el online, el juego local si es mucho más disfrutable, sobre todo si son varios los jugadores armando equipos. El elenco de personajes hace una buena selección de personajes, aunque parece inexplicable la ausencia de Blanka a cambio de otros menos familiares, especialmente para los fanáticos de Street Fighter. Y de nuevo, es imposible no mencionar en que Capcom parece hacer las cosas a propósito si se trata de crear molestia entre los jugadores: el número de luchadores no es lo que podría decirse un grupo reducido, pero la fragmentación (a excepción de los específicos de una plataforma, como Cole McGrath de inFAMOUS) no tiene sentido alguno. ¿Por qué Mega Man o Pac-man vienen desde la caja en PlayStation 3 y no en Xbox 360? Inexplicable, y más aún cuando muchos de los personajes que se van a vender a través de DLC ya vienen en el disco.

Street Fighter x Tekken es por definición un buen juego de peleas, pero no uno perfecto ni tampoco parece tan pulido como Street Fighter IV, algo que definitivamente extraña considerando que en Capcom saben de juegos de lucha y de cruzar universos. Eso sí, los personajes de Namco se sienten bien (aunque son varias las voces que consideran que están en leve desventaja) y las armas de ataque son suficientes aún para que los asiduos a Street Fighter tengan hartas novedades a las que sacarle jugo en esta nueva entrega. Jugar en línea puede no ser tan divertido como en modo local y con más gente ya sea mirando o jugando, principalmente por los problemas de audio y porque la curva de adaptación a las nuevas mecánicas puede requerir de un enfoque algo diferente y más preciso que antes. Pero esa es solo una parte del paquete, que a grandes rasgos y en su núcleo sigue siendo divertido para los fanáticos de los universos, a la vez que accesible para todos y profundo para los que buscan algo más.

Aún con sus cosas buenas, es imposible hacer la vista gorda con todas las cuestiones criticables que rodean al juego: la imposibilidad de armar equipos locales para jugar en línea en Xbox 360 y su impresentable excusa, los personajes descargables que ya vienen en el disco, las inclusión-exclusión de Mega Man o Pac-man, las gemas exclusivas de la edición especial y hasta las gemas descargables que, aunque Capcom diga lo contrario, atentarán sí o sí al balance del juego. No es que uno sienta que paga por un producto incompleto ni mucho menos -38 luchadores no es lo que digamos un elenco corto-, pero las decisiones de marketing van más allá de lo discutible, aún cuando uno perfectamente puede elegir no pagar nada y quedarse con lo que viene. Es hora de que en Capcom empiecen a tratar mejor a su fanaticada, que no es poca.

Lo imperdible:

– Buena mezcla de luchadores de ambos universos.
– El sistema de combate tiene suficientes variantes como para balancear estilos de juego diferentes entre sí.

Lo impresentable:

– Las gemas exclusivas, los personajes descargables incluídos en el disco, Blanka por DLC, y en general las horribles decisiones de marketing de Capcom.
– Que no se puedan hacer equipos locales para jugar en línea en Xbox 360.
– Los problemas de audio al jugar por internet hacen que la experiencia de juego se vea muy mermada.

¿Qué significa esto?