Frecuencias de comunicación que viajan en forma de Fusilli Italiano podrían ofrecer ancho de banda infinito

Frecuencias de comunicación que viajan en forma de Fusilli Italiano podrían ofrecer ancho de banda infinito

Un grupo de investigadores descubrió que fozando a una señal a viajar en forma retorcida como un fideo tirabuzón se podría lograr un espacio infinito de ancho de banda en espectros donde hoy están limitadas las comunicaciones por un determinado ancho de banda.

Todos sabemos lo que significa intentar apenas enviar un mensaje de texto o realizar una llamada en vísperas de navidad, año nuevo o incluso en festivales o cualquier lugar con una concentración importante de personas con teléfono en mano. La saturación del espectro de comunicación es tan alta (y convengamos que muchas veces también lo es la falta de infraestructura) que sencillamente no parece haber espacio para todos.

Al parecer, un equipo de investigadores encontró la solución a la falta de espacio para tantas comunicaciones en un simple plato de pasta italiana.

Según la publicación del doctor Fabrizio Tamburini (ahora entienden por qué encontraron la respuesta en la pasta italiana y no en una hamburguesa), en el New Journal of Physics, se descubrió que forzando a viajar a las ondas de radio en forma retorcida como siguiendo una ruta en el aire similar a la forma de un fideo fusilli o tirabuzón, se podría lograr un “potencialmente infinito” número de canales disponibles para transmisión en forma simultánea en una misma frecuencia de aire.

El secreto parece radicar en obligar a las ondas de radio a girar sobre su propio eje a medida que viajan, pero mejor que lo expliquen los propios científicos: “En una perspectiva tridimensional, este giro de fase se ve como un rayo con forma de pasta fusilli. Cada una de estas vigas retorcidas pueden ser generadas de forma independiente y que se propaguen y se detecten incluso en la misma banda de frecuencia, pero comportándose como canales de comunicación independientes”.

La teoría fue demostrada en una serie de pruebas desarrolladas en Venecia, ¿dónde podría conseguirse mejor fusilli acaso?, y se concretó transmitiendo dos ondas de radio retorcidas en la banda de 2.4GHz a una distancia de 442 metros. Luego del experimento confirmaron que sería muy simple seguir agregando señales en simultáneo sin siquiera afectar la transmisión de las anteriores.

¿Imaginan el momento en que este tipo de transmisión pueda ser aplicado? ¿Se terminarían las batallas legales entre operadoras y gobiernos por la explotación del espectro de comunicación? ¿Quiénes ganarían y quiénes perderían con una renovación total de nuestro actual estructura comunicacional por aire con un avance de este tipo? Estas son algunas de las inquietudes que genera esta noticia, de la que seguro volveremos a tener novedades pronto.

Link: The Pasta-Shaped Radio Waves That Promise Infinite Bandwidth (gizmodo)