España: Mamá, quiero ir a estudiar a Salamanca ¡allí tienen iPad en clase!

España: Mamá, quiero ir a estudiar a Salamanca ¡allí tienen iPad en clase!

En el colegio Miguel Delibes amplian la experiencia de aprender con iPad y con Samsung Galaxy Tablet en vez de con ordenador portátil como en otros centros pioneros en las nuevas tecnologías.

Si fuera niña otra vez, seguro que me moriría de envidia: los alumnos del colegio de Miguel Delibes en Macotera, gracias a la Fundación Germán Sánchez Ruipérez y a través del proyecto Dedos, tienen precisamente entre sus dedos, hermosas iPad.

Empezaron con 30 iPad del primer modelo. Ahora han ampliado con seis tabletas más de Apple y 15 de Samsung Galaxy. Dicen que les da igual el sistema operativo y que lo que de verdad quieren experimentar es la interacción y las posibilidades de las tabletas.

Eso se lo puedo ir adelantando; posibilidades muchísimas: Contenido multimedia y actualizaciones inmediatas. No sé cómo se arreglarán las editoriales de libros de texto que ya se pueden ir modernizando igual que lo han hecho los de la enciclopedia Británica.

Cuando estudiaba en el colegio los libros eran como los abrigos, “crecederos”. Aclaro que los abrigos crecederos eran los que comprabas para varios años y crecían contigo a base de ir soltando poco a poco los dobladillos.

Y con los libros pasaba lo mismo: Eran material de herencia entre hermanos. Con el consumismo surgieron las actualizaciones por lo que el chollo de la herencia se acabó y todos los años hay que gastar en libros nuevos en Septiembre (para que luego solo se hable de la cuesta de Enero…).

Ahora esperemos que si los libros de texto se transforman en e-books, las actualizaciones no costarán tanto.

Por otra parte los iPad y las tabletas Samsung Galaxy son muy caras para que los alumnos se hagan con ellas por sus medios (los padres, vamos, que son los que pagan). Y también creo que antes de dotar a los niños con las últimas y mejores tecnologías, estaría bien revisar a fondo los planes de estudio y las materias, que hace falta.

Por otra parte, una buena opción sería fabricar tabletas pensadas para el sector educativo y más baratas, que se hicieran a nivel nacional y no fueran “de marca”.

Porque entenderse con las nuevas tecnologías debe ser natural en los niños: En la actualidad quién no domina las técnicas básicas para trabajar con un ordenador o navegar por Internet está casi condenado a no encontrar trabajo.

Link:El iPad llega a la escuela(El País)