[metroimage ids=”38-72989,38-72993,38-72998,38-73003,38-73009,38-73014,38-73021,38-73024,38-73028,38-73035,38-73038,38-73041,38-73042,38-73046,38-73050,38-73051,38-73054,38-73058,38-73061,38-73063,38-73067,38-73069,38-73071,38-73075,38-73077,38-73080,38-73083,38-73087,38-73093,38-73097,38-73101,38-73104,38-73109,38-73116,38-73122,38-73128,38-73133,38-73139,38-73143,38-73146,38-73151,38-73155,38-73159,38-73160,38-73162,38-73165,38-73167,38-73169,38-73173,38-73175,38-73177,38-73178,38-73183,38-73185,38-73187,38-73190,38-73193,38-73195,38-73198,38-73201,38-73203,38-73207,38-73209,38-73212″ imagesize=”large”]

El nuevo iPad: Porque las terceras partes pueden ser todavía mejores [W Labs]

por

El más reciente tablet de la casa de Cupertino bajo la lupa. ¿Vale la pena el cambio? Esperamos dar una visión más para aportar con esta discusión...

iPad 3, iPad HD, nuevo iPad… Tantos nombres que le dimos a este aparato antes que fuera anunciado por Tim Cook hace algunos días. La reencarnación del tablet de Apple llegó a tiempo para decir presente en el frente de batalla, donde se enfrenta a gran cantidad de contendores de la armada Android presentados en CES y en MWC12.

¿Cómo podía mejorar el iPad? Este equipo recientemente había ganado un premio en el marco de Mobile World Congress, donde la GSMA le premió como el mejor tablet de 2011, lo que hace sentido viendo la gran cuota de mercado que Apple logró amasar de la mano de este aparato. La expectación sobre la nueva pantalla, el procesador y todo aquello anunciado como gran novedad en la presentación del nuevo modelo simplemente nos hizo ponernos a pensar cómo revisarlo a la brevedad.

Y es por eso que le lloramos, pataleamos y exigimos pedimos amablemente a los gerentes de la empresa que movieran sus influencias para conseguirnos este equipo reluciente, supuestamente mágico y prácticamente igual al anterior — por fuera — nuevo iPad.

Meses de planificación, tratos fallidos con diversas mafias de revendedores a nivel mundial, miles de dólares invertidos en sobornos a empleados de Foxconn y hasta un par de solicitudes de Visa a distintos países asiáticos que no resultaron pues “comprar un iPad” no era una razón para que nos la otorgaran hacían fallar nuestro plan de tener el equipo lo antes posible.

Sin embargo, un llamado de nuestros amigos de Hot Express — los mismos que nos ayudaron para conseguir el primer iPad —  nos dio nueva vida en esta pelea.

Y, bueno, acá tenemos al recién nacido, listo para pasar por nuestras grasientas manos con el único fin de contarte lo todo lo bueno y lo malo que tiene en una nueva entrega de nuestro ya célebre W Labs.

Especificaciones

Red 2G: GSM – GPRS – EDGE 850 /900 /1800 /1900 MHz

Red 3G: UMTS – HSPA – HSPA+ – DC-HSDPA 850 /900 /1900 / 2100 MHz

Red 4G: 700 / 2100 MHz

Dimensiones: 241,2 x 185,7 x 9,4 mm

Peso: 652 gramos (Wi-Fi) / 662 gramos (Wi-Fi + LTE)

Pantalla: Tecnología IPS de 9,7 pulgadas, capacitiva, multitáctil, retroiluminada con LED, recubierta de vidrio y con tecnología Retina Display. Resolución de 2048 x 1536 pixeles con 264 pixeles por pulgada.

Almacenamiento: 16 GB, 32 GB y 64 GB, no ampliables con medios físicos, pero compatibles con almacenamiento en la nube vía iCloud.

Sistema Operativo: iOS 5.1

Procesador: Apple A5X (Doble núcleo – 1GHz)

Gráficos: PowerVR SGX543 MP4

Memoria RAM: 1 GB

Cámara: 5 megapixeles (2592×1944) con auto enfoque, grabación de video Full HD 1080p y cámara frontal de 1,3 megapixeles

Conectores: Conector 30-pin de carga y sincronización y salida de audio Jack 3.5 mm

Conexiones inalámbricas: Bluetooth 4.0, Wi-Fi a / b / g / n, Wi-Fi Hotspot, Airplay

Batería: Interna de 11,560 mAh Li-Po (42,5 Watt-Hora)

Otros: Sensor de luminosidad ambiente, acelerómetro, giroscopio, brújula digital, A-GPS (Versión 3G+LTE), micrófono, parlante.

 

Diseño

Apenas salió de la caja y ya podemos darnos cuenta por nuestros propios ojos que todas esas filtraciones previas al lanzamiento no estaban tan lejanas a la realidad, pues su carcasa es prácticamente idéntica a la del iPad 2. Quizás esto desaliente a algunos que esperaban algo más que indicara a primera vista al resto de los asistentes al local más cercano de la cadena de cafeterías estadounidenses que eras un early-adopter, pero créeme cuando digo que las mejoras internas hacen toda la magia.

Y sí, engordó un poco, pero eso no impedirá que gran cantidad de los accesorios creados para proteger al iPad sigan cumpliendo su función. Ah, y el Smart Cover también funciona, así que no te preocupes por temas de compatibilidad, aunque quizás quieras cambiarla si está en extremo sucia.

Siguiendo en la revisión del reverso del iPad, y comparando la cavidad donde va instalado el lente, notarás que existe un set óptico de mayor tamaño, señal inequívoca de los generosos cambios en la cámara del tablet, los que detallaremos más adelante… A modo de spoiler, el cambio es realmente notable tanto en video como en fotografía.

Tras manipular bastante el aparato y comparar con su antecesor, notamos también que el tratamiento antirayas que el aluminio tiene no es el mismo en el equipo nuevo. Por lo mismo, se marca de forma más notoria cualquier roce sobre la superficie metálica, lo que será un motivo para colapsar a aquellos que cuidan a su iPad más que a su hijo. Una funda que recubra completamente el equipo será la solución.

Otra cosa a tener en cuenta es que el equipo se calienta tras poco tiempo de uso. No notamos temperaturas que vayan a quemar tu mano, pero realmente llama la atención que esto suceda. Supongo que eso será revisado por Apple, pues ha sido un tema del que varios usuarios se han quejado.

Lo demás en lo relacionado con el nuevo iPad es prácticamente lo mismo que en el anterior. Insisto, si no te dicen que es el nuevo, probablemente no notarías la diferencia pues las dimensiones son similares, la distribución de los botones alrededor del equipo es la misma y los conectores están ubicados de la misma manera. Lo único que realmente te puede dar una pista del cambio a simple vista es la pantalla… Pero de ella hablaremos luego.

 

Cámara

No creo ser el único que piensa que al adquirir un producto que representa una parte importante de mi sueldo debe ser óptimo en todas sus áreas. La vida me juntó con mi actual iPad — el dos — tras una larga fila en Austin en medio de un almuerzo con otra marca que me invitó a SXSW el año pasado. Era de noche, y cuando todos los que fuimos a comprar el reluciente tablet en su día de puesta a la venta nos decepcionamos un poco cuando vimos que la cámara tomaba fotos con más granos que mi bolsa de azúcar. Supusimos que todo esto era porque estaba oscuro, y que con la luz del día se vería mucho mejor.

Bueno, no mejoró.

Sí, la cámara del iPad 2 era — de plano — mala, porque aunque te digan que graba video a 720p, el resultado era mediocre. Pésimo si tomamos en cuenta que el más barato de estos tablets cuesta USD $499 más impuestos.

Por suerte, Apple no hizo oídos sordos al reclamo de sus clientes y puso dentro de su nuevo tablet un sensor de 5MP y un set de lentes con apertura de ƒ/2.4 mejora bastante el rendimiento de esta parte del iPad. De hecho, me atrevería a decir que — en ciertas condiciones de luz — esta cámara toma mejores fotos que el iPhone 4.

Dentro de las configuraciones del equipo no encontraremos HDR, pero sí está la cuadrícula. Ah, y los comandos de la cámara cambiaron de posición. Principalmente el disparador, que ya no está abajo. Lo encontrarás al costado derecho, pero esto no es sólo del nuevo iPad sino de iOS 5.1. Igualmente, la posición de este botón es mucho más cómoda y se agradece.

La cámara del tablet es bastante rápida, por lo que tomar una imagen con el iPad no provoca mayores problemas. Lo mismo con los videos. La experiencia en general ha sido mantenida, aunque optimizada en hardware, por lo que el cambio sólo ayuda a conseguir imágenes de mejor calidad. Nada más.

Por cierto, el tamaño de las imágenes tomadas por el nuevo sensor son de 2592 × 1936 pixeles.

Estas son algunas fotografías que hicimos con el nuevo iPad, fotos y video.

 

Estas son algunas fotos tomadas con el iPad 2.

 

Este es un video tomado con el nuevo iPad.

Y este es un video del iPad 2 en las mismas condiciones de luz.

Batería

Una de las cosas que odié de este aparato fue su batería. No precisamente porque se descargara rápido, sino porque cargarla de vuelta es un proceso que toma todavía más tiempo que el que tomaba originalmente.

Todo esto se explica por el gran aumento de capacidad que tiene la batería del nuevo iPad, que llega ahora a impresionantes 11.560 mAh. No me molestaría pagar el precio de un tiempo de carga más largo por tener más autonomía de batería… Pero, espera. ¡No es así!

Sí, porque el aumento en la capacidad de la batería es sólo para mantener los consumos acostumbrados en el iPad 2. Esto hace que el aparato sea un poco más pesado y más grueso, y todo por la misma vida útil lejos de un enchufe. 10 horas en Wi-Fi y 9 horas en redes 3G.

En nuestras pruebas logramos un promedio de 7 horas y 32 minutos de tiempo de descarga mientras estábamos conectados a redes 3G, jugando y corriendo videojuegos, lo que nos da un margen de error relativamente aceptable y cercano a la autonomía publicitada.

No pudimos probar con redes 4G por motivos algo obvios: No existe una red LTE @ 700 MHz en Chile.

Multimedia

En términos de multimedia, no haremos la segmentación que siempre realizamos en nuestros W Labs, básicamente porque las características en este sentido no han cambiado desde el primer iPad.

Es que Apple es bastante continua en este sentido, manteniendo la misma cantidad de archivos compatibles por defecto, y ofreciendo una gran variedad de software que permite consumir archivos no soportados originalmente, el que podrás encontrar en el App Store.

Sin embargo, los principales cambios vienen de la mano con la nueva pantalla. Su excepcional resolución ayuda a que el consumo de archivos de video en Full HD sea una realidad, sin tener que re-escalarlo. Lo mejor de esto es que va aparejado a una estrategia de entrega de contenidos en 1080p desde la iTunes Store, que proveerá de películas y series de alta definición real tanto al nuevo tablet como al nuevo Apple TV.

Por cierto, en términos de interacción con el aparato que se conecta a la tele,  AirPlay también soporta 1080p. Esto quiere decir que todos los videos que grabes con el nuevo iPad podrán ser reproducidos sin problemas de rendimiento — y sin pérdidas de resolución — en cualquier televisor.

El reproductor de música del nuevo iPad no es muy distinto al que encontrarás en cualquier otro tablet de Apple actualizado a iOS 5.1. En ese sentido, así como en el reproductor de video, los cambios no son realmente notorios, lo que no necesariamente es malo pues mantiene una virtud que — probablemente — ningún otro ecosistema ha podido lograr: Cualquier usuario de un equipo iOS, por más antiguo que sea, sabrá rápidamente usar un iPad aunque no lo haya visto antes. La curva de aprendizaje del iPad es rápida, lo que ha ayudado a que se masifique.

El reproductor de música no presenta diferencias con los otros modelos actualizados a iOS 5.1, manteniendo una distribución de los botones de control en la zona superior izquierda, la información de lo reproducido en el centro y el control de volumen en la superior derecha. Un botón en la barra inferior que lleva a la tienda de contenidos audiovisuales cierra el cuadro.

El reproductor de video tampoco presenta mayores cambios.

La calidad, volumen y claridad del audio y de la reproducción del video no tienen mayor variación entre el iPad 2 y el iPad 3, así que en el apartado multimedia no esperes un mayor cambio en este sentido.

Si quieres ecualizar el sonido emitido, en el apartado de configuraciones de música en el menú de ajustes encontrarás 22 reglajes predefinidos que se ajustarán a las distintas necesidades que tengas.

Navegador de Internet

El ya clásico navegador basado en Webkit con énfasis en HTML5 dice presente en este iPad; todo esto, transversal a los equipos actualizados a iOS 5.1. Acá tampoco podrás encontrar un cambio realmente radical o que justifique el cambio desde este punto de vista. Sí, el navegador del nuevo iPad carga ligeramente más rápido que el iPad clásico o del iPad 2, pero eso es mérito de su hardware y — por supuesto — de la conexión más rápida a redes móviles… Algo que no pasará cuando las conexiones dependan de un mismo punto Wi-Fi.

Por supuesto, olvídate de Flash y todas esas cosas, aunque realmente no hace mayor falta en el iPad pues gran cantidad de sitios ya tienen su propia versión — o de plano una aplicación — amigable con el tablet de Apple.

Esto de convertirse en el estándar de facto tiene sus ventajas.

Pantalla

Si te dijera que no hay un mayor cambio en la temperatura de color, ni en la gama de colores presentada por la pantalla del iPad 2 y del 3, no estoy exagerando. El color es el mismo. Sin embargo, hay un ligero cambio en el contraste que ayuda a acentuar los detalles, entregando una imagen mejorada.

Pero ese no es el principal cambio relacionado con lo proyectado. Claramente, la estrella de este nuevo equipo es su resolución máxima, que en esta nueva pantalla es de 2048 x 1536, lo que se aleja bastante de los 1024 x 768 que el original y la segunda versión tenían, y es acá donde — creo yo — está el mayor valor que puede entregar este aparato a un nuevo usuario.

Expresarlo en números puede ser algo etéreo y difícil de imaginar. Sin embargo, cuando comienzas a acercarte a la pantalla y te das cuenta que los típicos pixeles que acostumbras ver en la versión anterior del iPad son prácticamente imperceptibles en el nuevo. No hay comparación con nada. Las imágenes y los trazos simplemente fluyen, convirtiendo al iPad 2 en algo así como un equipo con íconos de 8 bits.

Técnicamente, no es un Retina Display. Cuando vimos la presentación de esta característica en el iPhone 4 vimos que este smartphone rompía la barrera de lo reconocible al ojo humano al poner 326 pixeles por pulgada. En el nuevo iPad la densidad de pixeles llega a 264 ppi, aunque el efecto al ojo humano sigue siendo bastante bueno, permitiendo ver imágenes prácticamente sin imperfecciones reconocibles.

¿Para qué puede servirme un tablet con mejor resolución que mi televisor o mi computador? Bueno, esa es una pregunta que difícilmente puedo responder desde un punto de vista imparcial. Pero si tuviera que intentar explicarme esta necesidad, no me queda más que apelar a cosas más subjetivas como decirles que las fotos en formato gigante se ven extremadamente detalladas, que las películas en Full HD son realmente en Full HD y que las aplicaciones mejoran bastante tan solo con ser cargadas acá.

Bueno, sobre esto último, malas noticias. No existe una mejora real en la resolución de las apps actuales, lo que nos obliga a esperar que las aplicaciones futuras implementen mejoras en este sentido a gran escala.

Es claro que Apple tendría al momento del lanzamiento algunas aplicaciones que sacarían partido de las nuevas características de la nueva pantalla, entre las cuales se encuentra una actualización de Twitter, aplicaciones de imagen y juegos entre otros que vendrán a exprimir cada uno de los pixeles del nuevo iPad.

Tomando en cuenta que el equipo también ayuda a que las imágenes sean presentadas de una forma en que aproveche de forma óptima las nuevas características de la pantalla, todos los cambios se agradecen al punto de olvidarte que están ahí. Al comienzo disfrutas viendo la nueva resolución, pero luego terminas asimilándola a la experiencia de uso. ¿Es eso malo? No, para nada. Cuando olvidas que una característica de algún producto está ahí y simplemente la usas, eso es una implementación correcta.

Conclusión

El nuevo iPad entrega un puñado de mejoras que gran cantidad de la base de usuarios actual agradecerá: Una mejor pantalla, mejor cámara, mejor procesador, mejores gráficos y un largo etcétera pondrán al iPad por delante de cualquier otro equipo visto en la primera mitad del año.

¿Qué tan importante es la actualización de la pantalla? Lo suficiente como para permitirle a Apple estar un año más como el líder indiscutido en el segmento de los tablets. El nuevo iPad mejora lo justo y necesario para conseguir mantener la inercia en términos de ventas y crecimiento, permitiendo a la empresa de Cupertino respirar tranquila en el área de los equipos de gran tamaño.

Sin embargo — y esto puede ser bueno o malo según se vea — la experiencia de uso no se ha visto modificada. Para los que quieran algo realmente novedoso, esto podría ser un freno que les haga evaluar la compra de un nuevo equipo más adelante, quizás cuando iOS 6 sea presentado. Para los que quieran consistencia en un OS que integre todo lo que acostumbran usar en sus viejos tablets de Apple, este nuevo equipo llenará y superará sus expectativas.

¿Tienes que comprarlo? La respuesta dependerá exclusivamente de tus necesidades, y la cantidad de dinero que tengas para gastar en un tablet. Si tienes un iPad original quizás sea tiempo de dar un salto en rendimiento y calidad realmente notorio. Las nuevas características harán de ti un usuario feliz y más que fidelizado.

Ahora, si tienes un iPad 2, la cosa es algo distinta. La pantalla es un cambio realmente interesante, pero al momento no agrega valor como sí lo hace la cámara o una mejor gráfica. Aparte, la diferencia en aumento de rendimiento es prácticamente imperceptible para aquellos que usan el ahora viejo iPad para navegación o jugar Angry Birds, quizás ofimática y cosas sencillas.

Quizás sea la falta de aplicaciones optimizadas o qué se yo, pero — poniéndome en este caso — todavía no hago correr una aplicación que realmente me haga pensar en comprar uno de estos teniendo mi iPad 2 acá.

Lo Imperdible

— La pantalla es realmente espectacular, y podría convencerte de hacer la compra.

— iOS 5.1 estandariza la experiencia del iPad.

— La cámara por fin es decente. ¡Bien, Apple!

— Los cambios en sus dimensiones y peso no hacen justicia al gran aumento de capacidad de batería.

— Graba video en 1080p con una calidad más que aceptable.

— En algunas tareas se siente mucho más ágil y liviano el trabajo, gracias al A5X y a su RAM de 1GB.

Lo Impresentable

— Simplemente, toma demasiado tiempo en cargarse.

— ¿Creció la batería pero no aumentó la autonomía? Mal ahí.

— La compatibilidad LTE es casi nula fuera de Estados Unidos.

— ¿Cambió el revestimiento al aluminio? Se marca más que el antiguo.

— El equipo se calienta, aunque no en exceso. Ojo con eso.

Sobre precios y otros demonios…

Gran cantidad de revendedores y personas particulares hacen un gran negocio durante las primeras semanas después del lanzamiento de un producto de gran resonancia en el mercado. En este caso, ya hemos recibido tips de lectores extranjeros que nos preguntan si USD $1000 es un buen precio para comprar un iPad de entrada en sitios de subastas por internet.

No puedo decirte que no compres algo que — quizás — quieras adquirir sin importar lo que cueste. Sólo ten en mente que el valor del modelo básico es de USD $499 más el impuesto según el estado donde lo compres. Todo el valor sobre eso es ganancia para la persona que lo ofrece, y contra eso no hay leyes ni nada… Ley de oferta y demanda, dicen.

Sin embargo, recuerda que Apple lanzará este producto este viernes en México y España, y cada vez mejora más el plazo de llegada de sus productos para toda Sudamérica. Yo me aguantaría a que el nuevo iPad llegue a la venta en mi país para conseguirlo.

 

 

Link: The New iPad (Apple)