5 razones por qué Steam Box tiene sentido (y 5 por qué no)

5 razones por qué Steam Box tiene sentido (y 5 por qué no)

Confiando en lo que dice The Verge sobre la nueva "consola" de Valve, Steam Box suena como como un producto extremista: exitoso hasta imprimir dinero, o un completo fracaso para el olvido.

La bomba cayó el sábado pasado y se hizo difícil de digerir por muchos. Steam Box es casi una realidad según Joshua Toposky, el mismo autor del rumor que la está rompiendo en Internet, y que reveló que es sólo la punta del iceberg.

Pero la duda no cae en el anuncio mismo, sino en cómo Steam Box se podría comportar en este mercado que está cambiando y despejándose de los “middle-man” o intermediadores.

5 Razones porque Steam Box tiene sentido

Partamos con lo positivo que propone Valve – asumiendo que todo este rumor es cierto como lo presentan – y lo que promete para marcar un gran paso en el mercado del PC (o de las consolas, como sea).

1 – Un software de distribución robusto

Más de 1.500 juegos en catálogo y muchos que se unen semana tras semana.

Steam es mucho más que un sistema de distribución digital de videojuegos. Steamworks, algo así como la plataforma detrás del producto, es de lo que deberíamos hablar: sincronización de partidas en la nube, compatibilidad Mac+PC, ninguna atadura para jugar en otro equipo, y buena seguridad, entre otras cosas. Esas son las ventajas con las que partiría el día uno de su estreno debajo del televisor.

Tampoco se queda corto en números. La plataforma ostenta cerca de 40 millones de cuentas activas, de los cuales 4~5 millones están jugando algo todos los días. Posee más de 1.500 juegos en carpeta, con varios éxitos y títulos grandes de publicadores y desarrolladores famosos, y por ahí comentan que ostentan dos tercios de todo el mercado de distribución digital. No por nada es el mejor sistema según su propia comunidad.

En contraste, XBOX Live posee 40 millones de usuarios registrados* con 20 millones entrando al sistema todos los días*. PlayStation Network, por su parte, posee 70 millones de cuentas registradas y 32 millones de jugadores conectados a Internet*. Claro, ambos servicios son obligación para acceder a cualquier contenido en línea (XBLA, PS Store, etcétera), a diferencia del PC donde es fácil encontrarse con juegos que no requieren cuenta en algún servicio – a excepción de Origin, Uplay, y otros más – de forma obligatoria para recién usar la red, y hay varios que no usan el equipo especialmente para jugar. ¿Qué pasaría si cada PC exigiese una cuenta Steam para conectarse a Internet? Otra sería la historia.

2 – Un PC-Consola de verdad

Alienware X51 sería el modelo a seguir para el resto de compañías.

Hablemos sin pelos en la lengua: PlayStation 3 nunca tuvo éxito como un PC con Linux, mucho menos después que Sony cortara la característica de raíz. XBOX 360 se dedicó a ser sólo una consola de videojuegos, al igual que Nintendo Wii, y les fue relativamente mejor. Ninguna de ellas es una computadora tal como la conocemos.

Que Steam Box tome lo mejor de los PC y tenga la posibilidad de transformarse en una consola con sólo colocarse debajo del televisor (ni eso) hace que las siguientes consolas pierdan inmediatamente en características. Asumiendo que estará corriendo Windows o OS X, estamos sólo a un teclado y ratón de distancia para navegar por Facebook, mirar Youtube, revisar Gmail, editar algunos documentos en Microsoft Word / Pages, modificar una que otra fotografía en Photoshop CS y hasta calcular cuánto tiempo le falta a ese Torrent de The Big Bang Theory.

Actualmente, nada de lo anterior se puede hacer en las consolas de hoy en día. Si a eso le agregamos que podremos actualizar el equipo a Windows 8, con una interfaz gráfica muy amigable para la gente no entendida con la computación, Steam pasa a ser sólo la guinda de la torta.

3 – Un hardware poderoso

Una GeForce GTX 555M parece ser la regla básica, pero nadie está obligado a alejarse de las soluciones de AMD.

Las consolas de hoy no tienen la posibilidad de actualizarse a mejores componentes, y han fallado en ofrecer gráficas a Full HD. En contaste, cualquier PC de gama media (o incluso baja) es capaz de ofrecer la misma experiencia gráfica – léase, gráficas sub-HD a la misma calidad que las consolas.

Compren un equipo y tendrán a su disposición un gran disco duro para guardar lo que quieran, mucho más barato que discos duros de XBOX 360 (literalmente), un lector Blu-ray por unos cuántos dólares más, y la posibilidad de hasta conectar un segundo televisor o monitor. Y eso por apenas un poco más que una consola. Además, es más fácil repararlos por ser equipos más comunes que las consolas.

Valve se habría asegurado con una configuración básica consistente en procesadores Core i7 – seguramente doble núcleo pero no descarto cuatro – con 8GB de RAM y una tarjeta de video NVIDIA – posiblemente GeForce GTX 555, que incluye la configuración media del Alienware X51 – para marcar una pauta en los juegos actuales y por venir.

Eso no sólo le dice a los usuarios que con la máquina podrán jugar cualquier juego a calidad decente sin tener que obligatoriamente cambiar las gráficas, sino que les ofrece la posibilidad de actualizarlas en caso que se sientan que pueden contar los polígonos.

4 – Múltiples fabricantes

El Acer Revo podría ser una opción de la compañía para recibir una actualización más "gamer".

Sumado a lo anterior, la posibilidad de tener Steam Box de múltiples manos nos asegura (en teoría) mejor competencia y mayor flexibilidad a la hora de adquirir uno. Es cosa de imaginarse a grandes fabricantes como Dell, HP, Acer, Lenovo, Samsung, y Toshiba lanzando sus propias versiones para distintos estratos económicos, con diferentes configuraciones a partir de una básica, le daría mayor oportunidad a Steam Box de llegar a compradores con billetera ajustada o abultada, que prefieren el diseño de una marca o los componentes que ofrecen otras. También puede ser el salvavidas para otras compañías que están viendo negro su futuro, o que desean entrar en un nuevo mercado.

Además, no tendremos que preocuparnos por comprar un joystick nuevo, porque se supone que todos los equipos vendrán con uno propietario por defecto de piezas intercambiables, quién sabe si incluirá medición biométrica. ¿Qué tan genial podría ser eso?

5 – Más oportunidades de desarrollo

Quién sabe si Notch cambia de opinión y decide colgar Minecraft en Steam, o saltan más desarrolladores.

Hemos analizados los buenos puntos desde la perspectiva de los jugadores, pero no de los que están realmente detrás de los juegos: los desarrolladores. Dicen que Steamworks funciona muy bien tras bambalinas, ofreciéndoles mucha libertad a quienes hacen juegos para aprovechar la plataforma en su totalidad.

Si esta plataforma atrae muchos desarrolladores porque lo encuentran muy bueno, la llegada a las consolas de un sistema con varias barreras de entrada nulas eleva aún más las oportunidades para que nuevos equipos hagan títulos para Steam, ipso facto, PC. No hay que preparar inversiones de grandes cifras para pagar por caros devkits que ofrecen exclusivamente Sony, Microsoft o Nintendo, mucho menos las regalías para ser parte del catálogo de ellos. Además, el sistema no dejará filtrar esa copia hasta el día de lanzamiento, ni dejar esperando a la gente de otros países por el embarco.

También les mete miedo a los publicadores. Antes era difícil distribuir un juego si no hacías un trato con una casa publicadora, y el modelo de negocios de ellos se está haciendo cada vez más escueto. La distribución digital es la solución para aquellos que no tienen grandes respaldos financieros y ofrecen un buen juego, y Steam es parte de esa solución. Pregúntenle a Markus ‘Notch’ Persson cómo le fue con Minecraft, y eso que no está en el catálogo de Valve.

5 Razones porque Steam Box no tiene sentido

Sería injusto que sólo contásemos lo genial de Steam Box, creo que la teoría del Ying-Yang se podría aplicar aquí. Miremos el vaso medio vacío y empecemos a criticarla para encontrarle puntos negativos.

1 – Phantom 2.0: Es sólo un HTPC con Steam

El Phantom le hizo honor al nombre: fue un auténtico fantasma en el mercado.

¿Les suena el Phantom? Steam no es el primero en proponer un PC en forma de consola, los tipos de Infinium Labs decidieron proponer el Phantom, una consola con tecnología de PC y distribución digital, el año 2004. El problema es que nunca se lanzó, no atrajo a los publicadores ni desarrolladores, y al final Infinium Labs decidió dedicarse al teclado+ratón que parecía ser el gran acompañante de Phantom.

Es caso lo mismo para el caso de Steam Box. Es básicamente un PC en forma de una consola, aunque ya tiene amarrada una gran carpeta de juegos para distribuir en su sistema. Pero fallar en atraer más catálogo o estancarse en lo que ya hay, por muy interesante que parezca, puede transformarse en un lento beso de la muerte.

2 – Ya todos tienen un PC en su casas

En algunas casas, Steam Box se convertiría en un segundo o tercer equipo debajo del televisor.

Si ya tenemos un PC en la casa con Steam ¿Por qué querríamos otro debajo del televisor? Tiene la difícil tarea no sólo se servir como segundo equipo dentro del hogar, sino también reemplazar la eventual consola que ya reside en el mismo lugar si es que.

Un Steam Box puede sonar muy redundante para quienes ya tienen un equipo con Steam, y en ese nicho ya evangelizado será muy difícil que gane más terreno conquistado. Más aún para quienes ya tienen un centro de entretenimiento instalado con antelación, con su biblioteca de exitazos al alcance de la mano. Puede ser un complemento, pero en ningún momento un factor de decisión en esta generación de consolas para optar por una o por otra dada la madurez de XBOX 360 y PlayStation 3.

La Wii está de capa caída, y aunque podrían acercarse a ese nicho, la Wii U está a la vuelta de la esquina.

3 – Todavía hay juegos que necesitan teclado y ratón

Razer recomienda un teclado y ratón para un MMORPG como Star Wars: The Old Republic. ¿Esperaban un joystick?

Frente a un equipo, jugar algún FPS es mucho más cómodo que hacerlo con un joystick. Si alguien no ha podido replicar la misma experiencia de un teclado+ratón frente al sofá, no se preocupe, es totalmente normal. Esa es una de las grandes piedras que tendrá que sortear Steam Box durante sus primeros meses. ¿Ya les sonó lógica la idea del Phantom Lapboard por USD$129,99?

Verán, la mayoría de los juegos que están en el servicio están enfocados para jugarse con un teclado y ratón, y aunque soportan un joystick de forma opcional, la experiencia no es la misma y la desventaja del jugar así en línea es gigante. Nadie en su sano juicio intentaría jugar Team Fortress 2 con un joystick mientras el resto patina sus ratones como práhs encima del mousepad.

No duden en que habrán juegos que pedirán un joystick para ser jugados, pero lo difícil será conquistar a aquellos que piden teclas y un ratón.

4 – Licenciar a terceros siempre ha sido un fracaso

Por cada imagen que alguien coloca del Phillips CD-i, Dios mata un gatito.

Este sería el tercer intento grande por una empresa para crear una consola hecha por terceros mientras la plataforma queda a cargo del autor. Hagamos algo de historia para quienes no se acuerdan o nunca escucharon hablar de este modelo de negocios.

El primer intento se registra en 1991, cuando Phillips lanzaba el CD-i. No era una consola de videojuegos con todas sus letras, sino más bien un producto más barato que un PC con CD-ROM, y más caro que un reproductor de discos compactos. El sistema tenía la gracia de leer varios formatos de CD, entre ellos, discos con videojuegos, y con eso apelar al nicho que no se decidía por uno ni el otro. Cuento corto: se hicieron los peores juegos de la historia en esa consola (como Zelda CD-i), fracasó comercialmente y en 1998 dejó de ser apoyada.

El segundo intento se llmaó 3DO Interactive Multiplayer, una consola apoyada por EA y Panasonic que sería fabricada por varias empresas – aunque sólo se tiraron a la piscina la misma Panasonic, Sanyo y Goldstar (LG) – y cuyas regalías eran bajas para los desarrolladores, así permitiendo la creación de más juegos. El problema radicó en lo anterior, porque los fabricantes sólo podían sacar dinero de la venta de la consola, lo que elevó su precio más allá que una PlayStation 3 recién lanzada (sí, es posible). Con pocos títulos y un precio abultado, se hundió en el olvido en 1998.

Este producto de Valve parece ser el tercer intento: una consola hecha por quienes ponen el precio, y sin costos de desarrollo para los interesados en crear títulos dentro del servicio. Dada la inversión que hay que hacer, es muy posible que aparezcan pocos modelos y caros si Valve no logra regular el precio.

5 – No existen los juegos físicos

Si no te gustó Bulletstorm por sus palabrotas, en Steam no podrías venderlo "usado".

Esto es rebuscado, pero influyente después de todo. Las casas comerciales siguen vendiendo juegos digitales a precio de copia física, y eso es un gran pero a la hora de pagar sesenta verdes por una copia digital que no paga fabricación, impresión, transporte, impuestos (en muchos lugares), bodegaje, internación, etcétera.

La versión palpable tiene mayores opciones de ser revendida, incluso sin el típico “Pase en Línea” que los juegos están empezando a traer. Si no hay Internet, o la conexión es demasiado lenta, los juegos pueden demorarse días o semanas en ser descargados completos.

En ese caso, el precio que ponen algunos distribuidores y desarrolladores podrían terminar siendo el beso de la muerte de Steam Box. ¿Para qué comprar un juego de precio completo en Steam Box, si en las consolas me lo puedo llevar en su caja y lo puedo revender?


¿Y ustedes qué opinan? ¿Steam Box tiene todas las posibilidades de ser un éxito en el mercado de videojuegos? ¿O es simplemente una crónica de una muerte anunciada?