Dicen que los remakes siempre son buena opción para darle aires nuevos a juegos antiguos. Pero Syndicate cambió totalmente su apuesta ¿para bien o para mal?

Plataformas: PlayStation 3 (analizada) , Xbox 360, PC (analizada)
Desarrollador: Starbreeze Studios
Distribuidor: Electronic Arts

Érase una vez una megacorporación…

La gente con más de 30 años en el cuerpo y un historial de tendinitis en ambos brazos debería recordar Syndicate, un juego de principios de los años ’90 que trataba de dominar el mundo, un territorio a la vez, enviando agentes a cumplir ciertas misiones. Era algo así como un juego de estrategia en tiempo real, con vista isométrica, donde controlabas cuatro cyborgs para cumplir diferentes objetivos y administrar los territorios que conquistabas.

Después de casi veinte años Electronic Arts decidió lanzar al mercado un remake hecho por Starbreeze Studios (The Chronicles of Riddick, The Darkness), pero con más disparos en primera persona que estrategia pura. La idea del nuevo Syndicate es meternos en la acción y la crudeza de la ejecución en vez de mirar todo desde lejos. Es más, no vas ni en el segundo nivel y ya ves cuerpos mutilados por las balas y explosiones.

Para comenzar, el mundo de Syndicate es muy parecido al de Deus Ex: Human Revolution, pero con un desarrollo atmosférico mucho menor que la creación de Square Enix. Se parecen bastante, incluso en la temática post-revolución digital, pero la gran diferencia es que el mundo de Deus Ex se amplía de forma constante con mayor fuerza, mientras que Syndicate apuesta más por lo que puede dejar la trama.

El juego de Starbreeze dice que las fusiones de empresas para la formación de megacorporaciones han hecho que las gobernaciones territoriales pasen a un segundo plano, y la dominación mundial se ha transformado en el principal objetivo de éstas. El juego pone algo original sobre la mesa durante los primeros niveles, pero los clichés narrativos y el poco desarrollo no dan lo suficiente como para que te interesen de verdad. Rescato el apartado sonoro, especialmente las armas se sienten con gran poder a pesar de no haber más que las clásicas, porque en el apartado gráfico es impresentable que no tengas acceso a configuraciones avanzadas.

En Syndicate eres conocido como un silencioso agente de nombre Kino, que trabaja para la corporación Eurocorp y supuestamente tiene un chip bastante avanzado dentro del cerebro. La historia es pésima en la campaña individual, tanto así que es difícil saber porqué sucede, porqué vas, y mucho menos sentir simpatía con algún personaje. El juego te tira un montón de asuntos sin grandes o claras conexiones a la trama principal, la cual se aclara en el último tercio de la cortísima campaña. Empezamos liberándonos de una “prueba”, luego caes mágicamente en un laboratorio de investigación, y luego eres despachado a una misión de espionaje sin más, que te llevará a varios lugares del mundo con un molesto brillo en las luces y paredes que no puedes desactivar en ninguna parte.

Las palabra “espionaje” está de adorno en el último título de EA. La mayoría del tiempo estarás disparando enemigos y “vulnerando”, verbo que en Syndicate significa hackear a los objetivos para que se suiciden, se disparen entre sí mismos, o incluso les haga explotar sus armas en sus caras para ser más fáciles de acabar. Estas adiciones son lo entretenido de Syndicate, permitiéndote lograr increíbles masacres disparando pocas balas, y tomando equipos enteros de soldados. Junto a eso, el Dart 6 Overlay que te permite relentizar el tiempo para mejorar la puntería y el daño, se convierten habilidades básicas y obligatorias para no sentirse en desventaja ante el número de enemigos.

Por el lado de las habilidades de Kino todo suena bien, pero los enemigos no tanto. Es simpático notar que Starbreeze Studios se quedó esta vez sin imaginación para los “jefes” de Syndicate, crítica muy parecida a la que sufrió Deus Ex: Human Revolution. Gran parte del tiempo se trata de eliminar los enemigos que Syndicate te tira encima, unos más duros y mejor armados que otros, a lo largo y ancho de los niveles con rutas que de vez en cuando se pierden en sentido de dirección, hasta que llega el “jefe”, que son los tipos que más cuestan matar.

A medida de progresas, tienes la posibilidad de mejorar algunas de tus habilidades. Léase “algunas”, o sea, en Syndicate no tendrás la posibilidad de mejorar todas ellas – y tampoco me dio a entender que podría repasar la historia para desbloquear el resto de habilidades. New Game+ habría sido una buena adición para mejorar la vida de Syndicate, pero sólo nos quedamos con las ganas.

Enmendando la ruta de datos

El apartado cooperativo es el que se roba los focos, el escenario y casi toda la atención. No tiene la misma implicancia narrativa que en la campaña individual, sino que nos lleva como agentes a diferentes partes del mundo a cumplir misiones que van desde eliminar unos tipos hasta robar discos duros o muestras de tejidos. Seleccionas tu paquete ofensivo, defensivo o de apoyo, lo personalizas un poco, y ya estás listo para tu nuevo contrato bélico.

De hasta 4 personajes, número recomendado para no sentirse superado por la horda de enemigos, este modo nos lleva a una carnicería descomunal en varios niveles que tratan de ir a un punto A y luego al punto B en varias ocasiones. Cumplir una misión te permitirá desbloquear nuevas actualizaciones para tus habilidades, hacks y armas. Lo criticable es que no llegarás lejos en un par de horas, porque desbloquear hacks es un paso, y investigarlas es otro más. Para ello deberás seleccionarlas y posteriormente tener un buen desempeño en la batalla, lo que en otras palabras significa volver varias veces a cumplir las misiones.

Los niveles duran lo suficiente, no tendrás que comenzar de nuevo si pierden en medio de la misión, y es relativamente fácil seguir las instrucciones y ayudar al prójimo cuando se trata de vulnerar enemigos o terminales en conjunto. Este modo asegura bastante tiempo de vida y definitivamente es el ángulo mejor logrado del juego.

¿Para qué luchas?

Syndicate es un remake hecho de contrastes. La campaña no ofrece una experiencia que valga la pena rescatar como franquicia, a excepción de la atmósfera en que se sitúa. A diferencia de ello, el cooperativo es la estrella y definitivamente es el gran punto a favor que tiene Syndicate, y si no fuese por este podrías pasar por sobre este juego sin problemas. Es más, me pregunto porqué EA y Starbreeze no decidieron poner todas sus fichas sobre este modo en línea, que se acerca bastante al Syndicate de antaño, y expandir las mecánicas de juego.

Por lo mismo, este título es un juego que tenía gran potencial pero que por raras decisiones no despega a una altura perfecta. En peras y manzanas, Syndicate pudo ser mucho mejor.

Lo imperdible

– Brutalidad a destajos
– Hackear un soldado mientras revientas a otros
– Cooperativo muy completo y entretenido

Lo impresentable

– Corta y poco desarrollada campaña individual
– Molesto brillo en varios lugares
– Pocas opciones de configuración gráfica en la versión de PC
– Jefes finales carentes de creatividad

¿Qué significa esto?

Link: Todo sobre Syndicate en Niubie