Un frankenlabs que debió haber llegado más temprano que tarde, pero la presencia de Sonics logró doblar la continuidad espacio-temporal y el análisis llegó hoy.

Plataformas: PlayStation 3 , Xbox 360, Nintendo 3DS, PC (analizada)
Desarrollador: Sonic Team
Distribuidor: SEGA

¿El más preordenado en la historia de SEGA? No era para menos. Les digo inmediatamente que aquellos que se sumaron a la celebración de Sonic en su Aniversario Nº 20 no podrían tener un mejor paquete en sus manos. Mejor, sí, pero no perfecto. No por leguas de distancia. Todos los que le compraron el hype a Sonic Team tienen algo de qué alegar en esta ocasión.

Algo de nostalgia

Sonic Team, el equipo detrás de producir y desarrollar los títulos mayores del monito azul, sabe muy bien que todo lo que signifique Sonic de antaño va a vender. Sonic Generations se jacta de ser la mejor mezcla de ese Sonic antiguo que todos conocimos en la década de los ’90, junto a las infames mecánicas de ese Sonic nuevo que intentaron establecer la década pasada. Como hacer un té verde con azúcar y sal.

El juego de SEGA se ve bastante bien, a decir verdad, sin perder esa dirección de arte que conocemos desde varios años atrás, y para qué hablar de la estereoscopía (3D) que en conjunto con una buena televisión te hará vomitar arcoiris. Si a alguien le dio un déjà vu, no se preocupe, es normal, porque todos los niveles son nuevas versiones de sus símiles en juegos pasados. En otras palabras, se escuchan y ven muy casi iguales, con alguna que otra mejora en las texturas y especiales ángulos cámaras, además de su propia remasterización en versión nueva o vieja. Lo vuelvo a decir, el juego vende nostalgia hasta en la carátula, y una promesa que reza “Todo está bien ahora”. De otra manera no es posible explicar bien porqué tantas mecánicas clásicas vuelven al juego, que siempre han sido buenas, junto a otras nuevas que no lo son tanto.

Tan nostálgico es que partimos con el Sonic clásico, aquél que se jugaba de forma normal, en un nivel bien hecho, hasta que por alguna razón es lanzado a una dimensión desconocida junto al Sonic nuevo. A medida que cada uno pasa los niveles en estas dimensiones, esta dimensión se va llenando de vida, color, y sus amigos se van “liberando”. Esa es la simple historia detrás del nuevo Sonic Generations, y no ahonda más en explicar cosas básicas. Por el lado de la banda sonora, esas tonadas mágicas que no escuchamos desde hace tiempo también están presentes al igual que esos temas de fondo de los nuevos niveles de Sonic que pasan seriamente inadvertidos – especialmente los cantados.

Existen dos mecánicas de juego bastante diferentes, con los cuales se “parte en dos” el juego. Cada nivel tiene una versión clásica y una nueva, separados en Acto 1 y Acto 2, respectivamente. Mientras en la primera estarás siempre acelerando hacia adelante en un plano de dos dimensiones, con uno que otro efecto en 3D, en la segunda gozas de mayor libertad y pistas verticales a alta velocidad.

Todo bien allí, el juego se ve bien y se siente bien, pero la jugabilidad en su conjunto llega a ser tan asquerosa pasadas las horas que echa a perder todo, la verdad. Atrás quedó el control fino y ese moméntum característico de las consolas de 16-bit y 32-bit. En el 90% de las ocasiones estarás frustrándote por no llegar a esa plataforma que en teoría se veía alcanzable – es normal toparse con un Sonic que sólo por píxeles no llega al siguiente escalón, o que no entiende que cuando sueltas el botón de salto es porque no quieres llegar más alto. El traspaso de Sonic al mundo 3D sigue siendo una piedra en el zapato que Sonic Team debería empezar a tratar en serio de una vez por todas. Podrían aprender de Capcom y Street Fighter IV.

A llorar a Hidrocity

Varias veces me he topado con Sonic saliéndose del escenario, controles con poca o mucha sensibilidad, y acciones muy raras de Sonic. No, no es Havok, el motor de físicas que ha hecho impecables presentaciones como en Half-Life 2. A veces toco suelo marcando hacia un lado para acelerar inmediatanemte, y nuestro puercoespín azul le da por irse al lado contrario. Otra veces, he acelerado no hacia la izquierda o derecha, sino hacia la pantalla. W. T. F. Nótese, estoy haciendo este análisis con un control.

La física tampoco ayuda a sentir el peso y habilidad de Sonic, que se comportan traicioneras aún cuando ya le llevas varias horas al juego. A ratos Sonic anda muy bien y se comporta mágicamente como lo esperas, durante otros ratos tienes que ir a paso de tortuga para calcular bien los saltos y la velocidad. Justamente lo contrario de lo que esperamos de un juego de velocidad y plataformas.

Para compensar la indeseable respuesta del control, en Sonic Generations se pueden comprar “habilidades”, que pueden darte una que otra ventaja hasta que topas el límite de 100 puntos, el máximo permitido para llevar encima. Una te permite empezar con un buen boost al inicio del nivel, otros mejoran el movimiento de Sonic debajo del agua, etcétera. Sin embargo, ninguna me ayudó a mejorar este gran punto negativo (jugabilidad), ni mucho menos prestar utilidad en los desafíos que conforman la otra mitad de los niveles. ¿Entonces, para qué están?

El juego no es taaan malo como creen, intenta compensar todos esos errores con una buena dotación de niveles con interesantes diseños, salvo unos pasajes que no merecen mayor mención. También el tiempo para completar los desafíos de cada nivel – requisitos para conseguir llaves, eliminar el jefe del nivel y pasar al siguiente – tienen un tiempo considerable para completarse dado todos los errores que podrías sufrir por los pésimos controles, que funcionan la mitad del tiempo sino menos. Unos desafíos tratan simplemente de llegar antes del reloj, otros traen a los innumerables amigos de Sonic para ayudarle a completarlos de distintas maneras. Todos ellos son ambientados en los niveles que ya desbloqueaste.

Lo claro es que a veces Sonic trata de tomárselo sin mucha seriedad. Por ahí hay algunas líneas que me esbozaron una sonrisa, como una referencia a Sonic Colors, y harto material (arte y música) para desbloquear a medida que vas pasando desafíos. Pasados los niveles, la seriedad cae junto a la calidad y el juego ya empieza a mostrar varias cosas dignas de un “¿Qué pasó aquí?”.

Por si acaso, no hay cooperativo ni multijugador. Aunque me hubiese gustado alguna forma de interactuar con mis amigos, aún a pantalla dividida. Lo único que tenemos a cambio de eso son modos en línea donde se puede comparar quién termina un nivel más rápido, y quién llega más lejos en ellos durante 30 segundos. Creo que podrían haber integrado eso en el propio juego en vez de hacer un apartado totalmente aparte, porque para puntuar debes pasar los niveles de nuevo. Te puedes gastar 5~6 horas con lo mínimo, y un poco más del doble completando todo en Ránking S, que te dan por terminar el nivel casi de forma perfecta.

Crash! Pfff…

Todo lo anterior se los dice alguien que ha batido Sonic & Knuckles con sus siete esmeraldas hasta perder la cuenta, con teclado y con control de Mega Drive, y casi se ahorca cuando jugó esa basofia de Sonic DX Adventure cuando llegó a consolas. El mismo que planeaba alabar a Sonic Colors el año antepasado sino es por lo mismos síntomas que se traspasaron a Sonic Generations. Un control que no perdona, la mitad y algo más de niveles entretenidos, y un Sonic en dos dimensiones que sufre de pobres físicas al igual que el nuevo Sonic, etcétera.

Puede ser tentador llevarse todo lo anterior por sólo USD$30, pero creo que es caro para lo que es Sonic Generations, un juego al que le faltó una segunda y tercera pasada de la pulidora, y que planta la duda si el nuevo Sonic tiene más cuerda que dar – Dios quiera que no. Yo, ni ánimos tengo de terminar esto.

Lo imperdible

– El clásico Sonic en gloria y majestad
– Recordativos niveles de masivo tamaño
– Fácil 14 horas si quieres completarlo al máximo
– Nostálgicas tonadas de antaño vuelven

Lo impresentable

– Problemas en las físicas y moméntum
– Problemas en el control en general
– Las habilidades que compras no funcionan en los desafíos
– Muertes fáciles y plataformas demasiado traicioneras
– Pobres modos en línea
– Inconsistencias varias que contagian al Sonic clásico
– Lentamente va decayendo en calidad e innovación
– Que ahora digo “Más perdido que Team Sonic”

¿Qué significa esto?