Furia, venganza, rabia y violencia. Shank, la máquina asesina, regresa.

Plataformas: PC, PS3 y Xbox 360 (analizada)
Precio: USD$10 / 800 Microsoft Points
Desarrollador: Klei
Distribuidor: Electronic Arts

Buenos juegos de acción en 2D, una raza en pseudo peligro de extinción. Shank 2 toma lo mejor de la vieja escuela, la produce y retoca (incluyendo su propia formula) y lo transforma en un título recomendable, rápido y extremadamente frontal.

El primer Shank apareció en 2010 y contó con críticas favorables, especialmente por su propuesta y estilo visual. El segundo sigue esa línea: es un juego con un estilo caricaturesco pero serio, que bebe directamente del comic y cuya violencia parece una versión de Rambo sacada de la mente de Robert Rodriguez o Quentin Tarantino.

¿La historia? Shank vuelve a la tierra donde creció, apenas llega estalla una guerra civil -llena de opresión y abusos, por cierto- y comienza la carnicería… literalmente. La violencia es tan frontal y abundante como exagerada y caricaturesca; Shank enterrará bates en el rostro de sus rivales, los cortará en 2 o 3 pedazos antes de caer al suelo y no se detendrá ante nada para conseguir su objetivo. La acción raya en lo ridículo de manera intencional, incluyendo momentos donde el héroe cortará un helicóptero en pleno vuelo con una moto-sierra, donde ataca a cocodrilos gigantes sólo con un cuchillo y le arranca la mandíbula a un tiburón… es decir, el tipo recupera su energía con alcohol. Ese es Shank: una máquina de matar.

El motor de juego es sencillo en su superficie, difícil de manejar en profundidad. Shank cuenta con una interesante variedad de ataques (normales y fuertes cuerpo a cuerpo, a larga distancia, agarres, explosivos), con la posibilidad de hacer combinaciones, elevar a nuestros rivales y hacerlos m*erda al caer, realizar contra ataques e incluso ejecutar enemigos con un ritmo veloz y temerario. Podremos utilizar todo tipo de armas (desde espadas, pasando por huesos y barriles, hasta palas, moto-sierras y contenedores de barco) contra un variado -pero no extremadamente amplio- elenco de enemigos en un juego que cuenta con un diseño a la antigua.

El juego mezcla lo viejo con lo nuevo, con una propuesta de acción en 2D que parece el hijo de Contra, Metal Slug y Final Fight. El juego está dividido en 8 niveles -con secciones de saltos y plataformas-, cuenta con 2 niveles de dificultad y un montón de trajes y armas desbloqueables. La formula de juego es la siguiente: avanzas cada etapa, llegas a un jefe y debes hacerlo pedazos. Las batallas contra los bosses tienen sabor a la vieja escuela; llaman refuerzos (muy a la Final Fight), tienen patrones de ataque y sus peleas se entremezclan con momentos en que nuestros ataques pasan a ser cinemáticos y espectaculares. Incluso algunos niveles cuentan con mini-jefes que resaltan más su ánimo de rescatar la vieja formula de acción 2D.

Además del modo historia, Shank 2 cuenta con un modo de sobrevivencia que se puede disfrutar de manera cooperativa local o en línea; 2 jugadores, 30 oleadas, muchos enemigos (incluso zombies) y un montón de acción. De cierta manera, el modo Survival compensa la ausencia de coop en el modo historia, siendo este su lado de mayor repetitividad y vida útil. No es fácil ni nada por el estilo; genera impotencia, requiere trabajo coordinado entre los jugadores y aporta su cuota.

Las visuales de Shank 2 son interesantes, llenas propuesta y de influencias del comic, al punto que uno tiende a olvidar que son gráficos… no dibujos. El uso de los colores (donde abunda el rojo…) es inteligente y su oscura paleta va completamente sintonizada con la identidad, el tono y la violencia del juego, mientras su nivel de animación es notable. Si bien algo se alimenta de los juegos clásicos, los controles de Shank son -definitivamente-made in 2012; se utilizan prácticamente todos los botones de los controles de consola (PS3/360), además del segundo control análogo para evadir ataques. Manejar los controles a la perfección es requisito para avanzar en un juego que -sobretodo al inicio- se siente bastante rápido y con constantes ataques.

La música también se vincula a la identidad del juego, con aires al cine de Tarantino y una gran mezcla entre una guitarra eléctrica llena de personalidad y de poderosos acompañamientos orquestados. La verdad, el audio es bueno, las actuaciones tratan sin querer queriendo de ser tipo película de acción / cine B… pero es la música la que se roba este departamento; secunda a la perfección la acción en pantalla, el tono de cada escenario y su tema central resume perfectamente la identidad de sus partituras.

Shank 2 hace las cosas bien pero tiene sus problemas. Algunos ataques son particularmente limitados, detalle que se hace muy evidente cuando debes defenderte de una importante cantidad de enemigos, pudiendo -a veces- golpear a un enemigo a la vez. El modo historia se siente algo breve, su narrativa luce más bien como una excusa y podría contar con más incentivos para volver a disfrutarla(la repetitividad recae mayormente en el modo de sobrevivencia), mientras que a momentos la dificultad puede llegar a ser elevada para algunos jugadores -incluso en normal-. En esa misma línea y si bien las vidas son infinitas -castigan las muertes con puntaje en contra-, a veces las muertes serán rápidas y confusas y la pantalla de carga antes de volver al checkpoint se siente algo larga y burocrática. Para cerrar, el juego podría haber contado con coop en el modo historia, hecho que definitivamente le habría sumado puntos.

Algunos pueden encontrar en Shank 2 un juego juego medio plano y que trata de compensar en base a violencia gráfico. Otros pueden ver en él un juego con gran dedicación a lo visual, un título oscuro, caricaturesco y brutal. Para mí es un juego entretenido, de -a grandes ratos- mucho ritmo, con estilo, un gran sentido de la estética, lleno de brutal y gratuita violencia con una excelente banda sonora… un título que aprendió de las falencias de la primera entrega y que cuenta con un gran nivel de trabajo y atención a los detalles.

Lo imperdible:

– Excelente trabajo visual, lleno de estilo y notables animaciones
– Gran banda sonora
– Rescata y le da giro propio a los juegos de acción y aventura en 2D
– Entretenido modo Survival
– Justin Bieber aún no tiene edad para jugarlo (M-Mature, para mayores de 18 años)

Lo impresentable:

– Campaña relativamente breve
– Aspectos mejorables de la detección de ataques contra múltiples enemigos
– Carece de cooperativo en modo historia

¿Qué significa esto?

Link: Todo sobre Shank 2 en Niubie