Motorola se defiende de las acusaciones de Microsoft

Motorola se defiende de las acusaciones de Microsoft

"La queja de Microsoft y su post en el blog simplemente son tácticas en la batalla de patentes", dijo Motorola, restándole importancia a las acusaciones.

Motorola afirmó que está abierto a resolver la disputa de patentes con Microsoft de una manera “mutuamente beneficiosa”, después de que la compañía de software presentara una queja en su contra ante la Comisión Europea. Microsoft alega que la firma de telefonía móvil, recientemente adquirida por Google, abusa con el precio de sus patentes relacionadas al estándar de video H.264. Las patentes son consideradas “estándar de la industria”, y por lo mismo, Motorola está obligada a cobrar de forma “justa, razonable y no discriminatoria”, cosa que según Microsoft no se está cumpliendo.

De acuerdo a los de Redmond, Motorola quiere bloquear las ventas de PCs, laptops y consolas de videojuegos que usan su software. Motorola opina que Microsoft está exagerando.

“La queja de Microsoft y su post en el blog simplemente son tácticas en la batalla de patentes que Microsoft inició con acciones sorpresa de infracción contra Motorola en octubre de 2010, acompañados de comunicados de prensa que dejaban claro que las acciones iban contra Android”, afirmó la empresa en un comunicado.

“Contrario a las afirmaciones de Microsoft, Motorola Mobility permanece abierto a resolver la actual disputa de licencias con Microsoft de una manera mutuamente beneficiosa. Microsoft ha promocionado el valor de la licencia de patentes para sus propias patentes, pero una resolución justa requiere que Microsoft también reconozca el valor de las patentes de Motorola Mobility que está usando”, afirmó la compañía.

El asunto no deja de ser complejo: mientras Microsoft dice que tendría que pagar USD$22,50 por cada laptop de USD$1.000 a Motorola, por otro lado se cree que Microsoft consigue entre USD$10 y USD$15 por cada equipo Android de USD$500 que se vende (aquí hay algunos ejemplos).

Link: Motorola is not planning to kill internet videos (The Inquirer)