Kingston Wi-Drive [FW Labs]

Probamos una unidad SSD externa de Kingston, especialmente diseñada para iOS y Android que se conecta por Wi-Fi. Esto es lo que pensamos del Wi-Drive.

El iPhone, y en general la gran mayoría de los smartphones con Android, se han convertido en nuestros instrumentos de trabajo y entretenimiento por excelencia gracias a sus poderosas capacidades multimedia. Pero existe un problema, uno no tan grave pero que definitivamente llega a ser de cuidado para el usuario al momento de seleccionar el contenido que quiere cargar en su móvil: el espacio de almacenamiento.

El iPhone está disponible en capacidades de 8, 16, 32 y 64GB y no hay forma de ampliarlo. Los Android cuentan con mejor suerte con slots de expansión, pero aún así no es tan sencillo para muchos ampliarle la capacidad de almacenamiento y los precios de las memorias microSD no son exactamente económicos.

Kingston, sabedor de lo anterior, sacó al mercado un disco duro SSD portátil especialmente diseñado para ampliar el almacenamiento del iPhone/iPod touch y teléfonos con Android. A continuación, nuestro Labs del Kingston Wi-Drive.

Especificaciones técnicas

  • Disco duro de estado sólido SSD 16GB (nuestra unidad tiene esta capacidad) y 32GB.
  • Compatible con: iPod touch de 3a y 4a generación; iPhone 3G, 3GS, 4 y 4S. App beta para Android.
  • Sistemas operativos: Windows XP SP3, Windows Vista, Windows 7, Mac OS 10.5 o superior y Linux 2.6 o superior.
  • Compatibilidad de archivos: imágenes (JPG, BMP, TIFF), audio (AAC, MP3, WAV), video (MP4, M4V, MOV, Motion JPEG), documentos (PDF, DOC, DOCX, PPT, PPTX, TXT, RTF, XLS).
  • Precio: US$149 (16GB) y US$199 (32GB)

Compacto y muy bonito

La unidad Wi-Drive destaca por su estilizado diseño, se nota que es una unidad SSD ya que tiene el grosor de la mitad de un iPhone, con bordes suaves y redondeados, y un acabado brilloso que lo hace ver elegante, aunque es imán de manchas y polvo. El tamaño es casi idéntico al de un iPhone 4.

Wi-Drive: Puerto mini USB (cc) FayerWayer

En la parte superior se encuentra un puerto mini USB, que se usa para cargar el equipo y conectarlo a la computadora para arrastrarle los archivos multimedia compatibles. Del costado derecho tiene el botón de encendido y LEDs indicadores de su funcionamiento. En la parte trasera encontramos la etiqueta de su capacidad, número de serie, certificaciones, entre otros datos técnicos.

Gracias a su diseño y acabado, el Wi-Drive resultó muy fácil de llevar a todos lados en el bolsillo y en la mochila sin que causara molestias. Salvo cuando está en uso, ya que se pone muy caliente, pero de eso hablaremos un poco más adelante. Para los viajeros, lo pudimos usar en el avión colocándolo en la mesita del asiento, mientras veíamos una película en el iPhone.

¡Mira mamá, no estoy usando cables!

Aquí viene lo maravilloso del asunto y en donde esta unidad destaca y justifica su precio. Para conectarse al iPod touch/iPhone o a un teléfono con Android, lo hace a través de una señal Wi-Fi, que el Wi-Drive crea.

Wi-Drive: Botón de encendido e indicador de Wi-Fi

Para esto, en iOS hay que bajar una App gratuita llamada Wi-Drive, en Android es lo mismo, solo que la aplicación está en estado beta y es inestable. Incluso existe una App para usuarios de la tableta Kindle Fire. También funciona en iPad 1 y 2.

Para conectar el Wi-Drive con nuestro teléfono o reproductor MP3, hay que encender la unidad SSD y esperar que el indicador de Wi-Fi esté encendido. En ese momento hay que entrar a la aplicación Wi-Drive de nuestro smartphone y listo. Tendremos acceso a todos el contenido que hayamos subido al SSD. Incluso detecta que tipo de archivo es y lo clasifica en audio, video, imágenes, etc.

Al momento de seleccionar un archivo multimedia, automáticamente se empezará a reproducir en iOS/Android. Sin lag o retrasos de algún tipo. Si el archivo es compatible, la reproducción empieza magicamente sin que ocupemos espacio del disco duro de nuestro teléfono o iPod. Una maravilla. Incluso, dentro de esta App especial, podemos cifrar nuestra seña Wi-Fi, para que no cualquiera se conecte (aunque necesitan de la App para ver los contenidos, y no da acceso a Internet).

Otra cosa interesante, es que el Wi-Drive soporta hasta a tres usuarios conectados de manera simultánea. Así, uno puede ver el último episodio de The Walking Dead, otro la película del momento, y un tercero solo escuchar música. Todo al mismo tiempo, sin lag.

Wi-Drive: Parte trasera (cc) FayerWayer

Pero no todo es perfecto. La App, al menos la de iOS, no está tan pulida a nivel diseño y las tipografías tiene bordes mal recortados que desentonan con el resto del sistema operativo. Ademas, se nos trabó en un par de ocasiones, nada grave pero si un tema a mejorar.

También es importante decir que al momento de conectarnos a la señal Wi-Fi del Wi-Drive, perderemos el acceso a Internet. El Wi-Drive incluye un FAQ que dice como lograr conectarse al Wi-Drive, sin perder el Internet, pero no es nada sencillo o intuitivo. Esto en un viaje en avión no tiene mayor importancia, pero en la oficina, casa o biblioteca si que lo tiene.

Finalmente, hay que remarcar que el Wi-Drive se calienta mucho cuando está en uso. Esto no es relevante si colocamos el SSD en una mesa, pero si andamos con él en el bolsillo, en verdad resulta incómodo andar con la pierna o la pompa caliente. En serio. Si Kingston piensa sacar una revisión del firmware, este es uno de los puntos más importantes a mejorar.

En cuanto a la batería, nosotros lo usamos por más de 4 horas usando video sin problemas. Por lo que un viaje largo de 5 horas o menos, está cubierto. O da para dos películas de manera continua sin tener que preocuparnos por recargarlo. Solo nos hubiera gustado enterarnos de manera sencilla del estado de la batería.

Conclusiones

Es difícil no recomendar el Wi-Drive. Es posible colocar ahí todos los archivos multimedia que queremos llevar a todos lados, sin ocupar el precioso disco duro de nuestro iOS/Android, dejándolo libre para las Apps.

Su desempeño es muy efectivo y aunque la duración de la batería no es de días, el tiempo de carga es relativamente rápido. Además, es compatible con los formatos más populares de audio y video. La conexión vía Wi-Fi se realiza con relativa sencillez y el diseño del Wi-Drive es minimalista y agradable a la vista y al tacto.

Kingston Wi-Drive (cc) FayerWayer

Conociendo los estándares de calidad de Kingston, estamos seguros que el Wi-Drive es una unidad hecha para durar por varios años. Solo tienen que mejorar el calentamiento cuando está en uso, el software para hacerlo visualmente más atractivo y por supuesto, la estabilidad.

Lo Imperdible

  • Diseño atractivo.
  • Compatible con los formatos multimedia más populares.
  • Genera su propia señal Wi-Fi y es fácil conectarse.
  • La señal Wi-Fi se puede encriptar.
  • Soporta hasta 3 usuarios conectados al mismo tiempo.
  • El desempeño es muy bueno, todo se transmite sin retrasos.

Lo Impresentable

  • El precio no es exactamente barato.
  • Se calienta mucho cuando está en uso.
  • Se pierde la conexión a Internet cuando se conectan a su Wi-Fi.
  • La App para iOS y Android necesitan pulirse.