Hace casi un año, Nokia y Microsoft firmaban su promisoria alianza

Hace casi un año, Nokia y Microsoft firmaban su promisoria alianza

Con lo que la compañía finlandesa pasó a utilizar en sus equipos de gama media-alta el sistema operativo Windows Phone de la estadounidense.

El 11 de febrero de 2011, hace casi un año, Stephen Elop, CEO de Nokia, y Steve Ballmer, CEO de Microsoft, anunciaron su planes para una asociación estratégica que combinaba los puntos fuertes de ambas compañías en un nuevo ecosistema móvil global. No es un mero hecho de la causa que Elop haya trabajado en la compañía de Redmond desde enero de 2008 hasta septiembre de 2010 como jefe de la división de negocios.

Como sea, en ese entonces, la compañía finlandesa estaba en crisis ya que sus sistemas operativos Symbian y MeeGo no satisfacían las necesidades de los consumidores, por lo que decidieron cambiar de estrategia y adoptar las soluciones móviles de Microsoft y su plataforma Windows Phone como una manera de hacerle frente a sus dos poderosos y dominantes rivales en el mercado de los smartphones, iOS de Apple y Android de Google.

Juntos tenemos algunas de las marcas más admiradas del mundo, incluyendo Windows, Office, MSN, Xbox Live, NAVTEQ y Nokia. También compartimos la visión de lo que se necesita para construir y mantener un ecosistema móvil, que incluye la experiencia completa, desde el dispositivo al software para las aplicaciones, servicios y mercado“, fue la declaración que hicieron en esa oportunidad conjuntos ambos directores generales.

Un acuerdo entre grandes

La asociación aumentaría su presencia como ecosistema y supondría beneficios para consumidores, desarrolladores, operadoras y empresas en todo el mundo. Básicamente los detalles del acuerdo se resumían en:

  • Nokia adoptará Windows Phone como estrategia primaría en sus smartphones e innovará sobre la plataforma en sus áreas fuertes.
  • Nokia ayudará a impulsar y definir el futuro de Windows Phone. Contribuirá con su experiencia en el diseño de hardware y soporte de idiomas, así como ayudar a que Windows Phone llegue un mayor número de precios, segmentos de mercado y regiones.
  • Nokia y Microsoft colaborarán estrechamente en el desarrollo, iniciativas de marketing y plan de desarrollo compartido para la futura evolución de los productos móviles.
  • El buscador Bing formará parte de dispositivos y servicios de Nokia, dando a los clientes acceso a la siguiente generación de capacidades de búsqueda, mientras que Microsoft adCenter ofrecerá servicios para vender publicidad en búsquedas.
  • Nokia Maps será una parte fundamental de los servicios de mapas de Microsoft (Bing Maps). Por ejemplo, los mapas se integrarían al motor de búsqueda de Microsoft Bing y la plataforma de publicidad adCenter para establecer una única experiencia de búsqueda local y publicidad.
  • Será más fácil para los consumidores comprar Nokia Windows Phones en países donde el uso de tarjetas de crédito es bajo, gracias a los extensos acuerdos de facturación con los operadores.
  • Las herramientas de desarrollo de Microsoft serán utilizadas para crear aplicaciones que se ejecuten en Nokia Windows Phones, permitiendo a los desarrolladores aprovechar fácilmente el alcance global del ecosistema.
  • Microsoft continuará invirtiendo en el desarrollo de Windows Phone  y servicios en la nubepara que los consumidores puedan hacer más cosas con su teléfono, a través de su trabajo y vida personal.
  • El contenidos y aplicaciones de la tienda de Nokia (Ovi Store)  se integrarán con Microsoft Marketplace para los consumidores tengan una experiencia más atractiva.

Los únicos aparatos cuyo sistema operativo no sería remplazado por Windows Phone serían los teléfonos de gama media-baja, que continuarían corriendo Symbian. Esta última se convertiría en una “plataforma franquicia”. Además, Nokia seguiría invirtiendo en la Serie 40 y lanzaría un sólo teléfono con MeeGo en 2011, el N9.

Lumia, el fruto de la unión

El 26 de octubre de 2011, 8 meses y medio después de anunciada la alianza de Nokia y Microsoft, fueron anunciados en el Nokia World 2011, que se llevó a cabo en Londres — la misma ciudad en donde los CEOs de ambas compañías sellaron el acuerdo — los primeros integrantes de la nueva familia de la finlandesa con Windows Phone 7.5 Mango, el Lumia 800 y el Lumia 710.

El Lumia 800, un teléfono de gama alta con un diseño muy similar al del Nokia N9, era el arma de guerra de Nokia para recuperar su posición en el mercado. Equipado con una pantalla AMOLED ClearBlack de 3.7 pulgadas, una cámara de 8 megapíxeles capaz de grabar vídeo en alta definición con lente Carl Zeiss Tessar de apertura f2.2 diseñada especialmente para ambientes de baja luminosidad. Además de 16 GB de memoria interna, 25 GB de almacenamiento gratuito SkyDrive para imágenes y música.

Fabricado en policarbonato plástico el Lumia 800 contaba con un diseño estilizado de apenas 12,1 milímetros de grosor, y venía — incialmente — en tres colores: cyan, magenta y negro.

El Lumia 710 era la versión más económica del Lumia 800, con el cual compartía no solo sistema operativo, sino también procesador de 1,4 GHz, aceleración de hardware y procesador de gráficos.

Con una pantalla ClearBlack de 3,7 pulgadas, llegaba en blanco y negro, pero con una gama de tapas traseras intercambiables para facilitar su personalización en colores negro, blanco, cyan, fucsia y amarillo.

Durante el mismo evento, Nokia lanzó su nuevo línea con S40, Asha, con cuatro modelos: 200, 201, 300 y 303.

En la Consumer Electronics Show (CES), que se desarrolló entre el 10 y el 13 del pasado mes de enero, Nokia anunció al tercer integrante de la familia Lumia, el 900.

Fue el mismísimo Stephen Elop el encargado de presentar en Las Vegas el primer equipo LTE de la finlandesa y que fue desarrollado en exclusiva para la operadora AT&T, aunque — se aseguraba — versiones GSM llegarían al resto del mundo en durante el segundo trimestre de este año.

El Lumia 900, al igual que el 800 y el 710, integrará el software propietario de ESPN, Spotify, Nokia Maps y Nokia Drive gratis. Y, como valor agregado para el mercado estadounidense, Nokia ha cerrado tratos con Univision, la Atlantic Coast Conference y otros proveedores que incluso cubrirán las necesidades del público hispanohablante.

Se espera que los dos primeros Lumia lleguen al mercado latinoamericano durante los próximas semanas. Si quieres saber más información sobre la disponibilidad de estos equipos, puedes revisar este mapa.

Nuevas versiones de Windows Phone

Las nuevas versiones de Windows Phone Mango se llamarán Tango y Apollo, cuyas fechas de lanzamiento son el segundo trimestre y el cuarto trimestre de este 2012, respectivamente.

De Windows Phone Tango podemos decir que tendrá soporte para 120 idiomas, que, sumado a la adición de soporte para C++ para atraer nuevos desarrolladores y la rebaja en las especificaciones mínimas que requiere Windows Phone para funcionar, apuntan a conseguir la final masificación de un SO que busca pararse frente a sus rivales con armas importantes para pelear el liderato en cualquier segmento de mercado.

En el caso de Windows Phone Apollo, entregará oportunidades para portar software ya disponible para otras plataformas de forma rápida, permitirá reducir, monitorear y revisar todo el tiempo el uso de tu plan de internet móvil gracias a DataSmart, integrará un área de aplicaciones específicamente diseñadas para negocios y tendrá soporte nativo para encriptación BitLocker de 128-bit, entre otras tantas cosas.

Como sea, la nueva versión de WP debería ver la luz durante el Mobile World Congress, que comienza el 27 de este mes en Barcelona.

———

Es interesante pensar en cómo era Nokia antes y después de su alianza con Microsoft. Cómo era su situación en el mercado — ventas, acciones — cuando sus equipos corrían sistema operativo Symbian o MeeGo y aún no conocían Windows Phone. La respuesta es simple: Mala, o más bien, pésima. Android y iOS se los estaban comiendo vivos.

La decisión de Nokia de abandonar MeeGo, lanzando un único teléfono (N9) y tercerizar Symbian, que luego pasaría a llamarse simplemente Nokia, para asociarse con un gigante como Microsoft fue una medida — desesperada para algunos, acertada para otros — que pretendía, tal como lo dijimos arriba, recuperar su posición en el mercado de los smartphones, tan competitivo y tan complejo con la presencia de los equipos con Android y iOS. Algo que para la finlandesa, primer fabricante de teléfonos móviles del mundo, si bien implicaba algo de riesgo y de incertidumbre, implicaba una posibilidad de éxito, al ser una empresa grande y conocida (para Elop).

El Lumia 800, y más aún el 900, son teléfonos que pueden revolucionar el mercado de los smartphones. Así como en el caso de los tablets, el Kindle Fire de Amazon logró moverle el piso al iPad de Apple y al Galaxy Tab de Samsung, también el Lumia puede remecer al iPhone 4S y al Galaxy S II. Eso lo sabremos cuando llegue a más países — como Estados Unidos y Latam — y las ventas y  acciones de Nokia logren alcanzar los números que se esperan. Ese día sabremos si Nokia y Microsoft tomaron la decisión correcta.