Encuentran cintas perdidas grabadas por Edison con el único registro sonoro de la voz de Otto Von Bismarck

Encuentran cintas perdidas grabadas por Edison con el único registro sonoro de la voz de Otto Von Bismarck

Fueron grabadas durante una gira de promoción del fonógrafo en un encuentro entre Edison y Bismarck en 1889. Estuvieron perdidas hasta 1957 y en 2011 comenzaron a restaurarse las grabaciones consideradas por los historiadores como "los documentos sonoros más buscados del mundo".

Se conocía por registros históricos y bitácoras del inventor Thomas Edison, que el canciller y fundador del estado alemán moderno, Otto Von Bismarck, había tenido un encuentro con un asistente del estadounidense en Europa y que ese encuentro había sido grabado, pero los registros nunca aparecieron.

La historia comienza en 1889, durante una reunión pautada entre Thomas Edison (que no viajó), su asistente Albert Wangemann  y el canciller, en la cual le presentaron al alemán un modelo de fonógrafo perfeccionado que querían comercializar y donde registraron algunas declaraciones informales de Bismarck así como también estrofas de canciones que entonó delante del grabador.

Luego de este suceso, los cinco cilindros grabados terminaron en una caja detrás de la cama de Edison y fueron encontrados en 1957, según relatan los registros del Parque Histórico Nacional de Edison en Nueva Jersey, lugar donde permanecieron todos estos años. Más de cincuenta años después, el restaurador alemán Stephan Puille y el estadounidense Patrick Feaster comenzaron el estudio de los cilindros para lograr convertir esos registros a un formato reproducible con tecnología actual. La sorpresa fue inmediata: “Es el hallazgo más importante de mi carrera”, comentó Puille al semanario alemán Der Spiegel, algo que la Fundación Bismarck también catalogó como “Sensacional hallazgo”.

Estas grabaciones estaban consideradas por los historiadores como uno de los documentos sonoros más buscados del mundo. Fiel a su espíritu empresarial, Edison planeó visitar a figuras célebres de aquellos tiempos para promocionar su nuevo invento: el fonógrafo. Así es como también entre los registros se encuentran fragmentos de piezas musicales de la época, rapsodias interpretadas por pianistas y cantantes, e incluso, lo que podría ser la primera grabación de una obra de Chopin.

La grabación del canciller Bismarck data del 7 de octubre de 1889 y fue durante una reunión en el castillo de Friedrichsruh, residencia del alemán, cercana a la ciudad de Hamburgo. En la reunión participaron  Albert Wangemann, Bismarck y el Mariscal de Campo del entonces ejército prusiano, Helmut Von Moltke. Lo curioso de este hecho es que Edison había enviado unas palabras escritas para que el Canciller leyera delante del fonógrafo.

Al parecer, el mal carácter y la poca predisposición a recibir órdenes hizo que Bismarck rechazara leer esos “saludos comerciales” y se decidiera por la improvisación. Recordemos que para 1889, Bismarck era conocido como el “Canciller de Hierro” por su determinación y liderazgo, además de encontrarse en conflicto con el Emperador Guillermo II por diferencias sobre políticas colonialistas que quería impulsar el noble.

En forma espontánea y durante un minuto y 13 segundos, Bismarck recita una estrofa de una canción de moda estadounidense (“In Good Old Colony Times”), el himno estudiantil “Gaudeamus Igitur” y sorpresivamente entona a modo de burla quizás, la primera estrofa de “La Marsellesa”, himno de la nación archienemiga a la que había vencido en 1871 durante la guerra franco-prusiana.

“Estoy ansioso por ver qué explican los historiadores”, comentó Stephan Puille en una entrevista. Las grabaciones de las piezas musicales y la voz del Mariscal Von Moltke, que también fueron encontradas en los cilindros junto a la de Bismarck pueden escucharse en el sitio del Parque Histórico Nacional de Edison

Link: Lost Edison recording provide first sound of Otto Von Bismarck’s voice (theverge)