Elpida no logra concretar rescate financiero

Elpida no logra concretar rescate financiero

por

El único fabricante japonés de memorias DRAM se viene abajo, la bancarrota es su única salida luego del fallido rescate que esperaban por parte del gobierno japonés.

El negocio se vino al suelo, tal cual como les contamos en esta noticia ayer.

Así es como comienza a escribirse un capítulo más en la historia de Elpida, empresa manufacturadora de memorias DRAM con base en Japón. Para los que no logran asociar esta empresa a nada conocido, les comentamos que tres gigantes del país del sol naciente están detrás de esta empresa y estos son NEC, Hitachi y Mitsubishi.

La crisis calo hondo en Elpida, al punto de que ni el gobierno japonés pondrá recursos para rescatar a esta empresa de la bancarrota en que se encuentra en estos momentos, por lo que de momento nadie cubrirá la deuda de US $5.600 millones que tienen que pagar en las siguientes semanas.

Ahora, ¿cuándo fue que Elpida se vino abajo?. Para responder esta pregunta es necesario recordar que el año 2011 sobrevino una baja importante en el precio de las memorias DRAM, a tal punto que hasta las empresas más grandes del mercado comenzaron a tambalearse debido a la inestabilidad generada por el sobre stock de productos.

Otro problema que tuvo Elpida es que la moneda japonesa, el yen, estaba en un nivel tal que les impedía competir con otros fabricantes que tenían sus productos en dólares. Esta situación es recurrente para los exportadores cuando la moneda local sufre oscilaciones importantes que la hace depreciarse o en el caso contrario aumentar el cambio a dólares estadounidenses.

Lo que realmente hizo caer a Elpida es que no se reinventaron en un negocio que lo necesitaba, hasta hoy se mantuvieron lejos de la línea que siguieron otros fabricantes de semiconductores como Intel, Fujistsu, National Semiconductor, STMicroelectronics, Motorola, Hynix, Samsung. Por este mismo camino es que van las taiwanesas  ProMOS, Nanya y Powerchip, que con lo apasionado que se pone el mercado en algunos instantes, con guerras encarnizadas de precios y volúmenes de producción puede que los alcance el sistema y sean arrollados por sus malas decisiones.

Por último, la bancarrota no es el fin en sí, sino que una etapa que sirve para proteger lo que queda de la empresa de sus acreedores, además permite que la empresa siga funcionando bajo condiciones especiales con tal de mantenerla viva, ni siquiera en pie, solo viva.

Veremos como se sigue desarrollando este episodio durante marzo y ojalá que no terminemos el mes con una noticia indicando el cierre definitivo de Elpida.

 

Link: Elpida Fails to Negotiate with Government Regarding Debts (X-bit labs)

 

También pueden comentar en nuestro foro.