Banca Móvil podría ser más segura que la Banca Online

Banca Móvil podría ser más segura que la Banca Online

Funciones como geolocalización y biométrica podrían blindar las transacciones.

52% de los consumidores ha hecho algo relacionado con la banca desde sus móviles en los últimos seis meses. La cifra, un poco más de la mayoría simple, aún no convence a los más conservadores, que miran en la banca móvil más vulnerabilidades de las que podría haber realmente. No obstante, estudiosos del tema comentan que acceder a aplicaciones bancarias a través de celulares o tabletas podría ser más seguro que hacerlo desde Internet en un ordenador de escritorio.

Una de las razones sería que la gente siempre sabe dónde están sus teléfonos, tal como lo han demostrado estudios de Morgan Stanley según los cuales aproximadamente el 91% de los estadounidenses tiene el teléfono celular al alcance de su mano las 24 horas del día. Con esto, episodios como el extravío de tarjetas, chequeras o libretas reduce su incidencia.

Otro factor es la factibilidad de identificarse mediante un móvil con más inmediatez que de otra manera. Por ejemplo, los servicios de notificaciones bancarias vía SMS y otras formas de mensajería en tiempo real, permitirían a los usuarios monitorear sus transacciones en cuanto ocurren y notificar a tiempo cualquier intento de fraude.

La geolocalización es otro punto a favor según los partidarios de la banca móvil: las funciones de GPS de los terminales pueden ayudar a relacionar la ubicación del teléfono/usuario con respecto al área de uso de una tarjeta física: si están muy lejos entre sí, puede que se trate de un extravío o robo.

A futuro se apuesta también por la biométrica, como en el caso del reconocimiento facial de Android Ice Cream Sandwich o el potencial de Siri en iOS para el reconocimiento de voz. En ese sentido, la usurpación de usuarios parece tener los días contados.

No obstante, la resistencia a la banca móvil frente a otras formas de ejecutar transacciones quizás permanezca durante un par de años. En algunos países de Latinoamérica, por ejemplo, las demoras fluctuarán entre el tiempo en que se logre la confianza de la gente y el tiempo que se tarden los bancos públicos y privados en estandarizar soluciones de esta naturaleza.

Por ejemplo, existe la tendencia a pensar que la banca online es más segura por existir desde hace más tiempo y está más facultada con operaciones diversas respecto a la banca móvil. Si bien es cierto que desde hace años los bancos han lanzado soluciones desde Internet, también lo es que muchas de ellas conservan su carácter vulnerable, lo que da a los móviles el beneficio de la duda sobre ser o no más controlables que un ordenador tradicional.

Claro que, en el caso de las computadoras de escritorio, hay un importante camino educativo hecho de cara a los usuarios: casi todas las personas saben que deberían proteger sus equipos con antivirus, pero pocas se han acostumbrado a hacerlo con sus móviles y, contrario a lo que pasa con los ordenadores, las personas son muy propensas a descargar aplicaciones a sus celulares sin considerar detalladamente su origen, características y factores de riesgo.

Link: Mobile banking is more secure than online banking. (BusinessWeek)