Argentina: Cooperativas buscan convertirse en una operadora

Argentina: Cooperativas buscan convertirse en una operadora

Catel tendrá que esperar a que haya disponibilidad en el espectro para comenzar a funcionar.

Un grupo de cooperativas argentinas de telecomunicaciones quiere convertirse en una nueva operadora móvil, claro que con sus reglas y en proporción a su tamaño. Así, la Cámara de Cooperativas de Telecomunicaciones, Catel, tendrá que recibir del Estado una porción del espectro radioeléctrico para poder funcionar.

En la tarde del martes, las 19 cooperativas mostraron su servicio de telefonía móvil en el Hotel Playas de Pinamar, exponiendo su intención de convertirse en prestadoras de servicio similares a Claro, Personal, Movistar o Nextel. La idea no es descabellada y tiene como precedente la existencia desde septiembre de 2009 de la operadora regional Nuestro, formada por Fecosur, una federación de cooperativas del interior del país, que funciona de manera virtual sirviéndose de la red física de Personal para dar servicio.

De esta manera Catel, con 150 mil abonados de telefonía fija en su haber, procurará la creación de una red con infraestructura propia que le permita prestar servicios en pueblos donde las operadoras nacionales no llegan.

El proyecto cuenta con una antena experimental con software de código abierto OpenBTS y hardware de Range Networks, lo que a decir de Darío Oliver, presidente de Catel, demuestra que "las cooperativas del interior pueden afrontar una inversión de este tipo". Ahora toca esperar que se le asignen frecuencias para funcionar, como el resto de los operadores de telefonía móvil, que cuentan con un rango de 50 MHz de frecuencias. Si bien es cierto que en Argentina el espectro en uso (bandas de 850 y 1900 MHz) está agotado, también lo es que en la licitación de la parte cedida por Movistar tras la fusión de Unifón y Movicom, Catel podría remotamente conseguir su oportunidad.

Este año, además, la Secretaría de Comunicaciones debería avanzar en la licitación de la banda de 1700 MHz, que ampliaría el espectro disponible y permitiría a las operadoras locales ampliar sus servicios y a Catel comenzar a operar.

"Nosotros pedimos que la licitación de frecuencias se haga por geografía y no como ahora que es una licencia nacional. Esto nos permitiría hacer un mejor uso del espectro disponible. Además, por los costos que manejamos, podríamos ofrecer planes de telefonía y datos más flexibles, y que se adapten mejor a las necesidades de la gente de las comunidades más pequeñas", comentó Oliver.

¿Cuántos argentinos nos leen? ¿Están de acuerdo con la puesta en marcha de esta operadora derivada de Catel?

Link: Un grupo de cooperativas hace pruebas para competir con las empresas de telefonía móvil. (La Nación)